Naturaleza Inmaculada/Paisajes Rotos, en el Museo de Antioquia

0
0

Esta exposición muestra las conexiones y tensiones entre la noción e imaginarios sobre el territorio de Antioquia, y sus distintas formas de representación y apropiación como paisaje por parte de los artistas, desde la segunda mitad del siglo XX hasta hoy. Busca profundizar en la relación que estos establecieron con el territorio, sin importar su lugar de origen, de esta manera se pone en cuestión la noción del arte producido por una simple conexión geográfica del artista con un lugar específico, a favor de unas conexiones más complejas, relacionadas con el paisaje como construcción cultural que surge de la relación afectiva o crítica que estos establecen con él.

- Publicidad -

Mirá la otra gran exposición que sucede en este mismo Museo, Relicarios, de Erika Diettes.

Artistas participantes: Carlos Uribe (Medellín, Colombia), Fernando Arroyave Calle (Itagüí, Colombia), Mauricio Gómez Jaramillo (Medellín, Colombia), Jorge Ortiz (Medellín, Colombia)
Santiago Vélez (Medellín, Colombia), Jean-Gabriel Thénot (Paris, Francia), Álvaro Marín Vieco (Medellín, Colombia), John Castles (Barranquilla, Colombia), Hugo Zapata (La Tebaida, Colombia), Juan David Laserna (Bogotá, Colombia), Adolfo Bernal (Medellín, Colombia)
Armando Montoya (Copacabana, Colombia), Rosemberg Sandoval (Cartago, Colombia)
Juan Fernando Vélez (Manizales, Colombia), Juan Manuel Echavarría (Medellín, Colombia)
Germán Londoño (Medellín, Colombia), Iván Hurtado (Medellín, Colombia), Carlos Mario Vélez Monsalve (Medellín, Colombia), Patricia Bravo (Medellín, Colombia), Ethel Gilmour (Cleveland, USA), Gloria Posada (Medellín, Colombia), Adriana María Roldán (Copacabana, Colombia), Carlos Castro (Bogotá, Colombia), Jorge Alonso Zapata (San Vicente, Colombia)
Benvenuto Chavajay González (San Pedro, La Laguna, Guatemala), Luz Helena Castro (Armenia, Colombia), Beatriz Jaramillo (Medellín, Colombia).

Naturaleza inmaculada

El paisaje a veces se convierte en una exploración personal que se concreta en actitudes evocadoras, contemplativas y en memoria de las vivencias personales del artista, o de determinada comunidad. En muchos casos está más allá de la representación, explorando y reflexionando sobre el sentido y las posibilidades comunicativas de iconografías y símbolos urbanos; en otras ocasiones sirve incluso para resaltar sonidos que se alejan del privilegio histórico que ha tenido lo visual en este género, para abordar asuntos como la migración, la memoria e incluso los acentos de un idioma dependiendo del lugar donde se habla.

Si bien existen paisajes que son invisibles debido a la marginación o el estigma por una condición social determinada, la exposición aborda la invisibilidad para mostrar paisajes que no son de fácil acceso y que están relacionados con búsquedas formales en las que los artistas trabajan bajo parámetros que, aunque tienen como punto de partida la interacción con un territorio específico y sus rituales, derivan en reflexiones sobre el concepto o noción de lugar a través de formas abstractas que interactúan en el espacio.

Paisajes rotos

La violencia política, social y armada nos ha dejado muchos paisajes rotos. Pero hay también roturas causadas por nuestra indolente relación con la naturaleza, convertida en materia prima y recurso natural. Si bien la violencia se ha convertido en un tema vacío, sin contenido, de tanto repetirse, no hay duda que está directamente asociada a la posesión de la tierra; en Antioquia, particularmente, esto ha sido una constante.

Los artistas han mostrado esas roturas sin limitarse solo a la presentación de estas problemáticas, asumiendo en muchos casos la responsabilidad de la memoria colectiva, implicándose e interactuando con el lugar y sus habitantes. También han observado la convivencia entre el mito de lo rural y las utópicas nociones de progreso y desarrollo, la modernidad fallida. ¿Dónde empieza lo rural y donde termina lo urbano? Los artistas se han situado críticamente en esta línea fronteriza y difusa para reflexionar y señalar tensiones, fugas, paradojas y posibilidades entre estas dos formas de relacionarse con la naturaleza y con la ciudad.

Mirá aquí la actividad académica planteada para esta exposición.

Naturaleza Inmaculada / Paisajes Rotos
Hasta el 5 de febrero de 2017.
Cra 52 No. 52-43, Medellín.