La noche a cualquier hora

0
0

Mariano Dossena, un director afianzado en el ámbito teatral independiente adaptó, junto con el actor Gustavo Pardi,  varios textos de la poeta Patricia Díaz Bialet y el resultado es La noche a cualquier hora, una obra que seduce por lo vívido de los relatos que nos sumergen en la musicalidad de los textos y la intensidad de los climas sugeridos. Uno sale del teatro queriendo leer más de la autora; o al menos eso me sucedió a mí.

Cuando escucho y leo la poesía de Patricia Díaz Bialet, recuerdo la voz de Delmira Agustini. Por ejemplo, uno podría pensar en su “Flor nocturna”: “Tímidamente encubierta, / Pálida flor, entreabres / Tu corola marfileña, / Tu corola que del día / Al primer albor se cierra, / Para reabrirse al helado / Contacto de la tiniebla, / ¡Hastiada siempre de lumbre! / ¡Siempre de sombras sedienta! / ¡Extraño destino el tuyo! / El día te encuentra muerta, / Tu triste vida concluye / Cuando la nuestra comienza”.  El erotismo de esta flor nocturna de Agustini está presente en la poesía de Díaz Bialet, cuya flor no necesita esperar a que concluya el día para abrirse porque encuentra que la noche puede inventarse a cualquier hora. En sintonía con esta idea, es la flor-cuerpo la que halla su máxima expresión en la oscuridad “una flor / no lejos de la noche / mi cuerpo mudo / se abre / a la delicada urgencia del rocío”, leemos en Alejandra Pizarnik.

Ese momento de libertad y rienda suelta a la sexualidad y al goce es el que amalgama las obras de esta poeta argentina nacida en la década de los sesenta. En sus textos muestra la imagen de una mujer que la sociedad podría ver como promiscua pero que logra deshacerse de todas las herencias y ser pura carne viva, sin preocuparse del qué dirán. “Sobreviene el gusano exquisito que forja la noche a cualquier hora” nos dice un yo poético fuerte, intimidante, luchando contra todo estereotipo.

Antes de referirme a la pieza teatral, me gustaría concentrarme en algunos poemas de su libro La que va.  En él hay un diálogo constante con distintas voces de la literatura universal. La vastedad y variedad de sus epígrafes y citas que emplea Díaz Bialet nos hablan de un manejo de la lengua con suma destreza y de un gran conocimiento del campo poético. Sus metáforas fluyen como un río infinito, la palabra cobra importancia como una herramienta potente para esculpir o dar forma a las varias versiones de un deseo huidizo y donde encontramos la huella de una sensibilidad marcadamente femenina (aunque no desde un lugar pasivo sino todo lo contrario). La cama es “carpa cobertizo cueva”, “esculpe las fauces de sus huéspedes”, “inunda engulle despabila / suplica el tacto / dispone la cópula”. Porque “todo está abierto” y hay que fruncir “el bajo vientre para que no se escurra por allí la pampa funesta del Deseo”. “Subsiste lo gemido lo extasiado /… el rasguño del anochecer… los fuegos en su almíbar / las sílabas y su aspecto de compota entre los muslos”. “Las reflexiones de los amantes permanecen abiertas / sus agujeros gigantes se conocen demasiado”. La apertura, el agujero es aquí lo que se valoriza y toma el lugar de cualquier sentido unívoco que pueda pretender nuestra lectura.

El erotismo es ese lugar donde prevalecen las preguntas, la incertidumbre de los cuerpos que chocan y luego no saben bien hacia dónde dirigirse. La apertura y los agujeros nos hablan de ese vacío, el vacío de la noche, del poder creador de la mujer.  El espectáculo La noche a cualquier hora es una pieza compuesta a partir de los libros La Que Va, Agualava y El Hombre del Sombrero Azul. Nos ofrece una oportunidad única de entrar en contacto con la voz lírica y a la vez muy terrestre de Díaz Bialet y de ver cómo la palabra se hace cuerpo, se encarna.

Para apreciar mejor esta obra es interesante tener en cuenta las palabras del crítico Jorge Dubatti en el prólogo de La que va.  “Sabemos que la matriz-teatro, en tanto acontecimiento escénico, incluye la poesía como poíesis corporal…sabemos que la poesía nació como teatro… y que el teatro nació como poesía…en la matriz teatral, la poesía ‘teatra’, no ‘literaturea’. Cuando teatra, la poesía es cuerpo poético, acontecimiento corporal, en reunión, en convivio[i]… la poesía es otra forma del teatro”.

En La noche a cualquier hora, las actuaciones hacen honor al texto y la dirección de Dossena, como siempre, muestra una prolijidad y una minuciosidad notables. Acompaña con gracia y carácter, la música de Gabriel Senanes ( y la ejecución de la saxofonista María de Vittorio); la voz de Ana María Cores es encantadora (quizás nos quedamos con ganas de que cante más). El vestuario es elegante y llamativo. Los tres actores, Cores, Gustavo Pardi y Florencia Carreras tienen una fuerte presencia escénica acorde al magnetismo de las palabras que pronuncian. Una ocasión para volver a las raíces de la poesía y comprobar, una vez más, que ella necesita de los cuerpos para subsistir.

La noche a cualquier hora

De Patricia Díaz Bialet, con Ana María Cores, Florencia Carreras y Gustavo Pardi, dirigida por Mariano Dossena

En el Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543. Entrada $220.-

Funciones: Domingos, 19 h 

Ficha Técnica: Autor: Patricia Díaz Bialet; Selección y Adaptación: Mariano Dossena y Gustavo Pardi; Músico en escena (Saxo): María de Vittorio; Escenografía y Vestuario: Nicolás Nanni; Música Original: Gabriel Senanes; Iluminación: Claudio Del Bianco; Asistencia: Gabriela Genni y Emilia Nudelman; Producción Artística: Pablo SilvaDirección: Mariano Dossena; Prensa: Varas Otero

[i] En Filosofía del Teatro I se destaca el valor particular del convivio como una característica central del teatro y de un arte aurático y no reproductible. El convivio implica la práctica de un ritual de concurrencias: artistas, técnicos y espectadores conforman un presente que no admite reproductibilidad tecnológica. Cada función, cada presente es a la vez inédito. Esta condición confronta justamente con otras artes y con las industrias culturales. Villafañe, Juano. “”Filosofia del teatro I: convivio, experiencia, subjetividad” por Jorge Dubatti. Buenos Aires, Atuel, 2007.”. La revista del CCC [en línea]. Enero / Abril 2008, n° 2. [citado 2017-04-14]. Disponible en Internet: http://www.centrocultural.coop/revista/articulo/52/. ISSN 1851-3263.