Los vecinos de arriba

0
0

El director de cine Cesc Gay y su familia -según confiesa él mismo- tenía una pareja de vecinos en el piso de arriba cuya fogosidad amatoria provocaba sonidos y jadeos de tal intensidad que traspasaba las paredes  y techos y se colaba al departamento de los Gay -niños incluidos-. Esa anécdota es la base de Los vecinos de arriba su ópera prima como autor y director de teatro.

Es una historia sencilla. Todo empieza cumpliendo una promesa de invitar a los vecinos de arriba para conocer la reforma que los de abajo habían hecho en su depto..

La iniciativa es de Ana (Florencia Peña) pero su marido Julio (Diego Peretti) no tiene ningunas ganas de recibir a los invitados.

Con la llegada de los invitados, Laura (Vallina) y Salva (Rafael Ferro), comienza una noche incómoda y tensa, con temas como el sexo en la pareja, la rutina y el tiempo, factores estos que pueden hacer temblar a cualquier pareja de años. Laura y Salva, más jóvenes ellos y no con tantos años de convivencia tienen una vida particularmente apasionante, sobretodo entorno a sus prácticas sexuales.

Estas diferencias entre ambas parejas y cumpliendo con su rol de psicóloga, Laura comienza una suerte de terapia de pareja y así se desencadena la crisis que se venía evitando entre los anfitriones. Dos parejas, una cena y un conflicto que hace que los personajes que parecían gente civilizada saquen lo peor de sí. El resultado es una comedia que entrelaza un gag tras otro, de diálogos rápidos y que causan la complicidad inmediata del espectador a través del tema del sexo, que provoca  risas nerviosas.

Aunque con cierta liviandad, la obra resulta graciosa y bastante realista en los temas que aborda. El género lo amerita, y no hay que esperar más de lo que nos da: una comedia que entretiene y no pretende ser otra cosa.

Con gran oficio de comediante, Florencia Peña siempre genera aplausos y risas en la platea.

La actuación un poco exagerada de Diego Peretti no permite colocar a su personaje ermitaño y antisociable en situaciones muy creíbles de la vida cotidiana.

Rafael Ferro, un actor excelente que ha demostrado desempeñarse con soltura tanto en dramas como comedias, está aquí algo desdibujado por momentos, pudiendo haber sacado más provecho de este bombero atrevido y desprejuiciado y Julieta Vallina quien en un momento de la obra lleva las riendas del conflicto de acuerdo a la profesión de su personaje, juega muy bien su rol de mediador en la pareja en crisis.

TEATRO METROPOLITAN
Av. Corrientes 1343, CABA.
FUNCIONES: MIERCOLES, JUEVES Y DOMINGO 20 hs / VIERNES 22 hs / SABADO 20 hs y 22 hs
Interpretes: Diego Peretti y Florencia Peña, Rafael Ferro y Julieta
Vallina Autor Cesc Gay; dirigida por Javier Daulte
con producción general de Pablo Kompel, Cesc Gay y Daniel López-Oros.