Ahora. Homenaje a la Commedia dell’ arte.

0
0

Ok. Esto es una reseña. Voy a hablar de qué se trata la obra.

- Publicidad -

Homosexualidad, traición, triángulos amorosos, amores prohibidos, el matrimonio como negocio, la situación política actual, el piropo como halago o insulto… Pero, no. Estos son solo algunos de los temas de la función que yo presencié. Entonces sí, pero, en verdad, no. Porque, cuando se trata de una obra cuya historia se construye a partir de las intervenciones del público, cada función es otra. Entonces, en realidad, hablar de Ahora. Homenaje a la Commedia dell’ arte es hablar de Marcelo Savignone, su creador e intérprete. Él se come al público.

Por supuesto, se trata de un artista con trayectoria*. Muchas de sus obras, como esta, se caracterizan por la improvisación con máscaras, pilares de Lecoq, método en el que Marcelo Savignone se formó y en el que basa su pedagogía para dictar clases de teatro.

En Ahora. Homenaje a la Commedia dell’ arte, Marcelo Savignone da vida a las máscaras que gesticulan y se mueven al son de la voz del público que encarnan. La obra es, entonces, una comunión entre el cuerpo del intérprete, cuya improvisación se encuentra enmarcada en este género surgido en la Italia del siglo XVI, y la necesidad de un decir común. Pantaleón, el Capitán, Arlequín, entre otros personajes arquetipos de la comedia del arte, aparecerán en escenas sucesivas para guiar al público en el armado de la historia. Y es ahí cuando alguien del público dice algo como “¡Qué buen culo!”, en respuesta a la pregunta del Arlequín sobre qué piropo le puede decir un enamorado a su enamorada.

Tensión en la sala.

Algunos chistan, otros bufan. Arlequín modera, gracioso. Revuelo. Risas. Pero, no, no. No importa, porque eso fue en la función a la que fui yo, nada más. Aunque…, sí, importa, porque, en definitiva, se trata de una obra que ilumina nuestras pasiones, aquí y ahora, entonces, las voces brotan enmarañadas, cada vez… pero siempre.

En el desenlace de la historia, los personajes estallarán en el actor, al dialogar en una misma escena. La precisión de los movimientos de Savignone en combinación con la coherencia que le da a la historia, reuniendo todos los aportes del público, es de una sabiduría absurda.

Resultado: Más risas.

Víctor Malagrino acompaña a Marcelo Savignone con la percusión. Genera clima. Interactúa con las máscaras. Su voz puede aparecer fugaz y orgánica. Siempre con gracia.

leti2

Y habrá quien se quede solo con ella. Pero se trata de la generosidad del artista que, sin ideas previas, aunque con el riego del lugar común, hace de nuestras voces –disconformes, preocupadas, encontradas, confundidas, calladas, políticas, inesperadas, oscuras, partidarias- un hecho estético en el que manifestarnos.

* Fundador de la compañía Sucesos Argentinos y director artístico del Teatro Belisario. Desde 2001 hasta hoy estrenó las siguientes obras como actor y director: La esperata, Mojiganga, El Comeclavos, En sincro, Felis, El vuelo, Suerte o Vivo, entre otras. Vivo (unipersonal de improvisación con máscaras Balinesas) ha participado en festivales en Wuerzburg (Alemania), Lima y Santiago de Chile. Gracias a ella, fue invitado por el LISPA para dictar un seminario de máscaras balinesas y una muestra de dicho espectáculo en inglés. Su pieza Ensayo sobre La Gaviota, ha recibido el apoyo de Iberescena y las nominaciones a los premios ACE en las ternas Mejor espectáculo Alternativo y Revelación femenina (Belén Santos). En el medio audiovisual, ha participado en diversas películas y tiras nacionales. Desempeña su rol de docente desde 1998, dictando seminarios y workshops en España, Perú, Colombia, Chile, Inglaterra y Alemania.

 

Ahora. Homenaje a la Commedia dell’ arte
Concepto e idea: Marcelo Savignone y Alfredo Iriarte
Dirección: Marcelo Savignone
Elenco: Marcelo Savignone, Víctor Malagrino
A partir del 8 de abril en el teatro Belisario (Av. Corrientes 1624), 22.30 hs.
Localidades: $180