19° BAFICI: Muñequita porteña

0
0

La presentación de “Muñequita porteña” ha sido sin duda uno de los mayores eventos del 19° BAFICI. La sala estaba repleta con la enorme expectativa de ver por primera vez la reconstrucción del primer film sonorizado del cine argentino, como lo señalara Paula Félix-Didier, directora del Museo del Cine y de la idea original.

De la película sólo se conservan cinco de los ocho actos en nitrato. Pero el mayor drama es que el sonido estaba en discos (Vitaphone) que se consideran perdidos por lo que la primera sonora se transformó en “muda”.

Uno de los grandes logros de la única función en el BAFICI fue encargarles a Santiago Loza y Ariel Gurevich la redacción del (nuevo) guion a partir de las imágenes y a cuatro actores (Rosario Bléfari, Javier Drolas, Vanesa Maja y Pato Aramburu) que lo leyeran durante la proyección. En cuanto a la musicalización la elección recayó en Fernando Kabusacki y Matías Mango, quienes tienen una enorme experiencia e idoneidad en este tipo de trabajo.

Al faltar tres actos se agregaron al principio imágenes, de un VHS encontrado en la década del ’80 de muy pobre calidad, necesarias para que la historia estuviera casi completa. Y también dos fotos de algunos de los actos perdidos.

De la duración original pasamos a una versión restaurada, reducida de 73 a 48 minutos. La trama es según se nos comentó bastante similar con el personaje de María Esther (María Tuegenova) que se debate entre un noble Alberto (Floren Delbene) y el truhan y rico Héctor (Arturo Forte). En otro rol importante, como Don Antonio, se lo ve a Mario Soffici, cuando aún no dirigía películas.

Dos tangos fueron entonados por dos de los cuatro actores y en particular lució “Pero yo sé”, cuya letra y música era de la gran Azucena Maizani.

Entre las libertades que se tomaron Loza/Gurevich vale la pena resaltar una escena en la que participan exclusivamente una pareja de actores de reparto del film. El dúo de nuevos “guionistas” les hace decir frases que obviamente no estaban en el original. Así por ejemplo el hombre exclama: “este tramo de la película nos pertenece“ y agrega que esta corta parte es como “un intermezzo” que nos toca a nosotros “los actores secundarios”.

Otra de las virtudes de la película de José A. Ferreira es que permite ver imágenes de la Boca, Barracas y del Centro sorprendiendo la gran cantidad de automóviles que circulaban en épocas tan lejanas.

Como ya se señalara fue un evento mayor del BAFICI, siendo deseable que la presentación se repita en un futuro cercano.