Westworld, la película

0
0

Desde octubre del año pasado, cientos de miles de fans de las series están prendidos a Westworld, una producción de HBO. Dado el éxito arrollador que está teniendo desde su estreno en octubre de 2016, es buen ejercicio pensar creadores de lo que podemos llamar techno-thriller, un género cinematográfico que surge en los 70 y que hoy ha renacido muy prolíficamente en los canales y sistemas de televisión cerrada.

- Publicidad -

En efecto, el antecedente de este género, es la propia película que terminará originando la serie homónima Westworld. En 1973, el interesante escritor Michael Crichton la dirige, estrenándose en Argentina con el nombre de Oestelandia, y en España, como Almas de metal.

Mirá también la nota sobre la serie Westworld

Mirá el trailer de Westerland (1973), aquí:

Con un Yul Brynner glorioso que de por sí es una referencia al género western (Los siete magníficos, 1960), la película tiene un toque bizarro más que interesante, pensando lo bizarro como una categoría siempre anacrónica, vista desde el hoy. El resto del elenco lo completan Richard Benjamin y James Brolin.

La historia es propia del género. Una sociedad del futuro pero no fantástica como para darle el toque paranoide, un parque de diversiones artificial similar a un hotel all inclusive al que es tan adicto el turismo nuevo rico clase mediero, llamado Delos, donde se puede de jugar una suerte de realidad inventada escogiendo entre el mundo medieval, la Pompeya romana o la era de los pioneros en la conquista del Oeste.

Allí van los humanos a divertirse, teniendo la posibilidad de realizar todo lo que en el mundo “normal” sería ilegal o antiético, desde matar a satisfacer deseos sexuales. Los robots son prácticamente indistinguibles, y todo está bajo control gracias a los científicos que manejan esos mundos. Como en la mayoría de las pesadillas distópicas, algo empezará a funcionar mal y las máquinas comenzarán a desobedecer y provocar el caos. Que los tres parques de diversiones temáticos que el norteamericano del futuro elija sean esos tres habla también de cierta mirada crítica de su director, que sabemos, de haber leído alguno de sus libros y artículos, fue constante en él.

Es la primera película en contar con efectos realizados por computadora (más que bien logrados), en dos dimensiones, para diferenciar el punto de vista de los robots.

Referencias y citas, muchas. A lo que vendrá, desde Blade Runner (por cierto, estamos esperando el estreno de su secuela) a Terminator (el tema de la mirada, la máscara y la casi eternidad del villano que nunca termina de morir), y por supuesto, el propio libro de Michael Crichton que filmara Steven Spielberg en 1990: Jurassic Park. No olvidemos a la industria también, que pergeñó Cowboys vs. Aliens en 2011. Hacia atrás, al “Túnel del Tiempo”, sin dudas, esa serie que hizo delicias de nuestra imaginación y modelizó prototipos de la Historia Universal como solo los yankees saben hacerlo. Desde la literatura, el mito del ángel caído a lo más burdo y evidente de mencionar, Frankenstein.

Tuvo secuela, Futureworld, en 1976 y con dirección de Richard T. Heffron, con una Delos perfeccionada que busca revancha, un parque de diversiones dirigido por Peter Fonda y un Yul Brynner que tiene un cameo que lo sigue mostrando como el mejor.

El detalle no menos importante: Westworld, la película, se consigue en las plataformas de streamming usuales y está más que recomendada para quienes amamos el género y también el cine.