Don´t Blink, Robert Frank en el 19 BAFICI

0
0

Una de las películas que pudimos apreciar en el 19° BAFICI es un documental sobre un personaje muy peculiar: Robert Frank. Aunque nació en Suiza, adquirió su importancia en Estados Unidos, ya que emigró en 1947 y sus mejores trabajos fueron realizados allí, incluido el maravilloso y controversial trabajo “The Americans” sustentado gracias a la Beca Guggenheim que ganó en 1955, un proyecto ambicioso y representativo de la moda beat con el que viajó por lo largo y ancho de Estados Unidos por dos años, fotografiando las características de la sociedad estadounidense de la época. Sacó alrededor de 28.000 fotos de las cuales sólo quedaron 83. Este libro no pudo ser editado en EEUU por ser demasiado crítico ya que muestra de una manera muy cruda las diferencias raciales, de clase, y el famoso sueño americano, así que fue primero editado en Francia y al año siguiente en EEUU. Sin embargo, tomó 10 años que los norteamericanos lo aceptaran. Robert cuenta que la gente, luego de verlo, le decía que él seguro odiaba a los Estados Unidos.

13879f5c-1d45-4e30-b735-7c7702f56319

También estuvo muy interesado en la filmación y por un período de tiempo se dedicó puramente a filmar cortos y hasta un largometraje. Varios sucesos tristes de su vida, como la muerte de su hija y luego la enfermedad mental y muerte de su otro hijo, lo llevaron a crear otro tipo de fotografía. Una fotografía más triste, experimental, donde rayaba y escribía los negativos. Estas fotos muestran a un Robert Frank muy distinto y lejano del que creó ese proyecto que revolucionó la fotografía documental.

Frank prefiere capturar imágenes espontáneas, no le interesa entablar una relación con el fotografiado si no captar ese preciso momento e irse, detesta que la gente pose sonriendo apenas ve una cámara, no cree que es la manera de conseguir la esencia del momento y del personaje, por eso busca evitarlo a toda costa.

De este concepto es donde pareciera haber salido la idea del título de la película: “Don’t Blink”. Hablando sobre esto mismo comienza este documental, dirigido por Laura Israel, en el cual se ve al legendario fotógrafo, con actualmente 92 años, revisionando todos sus trabajos, desde lo puramente documental, sus viajes al Perú, sus extraños cortos y películas, y su etapa de fotografía experimental con la que sigue trabajando.  En una mezcla entre la actualidad y el pasado de este entrañable personaje, se pueden ver vídeos y fotos caseras de su familia y amigos. Desde amigos como Allen Ginsberg, los Rolling Stones y Jack Kerouac que, curiosamente, escribió la introducción al libro “The Americans”, como también reencuentros con viejos amigos, como su antiguo revelador. También se muestra como vive en la actualidad, en una casa en medio del bosque con su esposa, una artista plástica, y su continua pasión por fotografiar con lo que sea que tenga a la mano.

Otros puntos fuertes de la película son, por un lado, la música elegida, representativa de la época y de la moda, y, por el otro, la hermosa edición donde se presentan cambios en la imagen. A veces, en blanco y negro y, otras veces, en color, explicando cómo fueron relacionados y presentados los materiales actuales filmados para el film y los materiales fotográficos o fílmicos creados por el artista. También presenta interesantes títulos que parecen estar siendo escritos por una máquina de escribir, elemento clave para comprender esa moda beat.

Los documentales pueden convertirse en algo aburrido, pero este no lo es y por todas sus buenas elecciones. Primero, Robert Frank es un personaje divertidísimo y bizarro con una historia muy peculiar y segundo, la edición genera un ritmo y un movimiento que logran entretener durante los 86 minutos de la película. Además está la relación de esto con la música. Salís de la sala del cine con ganas de ponerte a sacarle fotos a toda la gente de Buenos Aires, una historia realmente motivadora e inspiradora.

Mirá el trailer la película: