19° BAFICI: Un secreto en la caja

0
0

La cosa es así: los escritores Carlos Fuentes y José Donoso inventan a un supuesto escritor ecuatoriano participante del boom latinoamericano, le dan nombre, apellido y una historia.

- Publicidad -

El realizador quiteño Javier Izquierdo escribe junto con su hermano Jorge, un guión sobre esa historia y hace un excelente falso documental (mockumentary en la jerga) que compite en la sección oficial Latinoamericana de este BAFICI 2017. Los falsos documentales hablan de cosas falsas, entre los que que tal vez el más famoso sea Zelig, de Woody Allen, pero el que tuvo real influencia sobre Javier Izquierdo fue Un tigre de papel del colombiano Luis Ospina, que se puede ver hoy en youtube.

Un secreto en la caja es un trabajo inteligente, de fina crítica política y cultural sobre ese supuesto famoso escritor llamado Marcelo Chiriboga que con una novela, La Linea Imaginaria se hace muy famoso en Europa pero es prohibido en su país. La novela trata sobre la guerra entre Ecuador y el Perú del año 1941 y el escritor fue participante de un intrascendente movimiento guerrillero guevarista, llamado Toachi, desarticulado antes de entrar a la acción. Chiriboga fue además integrante lateral del movimiento literario más importante de Latinoamérica, pero a cuyo casamiento en Berlin Oriental con una joven actriz alemana asistieron García Márquez y Varga Llosa y que fue censurado y prohibido en su propio país, acusado con su segunda novela “Diario de un infiltrado”, escrita en el contexto de la censura del cubano Heberto Padilla en su país, de comunista y a su vez de integrante de la CIA.

Una entrevista en “A fondo” el histórico programa de la TV española de Joaquín Soler Serrano, sirve como hilo conductor con la unica voz de Chiriboga encarnado por el actor ecuatoriano Alfredo Espinoza.

Un secreto en la caja se convirtió este año en la primer película ecuatoriana que elige el streaming como principal canal de difusión.

De algún modo, una burla directa al corazón de Ecuador, único país latinoamericano que en los ´70 no tuvo un escritor representativo, y de otro, un buen ejemplo de cómo la vida, igual que la literatura, también puede ser ficción.