Nieve Negra

0
0

Sobrevalorada por parte de la crítica destaca la interpretación de Darin

La última película protagonizada por Ricardo Darin se estrena un día después de que el talentoso actor, responsable de los más grandes éxitos del cine argentino, cumpliera sesenta años. “Nieve negra” es el segundo largometraje de Martin Hodara, quien ya había codirigido con Darin “La señal”, película que iba a dirigir Eduardo Migogna y cuyo fallecimiento obligó al cambio de realizador(es). En verdad Darin ya había protagonizado dos películas anteriores (“El faro” y “La fuga”), dirigidas por el director de “Evita (quien quiera oír que oiga)”.

La señal”, primera de Hodara y codirigida, ya era una muestra del “cine negro” en donde el actor del “El secreto de sus ojos” estaba acompañado por Diego Peretti y Julieta Díaz y era quien más se destacaba. Algo similar ocurre en esta oportunidad pareciendo injusto algunos (pocos) comentarios en que se sostiene que se repite en sus papeles. Aquí se lo ve en el rol de Salvador, un hosco personaje que vive aislado en su cabaña en las montañas. La acción transcurre en nuestra Patagonia pero curiosamente no fue filmada allí sino en España (Pirineos).

Comienza cuando Marcos (Leonardo Sbaraglia), un hermano algo menor decide viajar desde la península ibérica hasta nuestras comarcas. Trae consigo las cenizas del padre de ambos y además lo acompaña su esposa española, una nada destacable interpretación de Laia Costa, a la que se puede recodar por el personaje de “Victoria”, film alemán de homónimo título. Pero además viene a convencer a su hermano para que venda la cabaña y el terreno que ocupa.

Los hermanos están enfrentados y es ese el eje central de la historia que tiene que ver con un acontecimiento transcurrido muchos años atrás y donde falleció en circunstancias dudosas otro hermano menor. Hay también otro familiar, una hermana que tiene escasos minutos de protagonismo con lo que Hodara desperdicia la oportunidad de lucimiento de Dolores Fonzi, recordada por la reciente “La Patota” de Santiago Mitre y que dirigirá a Darin próximamente en su nuevo opus (“La cordillera”). El exiguo reparto lo completa Federico Luppi, como el patético padre de los hermanos.

Parte importante de la crítica se ha expresado con elogios que parecen excesivos y hasta se podría arriesgar a decir complacientes. Por supuesto la presencia de Darin, esta vez acompañado por Sbaraglia inevitablemente ha permitido una buena respuesta de público en los primeros días de exhibición. No obstante queda la duda si el “boca en boca” será suficientemente bueno como para que “Nieve negra” se convierta en otro gran éxito del cine argentino. Este cronista tiene sus dudas y habrá que ver qué acontece en las semanas que vienen, donde además se estrenan varias candidatas al Oscar.