Presentacion de la CINAIN en Pantalla Pinamar

0
0

Se realizó hoy dentro de Pantalla Pinamar la conferencia de prensa dedicada a presentar  el trabajo que se está haciendo desde el INCAA para poner en funcionamiento la CINAIN, la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional, con Fernando Madedo como delegado organizador. En la mesa estuvieron Pedro Roberto Bernardis ex aprocinain; Maria del Carmen Vieites subdirectora del Museo del Cine Pablo Ducros Hicken, Marcela Casinelli, Presidenta de la Fundación Cinemateca Argentina y Luis Vainikoff coordinador general de programación de Pantalla Pinamar y ex dueño del cine Cosmos de Buenos Aires.

El 15 de febrero pasado habíamos estado en la presentación realizada en la ENERC a las instituciones que conforman el campo cinematográfico para anunciar el inicio de la implementación del Consejo asesor, paso inicial para nombrar los futuros directivos del organismo.

En la mesa de hoy de se dio la bienvenida a esta nueva etapa de la CINAIN, para lo cual Madedo enfatizó la oportunidad de poder conversar y compartir con otras instituciones que vienen trabajando por la recuperación de nuestro cine y que están representadas de alguna manera por el Museo del Cine y por la Cinemateca. “Estamos trabajando todos juntos para poner en funcionamiento nuestra Cinemateca Nacional. Hay una historia muy fatal de nuestro cine, con un Estado que estuvo ausente durante mucho tiempo en la preservación de las películas y que incluso en el marco de la creación del Instituto de Cine allá por el año 1957, (este año se cumplen 60 años),  la creación conjunta de la Cinemateca y de la Escuela de Cine quedó trunca en ese momento: se tardó 10 años en poner en funcionamiento la Escuela (hoy ENERC) y nunca se puso en función la Cinemateca.

Fernando Madedo hizo un interesante rastreo cronológico por algunos hechos que importan a la historia de la preservación de las películas en Argentina. Por ejemplo que en 1997 se aprobó en la Cámara de Diputados el proyecto de CINAIN y que en el 1999 se aprobó en el Senado. Y que recién en el 2010 se reglamentó.

image-2017-03-12 (2)

En 1926 los depósitos de Federico Valle se incendiaron; en 1928 restos de celuloide del Film Revista Valle fueron vendidos para confección de peines y punteras de cordones de zapato, en 1949 se funda la Fundación Cinemateca Argentina; en 1957 se incendiaron los archivos de Quirino Cristiani (este año se cumplen 100 años de El apostol la primera película de largometraje de animación); en 1957 se crea la Cineteca Nacional y nunca se pone en funcionamiento dentro del proyecto desarrollista; en los 60 se incendiaron de copias y peliculas de productores que no podían pagar sus deudas ante el Instituto de Cine; en 1968 la modificación que se hace en la ley de cine hace que el Archivo General de la Nación cada vez que considerara que era valioso tener una película pudiera solicitar una copia al productor para resguardarla en el AGN, eso nunca sucedió;en 1969 en el incendio de los Laboratorios Alex se perdieron enorme cantidad de películas. El caso de Las aguas bajan turbias que se perdió durante la Dictadura y fue rescatada por el Instituto de Cine en 1987 por Manuel Antín. En 1990 Octavio Getino director del INC denuncia la desaparición de 300 negativos de pelisde un laboratorio entre ellos estaban La mano en la trampa; Un guapo del 900 y Piel de verano,  fueron robadas para extraer la plata. 1991 la Fundación Cinemateca argentina sufre un derrumbe que pone en riesgo parte de su patrimonio fílmico. En 1992 Guillermo Fernández Jurado denuncia el hallazgo en un volquete de copias casi completas de El pibe cabeza de Torre Nilsson. En 1997 se discute en el Congreso un proyecto para la creación de una Cineteca Nacional y se aprueba por unanimidad, Más tarde se aprueba la ley. En 1998 en Santa Fe son encontradas películas y documentación de Tire Dié de Fernando Birri, en un basurero. En 2010 se reglamentó la ley  este año estamos poniendo en funcionamiento la Cinemateca Nacional.

Madedo remarca la misión que va a tener esta Cinemateca de articular qué es lo que se conserva de cine mudo, sonoro, aquellos materiales que están desperdigados en Argentina o por el mundo, o que están en poder de privados que no saben que tienen ese material, quién los tiene, y cómo se pueden recuperar. La CINAIN quiere articular cada uno de los esfuerzos del ámbito privado y el publico para preservar nuestro cine y ser conscientes con qué pasó con nuestro cine.

El Museo del Cine de la ciudad de Buenos Aires estuvo representado por su subdirectora María del Carmen Vieites: “Entre los embates que sufrió nuestro cine hubo tres tremendos incendios que se podrían haber evitado de haber aplicado las medidas de conservación preventiva a eso hay que sumar negligencia y descuido de distribuidores y productores cuando la obra y el soporte en que está hecha pierden vigencia comercial. Unos pocos han luchado con estoicismo para morigerar estas pérdidas: Manuel Peña Rodriguez fundador del primer Museo cinematográfico argentino allá por la década del 40, la Cinemateca Argentina, el Cine Club Núcleo y el Museo del Cine a ellos se le sumaron la labor el APROCINAIN que ha sido muy importante.

“Un aspecto dramático del hecho cinematográfico -siguió Vieites- que tiene consecuencias para directores, productores y sobre todo para investigadores e historiadores. Uno de los rasgos distintivos de la civilización es la memoria, la palabra en piedra, papel o pergamino, pinturas, música mantienen esa memoria. En cambio se han perdido muchísimas películas de ficción, cientos de documentales que podrían reflejar la realidad social y política, también se han perdido documentos inherentes a su producción o su exhibición, reflexionar quiénes somos y cual es nuestro lugar en el mundo.

Los films, las fotografías, los guiones, afiches, bocetos de diseño de escenografía, escenografías de los grandes estudios y vestuario, aparatos de reproducción de imagen y sonido que atesora el Museo del Cine están sujetas a la paulatina destrucción del tiempo, hay progresos en la conciencia de la preservación de cine como parte de la cultura nacional la implementación de su marco legal, las capacitaciones de los futuros profesionales y la implementación de practicas exhibitivas modernas para el cine son asignaturas pendientes por eso el Museo del Cine celebra esta nueva CINAIN y esperamos que sea consecuente y sostenible.”

image-2017-03-12 (1)

Luego fue la oportunidad de Marcela Casinelli, presidenta de la Cinemateca Argentina: “Pinamar tiene una particularidad desde siempre, la sección “El vals del aniversario” que es una sección del rescate del cine argentino, nuestra Institución fundada en 1949 no sólo es la más antigua sino que además desde allí se funda el Museo del Cine y tuvo gente ligada a ambas instituciones durante 25 años. Las primeras 100 películas se las donó al Museo la Cinemateca, libros, fotografías y el know how de algún modo. El otro aporte que ha dado nuestra institución fue la creación de la sala Leopoldo Lugones que este año celebra su 50 aniversario, esperemos verla abierta.

Mirá también la situación de la Sala Lugones

Continúa Casinelli: “Tuvimos que ver con el Festival de Mar del Plata y en todo lo que pasó en actividad cinematográfica argentina. Siendo una fundación privada nos hemos visto privados de privación pero no de hacer cosas, el 4 de diciembre de 1991 tras el derrumbe sufrimos la indiferencia del Estado y un señor que no nos conocía nos donó un edificio donde poder llevar las películas, años después a instancias de Daniel Tinayre recibimos un subsidio del Ministerio de Economía, subsidio del que recibimos una parte. Nosotros, ingenuos, pensamos que el Estado cumple y ahí supimos que no, pero compramos este edificio maravilloso de estilo Art Decó que es el del diario Crítica, de 5000 metros cuadrados, y que este año a través del régimen de Mecenazgo en un mes comenzaremos a restaurar. Entonces tendremos un edificio con sus cámaras en condiciones de temperatura y humedad para las películas tal como deben ser conservadas. Y también un edificio ecológico, creo que no podemos preservar el pasado a costa del futuro. Constitución es un barrio complicado y queremos también aportar a la calidad de vida de la ciudad. Este año se cumple 100 años de Flor de Durazno, debut en el cine de Carlos Gardel y estamos trabajando también por medio de mecenazgo en la restauración de la filmografía de Gardel. Con la gente de Cinecolor vamos a pasar un pequeño making off de cómo se esta restaurando, nuestro reto es pasar estas películas. Hay generaciones que solo lo han visto en fotos o en discos. La memoria no es algo antiguo ni puesto en una caja fuerte, para nosotros la memoria es aglo que se tiene que revitalizar y como fuimos como sociedad que son los que tienen una película. Estoy realmente agradecida a Madedo que ha tenido una visión integradora, la Cinemateca ha trabajado con todos y muchas veces ha sido vilipendiada. Estamos contentos para integrarnos a este proyecto. La sociedad civil es la que tiene el patrimonio cinematográfico.

Fue el tuno de Roberto Bernardis: “En el año 2001 se armó un grupo de gente de cine que pretendía que la ley de la Cinemateca Nacional se reglamentara, y como se dilataba armamos este grupo de gente ad honorem (siempre fue así) que es APROCINAIN para recuperar en 35 mm cerca de 150 títulos con el apoyo de Kodak que nos daba el material virgen, quiero hacer un reconocimiento a Nicolas Casolino, ojalá que muchos de los que siguen en el cine tengan su pasión, también nos apoyó Cinecolor para lograr los procesos de esas películas.

“Creo que hay una responsabilidad compartida entre el Estado y los civiles -continua Bernardis- los productores y los directores argentinos nunca se ocuparon de la preservación de sus materiales, con toda la responsabilidad que implica, porque en definitiva son sus obras. Los realizadores del cine independiente por ejemplo que llamaron una vez a Beto Acevedo para ver si él sabia dónde estaban los negativos de sus películas y él me llama a mí y yo sabia que ese titulo lo tenia seguramente una productora. Quien produce cine, la mayoría de los casos dirige, por lo tanto acá hay una responsabilidad compartida. Siempre digo esto: es maravilloso producir cine nacional, películas que nos representen, pero también es fundamental saber en qué terminan esos materiales que hoy se difunde en estos festivales como en otro. Yo les pido a la prensa que apoyen a esta gestión del Instituto y la de Fernando en particular que es muy difícil, para que haya difusión sobre lo que debe tener un país que es la memoria visual. Y nuestro cine tiene una historia desde bien comenzado el cine en el mundo. Tenemos que tener la preocupación permanente. Les pido a la gente de prensa que lo difundan porque la gente no sabe que es una cinemateca.

Luis Vainikoff: ” quería contar una anécdota que comienza en el diario Critica en los 30, mi padre trabajaba en el diario y él tenía una visión muy moderna: siempre pensó en la preservación de la imagen y siempre guardaba películas esperando que en algún momento surgiera algo que asegurara que esas imágenes se iban a poder seguir difundiendo. Tener una cinemateca y no tener donde exhibir el material no sirve. Todo es un proceso: recuperarla, acondicionarla y después mostrarla. El otro dato que es triste es que en aproximadamente 10 años nosotros perdimos el 25% de nuestro archivo. El material en 70 mm se perdió completo. Nosotros llegamos a tener casi 600 títulos guardados entre el 30 hasta el 2008 de una cinematografía muy específica. Perdimos mucho porque almacenamos en los laboratorios Cristianique despues se incendiaron. En los países del Este no tienen copia de estas películas, en los 2000 nos pedía a nosotros las copias porque ellos no las tenían. Entonces es tomar un poco conciencia que, si en 10 años, a una persona con pocos títulos se le pierde el 25% del material qué le queda a un archivo que tiene más. Siempre tuvimos gente que nos acompañó, como Fernando Madedo con Onaindia en la UBA, pero son personas y esto no funciona sólo con las personas, esto tienen que ser orgánico., lo tenemos a Beto Acevedo, a Marisa, a Guillermo Alamo escarbando donde encontrar los títulos, pero no basta. Por eso yo le pasétodo mi material a la Filmoteca Buenos Aires porque si no se iba a perder totalmente.

Para cerrar, vuelve a tomar la palabra Fernando Madedo haciendo una especie de resumen de esta charla y tomando como marca común la distinción entre instituciones y personas es muy importante. El trabajo de Filmoteca Buenos Aires, el trabajo de DAC o de la Academia de Cine pero también hay que mencionar a aquellas personas que no llegaron a ver esta Cinemateca: Guillermo Fernández Jurado, Claudio España, Fabio Manes, Salvador Sammaritano, Octavio Fabiano.

La CINAIN tiene que fortalecer el trabajo de estas Instituciones y recordar a estas personas. Lo primordial son las películas. Tener las películas en condiciones pero YA. Preguntémonos cuantas películas se perdieron mientras se discutía dónde poner el edificio de la Cinemateca. El INCAA a tomado a la CINAIN como un desafío primordial.

Comenzar a realizar el Consejo Asesor que se va a continuar en estos meses para que las Instituciones se puedan registrar. El Consejo Asesor va a ser el órgano máximo de gobierno de la Cinemateca, va a estar conformado por representantes de las cinematecas, los cineclubes, las asociaciones de productores, de direcotres de acotres, el Fondo Nacional de las Artes, las asocicioaciones de criticos, las escuelas de cine. Ellos son los que van a dirigir las políticas de Estado con respecto a la preservación de las peliculas

El otro acto resolutivo fue reglamentar el depósito legal de la preservación: cada vez que un productor recibe una ayuda pública debe donar una copia de su película. Esto se fue cumpliendo parcialmente. Lo que hicimos fue seguir la ley donde se estipula esto: para cobrar la ultima cuota del subsidio ese productor debe entregar una copia final de exhibición, por lo tanto de calidad, al Instituto y una matriz de preservación, puede ser un internegativo o un formato consensuado por el protocolo internacional, no en DCP que no es un formato de guarda. En la nueva propuesta de fomento está ya esta reglamentado. En algunos países el estandard de calidad de las proyecciones ya ha superado el de guarda. La guarda tiene que ver con productividad. La cadena de producción no se acaba con la exhibición, la pata que falta es la guarda o la restauración de la película.

Empezamos también por primera vez una Escuela Abierta de Bologna que va a ser gratuita va a dar la posibilidad para formarse en la actividad de preservación y tener la posibilidad cuando se haga la convocatoria de aplicar para conformar los equipos de trabajo de esta Cineteca Nacional.

Mirá la noticia sobre la Escuela de restauracion filmica.

Hay mucho para hacer, y la reunión de representantes del sector largamente apartados es una buena señal de algo a lo que le falta mucho trabajo por hacer.

#CinematecaYa.