Frida Kahlo, Patricio Abadi

0
0

Frida Kahlo se llamaba Magdalena Carmen Frida. Cuenta la biografía escrita por Rauda Jamís que los dos primeros nombres fueron por razones de fuentes bautismales y el tercero, Frida, para la vida. Así lo eligió su madre. Cuenta también que unos meses antes de que tuvieran que amputarle una pierna, Frida Kahlo hizo una muestra de sus pinturas en la galería de la fotógrafa Lola Alvarez. Frida llegó en ambulancia. Habían trasladado la cama de su propia alcoba. Fue la anfitriona de su muestra, bien vestida, peinada y totalmente echada en su cama. Alguien se acercó a darle ánimo, decirle que ya se curaría, que debía tener confianza. Ella le respondió casi a los gritos que no estaba enferma, que estaba rota.

- Publicidad -

El cuerpo roto de Frida es el campo desde donde brota la fantástica obra “Frida Kahlo. Luces y sombras”, escrita y dirigida por Patricio Abadi y magistralmente interpretada por Jimena Anganuzzi. Se trata de la obra que inaugura la tetralogía de lo que el autor denominó biografías ficcionadas. Una arriesgada apuesta dramática donde la actuación es todo. El protagonista narra su historia interpelando al público sin cuarta pared. En este caso, de un modo brutal en el que el espectador es testigo, cómplice y hasta culpable del dolor. Jimena Anganuzzi alcanza el efecto con una fórmula simple, siempre producto de mucho trabajo: dejar todo en el escenario. Se trata de una interpretación que no escatima ningún rincón de su cuerpo, no se reserva nada, su totalidad se convierte en Frida, gastando su cuerpo tanto como sea necesario para alcanzar el dolor en escena y narrar desde ahí: desde un cuerpo que duele. Acaso tal vez del mismo modo que lo hizo la propia Frida en aquella muestra en la que ofrecía su cuerpo a los espectadores de sus cuadros y también de ella.

La obra está situada en un hospital, momentos antes de la cirugía en la que le amputarían la pierna y que la dejaría en silencio. La versión de Patricio Abadi sobre Frida Kahlo sortea con destreza la idealización y aprovecha un momento crítico de la vida de Frida para poner en escena un personaje con contradicciones, crueldades, talento, belleza aún en la desesperación y también caprichos. Se cuida con inteligencia de poner en primer plano la tan narrada historia con Diego Rivera, que si bien es lógicamente mencionada, se ubica como un elemento más que deja espacio para otros aspectos. La relación con Trotski, la ideología política, el accidente, las circunstancias de su nacimiento, los embarazos perdidos, la relación con su padre, el reconocimiento de su propia ingenuidad, la sexualidad y el lugar del arte.

Acertado diseño sonoro y de iluminación, y hermoso vestuario convergen en una obra en la que todo genera ganas de que otros también la disfruten.

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN

Corrientes 1543 · CABA · Buenos Aires · Argentina · www.centrocultural.coop

Entrada: $ 230,00 · Sábado · 20 hs. · Hasta el 06/05/2017

Ficha técnico artística

Dramaturgia y dirección: Patricio Abadi / Actúan: Jimena Anganuzzi / Vestuario y escenografía: Paola Delgado / Iluminación: Ricardo Sica / Maquillaje: Merlina Molina Castaño / Diseño sonoro: Malena Graciosi / Fotografía: Nora Lezano / Asistencia de dirección: Paula Marrón