Woody Allen y el jazz, Manuel Fraga Trío

0
0

Hace  poco en la muestra de Xul Solar en el Bellas Artes, vi la frase Músico Visual (que concibió  la musicóloga Cintia Cristiá) referida a Xul, ya que era un artista que buscaba la confluencia de las artes sonoras con las visuales.  Sus paisajes contienen ritmos y melodías y nos acercan a un mundo de sonidos que podemos ver, o pinturas que podemos escuchar. Sus partituras e instrumentos apelan al ojo y al oído.  Pienso en todo esto al acercarme al universo de Woody Allen.

Allen también puede pensarse como un músico visual; la importancia de las bandas sonoras en sus películas va a la par del peso que tienen sus imágenes y diálogos.  La música parece inescindible de la narración, acaso porque forma parte de ella.  Además, Allen se presenta con su propia banda y da shows en vivo: el jazz es nuclear en su arte.

En este caso Manuel Fraga tuvo la brillante idea de brindar con su trío un show acerca de los temas musicales en las películas de Woody Allen. Un espectáculo en clave de jazz con intervenciones humorísticas. Comenzando con Rapsodia en azul,  Night and day y Love is here to stay, el músico demostró su gusto por Gershwin y Cole Porter:  Gershwin es a New York, lo que Piazzolla es a Buenos Aires, acotó. Películas como La vida y todo lo demás o La mirada de los otros, Los secretos de Harry fueron tomadas como referencia y dieron lugar al relato humorístico e histriónico de Fraga.  Sing, sing, sing; Honeysuckle rose y As time goes bye fueron otras de las intervenciones musicales.  Y no podía faltar el tema más conocido de Medianoche en París. Uno podía tranquilamente cerrar los ojos e imaginarse en una película de Woody Allen o revivir momentos de algún filme memorable del cineasta.

A sala llena en Notorious por ser víspera de feriado y con una segunda función consecutiva programada, el show dejó más que satisfecho a un público vibrante que aportó su buena cuota de risas y aplausos. Manuel Fraga en piano, Damián Falcón en contrabajo y Germán Boco en batería sonaban muy bien en su conjunto y despertaban admiración en sus partes solistas.  Un show para no perdérselo y en breve, Fraga nos trae un homenaje a Nat King Cole.  Temas que han marcado una época, íconos de  la música, interpretaciones maravillosas de clásicos y un guión que sabe matizar los tramos musicales con fragmentos hablados es lo que propone Fraga. Un lujo en todo sentido, no para la mirada de los otros; en este caso, para el oído de los otros.

Jueves de marzo 21 h. En Notorious. Callao 966