Pantalla Pinamar: Camp Holand

0
0

Camp Holand (Holanda 2016) es el campamento que las fuerzas armadas holandesas establecieron en Afganistán en el marco de las operaciones antiterroristas desarrolladas por la OTAN.

En la partición del territorio afgano a Holanda le tocó nada menos que la sureña provincia de Uruzgán, cuna del legendario Mullah Omar, fundador y líder del Movimiento Talibán, hasta su muerte en 2013.

Una de las patrullas parte de los 1600 efectivos holandeses acantonados en la base, sufre un ataque en una de sus patrullas de rutina en pleno campo. El resultado no solo es una unidad blindada destruida sino que se produce la baja de un efectivo y la amputación de las dos piernas de otro. En la operación de rescate, uno de los soldados mata a un “sospecho” que de manera sigilosa se acercaba al lugar.

Más tarde nos enteramos que el “sospechoso”  no es más que un niño de doce años que desarmado se acercaba solo para tomar unas fotos. El incidente debe ser investigado y el responsable castigado. Hasta allí no más que un film de guerra interesante no solo por la contemporaneidad del hecho 2009, sino por lo exótico del ámbito.

El director, Boris Paval Conen, muestra sin ambages la investigación detallada de los propios fiscales militares holandeses, mientras los responsables se llenan de dudas éticas y morales, las mismas que evidentemente carece el director, al mostrar en la última escena  momento del film, el momento que la “víctima inocente” es despojada de su chaleco explosivo por los Talibanes, generando entonces la certeza que todo musulmán es entonces un criminal en potencia y su muerte no es más que un sencillo acto de justicia.