19° BAFICI: 95 AND 6 TO GO

0
0

El singular título de la película refiere por un lado a la edad del personaje central pero también a que en el fútbol americano el campo de juego tiene 100 yardas de extensión.

Kimi Takesue, su realizadora, es nieta de Tom de idéntico apellido, un hombre de origen japonés que habita Hawaii desde hace mucho tiempo. Ella está escribiendo una historia de amor y su abuelo la “ayuda” con la revisión de su guion.

La propuesta es bastante original y durante la primera mitad al único que se lo ve es a Tom, casi siempre durante alguna colación mientras que de Kimi sólo se escucha la vez.

En la segunda mitad también se la ve a la esposa de Tom, dos años antes como indica un título y en la actualidad ya fallecida.

Se trata de un docudrama o aún mejor sería calificarla como una “home movie”, que puede también leerse como un homenaje de la joven realizadora a sus ancestros.

No hay casi exteriores ya que prácticamente toda la acción transcurre dentro de la casa de los abuelos. Uno podría hasta pensar que transcurre en Japón aunque hay varias tomas de paisajes de playas, edificios, arboles tropicales y edificios que incluso mencionan explícitamente que estamos en Honolulu.

Se trata sin duda de un producto de cine independiente que no termina de atrapar a un espectador exigente pero que está filmado con calidez y cierta emotividad hacia el final.