Conjuro para Venus y Adonis (Love me)

0
0

William Shakespeare escribe en 1592 Venus y Adonis, un poema de ciento noventa estrofas de seis versos cada una, y Viviana Foschi se encarga de llevarlo a escena en una excelente versión que recrea la atmósfera de la época.

- Publicidad -

“Desde un primer momento supe que deseaba trabajar con la obra poética del autor y cuando empecé a investigar, a buscar, una y otra vez, me encontraba con Venus y Adonis. Sentí como una especie de señal: ese texto, por algún motivo seguramente más inconsciente que racional, me llamaba”, así explica Viviana su relación con el poema y su deseo de escenificarlo, como una especie de compensación histórica, ya que el autor inglés comienza a escribir poemas cuando las salas cierran a raíz de la peste que asolaba a Londres. Es muy probable que, de haber podido, Shakespeare lo hubiera concebido como obra teatral. De ahí también que la puesta recree las de la época isabelina: actores, poetas, músicos, cantantes, bufones y artistas provenientes del circo (acróbatas, malabaristas y trapecistas, entre otros) conviven en el escenario en un encuentro multidisciplinario en el que, además, se agregan proyecciones audiovisuales que multiplican el espacio y potencian el clima poético.

En cuanto al tema, el poema narra el amor entre Venus y Adonis, en el que se mezcla el deseo, el dolor, la venganza y, en especial, la espera. Roland Barthes en Fragmentos de un discurso amoroso define esa espera: “Hay una escenografía de la espera: la organizo, la manipulo, destaco un trozo de tiempo en que voy a imitar la pérdida del objeto amado y provocar todos los afectos de un pequeño duelo, lo cual se representa, por lo tanto, como una pieza del teatro”. Ese duelo de Venus, ese regodearse en su dolor, esa obsesión que no la abandona es un correlato de la indiferencia de Adonis, más preocupado por la caza de animales que por la cacería amorosa. Consciente de los peligros del amor y de sus consecuencias, él prefiere arriesgar su vida en cazar jabalíes antes de entregarse a esa mujer que lo persigue con insistencia.

Junto con una puesta impecable y una muy acertada dirección, se destacan las actuaciones de Héctor Laudani, Selva Lione, Ana Cecilia, Adro Verben, Gerardo Della Vecchia, Samuel Steves, y el desempeño de las trapecistas Gabriela Bagno y Victorina De Dia, y de la cantante Nati Iñon. Más allá de su ductilidad, hay que señalar la excelente dicción de los actores que recitan un texto difícil, largo, pero que fluye naturalmente, lo que evidencia que detrás de esta obra hay mucho ensayo y una preocupación por ensamblar cada una de las pequeñas escenas que la conforman.

Un conjuro es una “fórmula mágica que se dice, recita o escribe para conseguir algo que se desea”. Viviana Foschi invoca a Shakespeare e invoca al amor para hacernos partícipes de una historia actual, como corresponde a todo clásico, y de un tema que tantos siglos después sigue siendo el eje de nuestras vidas.

Ficha artístico-técnica

Autor: William Shakespeare; Versión: Viviana Foschi; Música Original: Emilio Cervini ; Coach de Circo: Dani barros; Producción: La Sociedad Shakespeariana Intérpretes: Héctor Laudani (Actor), Gabriela Bagno (Trapecista y Acrobata), Selva Lione (Actriz), Ana Cecilia (Actriz y bailarina), Nati Iñon (Cantante), Adro Verben (Actor), Gerardo Della Vecchia (Actor), Samuel Steves (Actor) y Victorina De Dia (Trapecista); Vestuario: Alito Mendéz;  Objetos Escenográficos: Facundo Moreno; Diseño de iluminación: Viviana Foschi; Ilustraciones y DG: Florencia Pérez Portillo; Maquillaje y Fotografía: Juan Sayes ; Dirección y Puesta en Escena: Viviana Foschi

Todos los sábados a las 19, en el Teatro Tadrón, Niceto Vega 4802. Tels.: 4777-7976. Entrada $200.- (Estudiantes y Jubilados $150).