19° BAFICI: Carroña

0
0

El mayor logro de esta película mexicana que compite en la sección latinoamericana oficial del BAFICI es cómo logra representar durante sus 73 minutos una constante situación de amenaza.

Una pareja llega a una playa del sur de México en Oaxaca a pasar unos días de vacaciones. El plano cenital desde un dron se identifica con una voz que desde los altoparlantes da distintos avisos a sus habitantes, entre ellos el de una peligrosa de la tormenta de la que deberán resguardarse.

Gabino y Manuela son blancos, urbanos, tienen sus profesiones y entrarán en este aparente paraíso donde pronto se perderan en un manglar, suerte de entramada laberintica de ramas sobre el río. Allí, en ese territorio desconocido y por lo tanto hostil, hay niños no muy dulces, sombras extrañas en la noche, peces muertos comidos por buitres, tormentas imparables, y mujeres que vaticinan el futuro. En el centro una crisis de pareja en la que sobrevuelan temas de trabajo, de infidelidad y de, tal vez, hijos no deseados.

Ayuda mucho a todo ese clima de decadencia amorosa el tratamiento sonoro de Andrés Duhau Girola que aún en espacios abiertos y luminosos logra crear una dimensión del espacio claustrofóbico y atemorizante.

Sebastian Hiriart (Tiro de piedra, Filosofía natural del amor) es uno de los nombres fuertes del cine mexicano actual.