Barcelona: Museo de las Culturas del Mundo

0
0

 La Cultura, las culturas

- Publicidad -

El Barrio Gótico de Barcelona es bien conocido por todxs lxs turistas. Es un barrio de edificios bastante altos, antiguos, de frentes oscuros que se asoman a calles muy angostas, sin veredas, por encima de los cuales el cielo apenas se supone. Uno de sus límites es la amplia y moderna Via Laietana. Del otro lado comienza otro, barrio de edificios altos, antiguos, de frentes oscuros que se asoman a calles muy angostas, sin veredas, por encima de las cuales el cielo apenas se supone. Es en el Born donde solemos perdernos en busca del Museo Picasso y,  menos frecuentemente, en busca de otro que ocupa dos edificios muy hermosos,  queda exactamente enfrente y alberga al Museo de las Culturas del Mundo.

Llegué allí porque me llamó la atención la muestra temporaria “Ikunde. Barcelona, metrópoli colonial” que alude al centro de acogida e investigación para animales en la colonia que España tenía en Guinea, Africa, desde la cual pobló al zoo de Barcelona con infinidad de animales, entre ellos Copito de Nieve el famoso gorila albino, a la cabeza. Copito fue recogido por quedar huérfano y enviado a la metrópoli donde aparece fotografiado, en 1966, dándole la mano al alcalde de la ciudad.

En relación a la colonia africana fue la Ciudad Condal, y no Madrid, la que tuvo mayor relación con ella enviando misioneros y alimentando su comercio. La muestra sobre Ikunde es crítica, desde una mirada postcolonial, e intenta visibilizar como se sometía y ridiculizaba a lxs  “salvajes”, como se explotaban sus riquezas y se destruían sus recursos naturales. Los Noticieros NO-DO, de la época, son una buena expresión de las políticas coloniales que justificaron cualquier abuso. Pero hay más. En unos documentales realizados por investigadores de la conducta aparece el mismísimo Copito de Nieve enfrentado a una testista que le propone deshacer una cruz realizada con dos cuerdas para acceder a un premio. Copito mira… y hace lo que se le da la gana; no recibe premio pero tampoco parece importarle. La investigadora llega a la conclusión de que tiene dificultades de concentración. No parece, la expresión de Copito es muy simpática, como la de algún estudiante que le tomara el pelo a un docente que intenta evaluarle, aunque termine con un diagnóstico de Trastorno de Atención Dispersa.

Después de recorrer esta pequeña muestra recorrí la colección estable que se presenta organizada en cuatro zonas geográficas: Africa, Asia, América y Oceanía. Primera sorpresa, las culturas del mundo no incluyen a la europea, aquella no sería una cultura sino La Cultura desde la cual se analiza a las otras naturalizando su particular perspectiva. Segunda sorpresa, en la colección estable no aparece ninguna mirada crítica respecto a como se la reunió.  Es el resultado de lo que consiguieron (difícil saber por qué medios) exploradores costeados por el Ayuntamiento de Barcelona, y privados, y que formaron parte de la colección del Museo Etnológico de la ciudad sumada a la de Albert Folch. No habiendo mediado la situación colonial pareciera que todo fue obtenido de la mejor manera.

Y lo cierto es que la colección es bellísima y dispone de espacios privilegiados para ponerla en valor. A partir de aquí las imágenes hablarán mejor que las palabras; acompaño una pequeñísima selección, claramente sesgada hacia Africa porque me enamoró, con algunos datos que sirven para contextualizarlas. El casco ceremonial del Congo que incluye pelos de elefante y botones de plástico me parece una muestra exquisita de lo que Oswald de Andrade llamaba “antropofagia cultural”.

  1. Figura relicario mbulu ungulu para el culto de los ancestros. Kota, Gabón. Siglos XIX-XX. Madera con aplicación de metal.
  2. Mujer con recipiente “agarre” para contener los instrumentos de adivinación, atribuido a Olowe d´Ise. Yoruba, Nigeria 1920. Madera tallada y pintada.
  3. Máscara “mmwo” para conmemorar los ancestros femeninos. Igbo, Nigeri Primera mitad del siglo XX. Madera tallada y pintada.
  4. Máscara casco “gelede” para honrar la figura de la mujer. Yoruba, Nigeria. Primera mitad del siglo XX. Madera tallada y pintada.
  5. Proa de canoa. Papua, Nueva Guinea. Siglo XX. Madera tallada y pigmentos naturales.
  6. “Agita”, colgador de cráneos. Papúa, Nueva Guinea. Siglo XX. Madera tallada y pigmentos naturales.
  7. Mimi, espíritu de la fertilidad. Tierra de Arnheim occidental, Australia. 1960. Pintura sobre corteza de eucaliptos y colorantes naturales.
  8. Figura protectora y recipiente para sustancias mágicas. Batak, Grupo pakpak, Sumatra, Indonesia. siglo XX. Madera, banya, cuerdas, cuero, metal y fibras Ijuk.
  9. Cuchimilco, figura masculina. Chancay, Perú. 1000-1450 DC. Cerámica policromada.
  10. Horno de Mashiko, Tochigi, Japón. 1961. Gres esmaltado.
  11. Jarrón y botella. Península de Corea. Siglos XVII-XVIII. Dinastía Joseon. Porcelana.
  12. Casco ceremonial lega. Congo. Anterior a 1996. Rafia, plástico, pelos de elefante y tejido de fibra vegetal.

 

image-2017-01-11 (3)
Figura relicario mbulu ungulu para el culto de los ancestros. Kota, Gabón. Siglos XIX-XX. Madera con aplicación de metal.

 

image-2017-01-11 (4)
Mujer con recipiente “agarre” para contener los instrumentos de adivinación, atribuido a Olowe d´Ise. Yoruba, Nigeria 1920. Madera tallada y pintada.
image-2017-01-11 (6)
Máscara “mmwo” para conmemorar los ancestros femeninos. Igbo, Nigeri Primera mitad del siglo XX. Madera tallada y pintada.

 

image-2017-01-11 (8)
Máscara casco “geleda” para honrar la figura de la mujer. Yoruba, Nigeria. Primera mitad del siglo XX. Madera tallada y pintada.

 

image-2017-01-11 (7)
Proa de canoa. Papua, Nueva Guinea. Siglo XX. Madera tallada y pigmentos naturales.

 

image-2017-01-11 (5)
“Agita”, colgador de cráneos. Papúa, Nueva Guinea. Siglo XX. Madera tallada y pigmentos naturales.

 

image-2017-01-11 (1)
Mimi, espíritu de la fertilidad. Tierra de Arnheim occidental, Australia. 1960. Pintura sobre corteza de eucaliptos y colorantes naturales.

 

image-2017-01-11 (2)
Figura protectora y recipiente para sustancias mágicas. Batak, Grupo pakpak, Sumatra, Indonesia. siglo XX. Madera, banya, cuerdas, cuero, metal y fibras Ijuk.
image-2017-01-11
Cuchimilco, figura masculina. Chancay, Perú. 1000-1450 DC. Cerámica policromada.

 

 

 

 

image-2017-01-11 (10)
Horno de Mashiko, Tochigi, Japón. 1961. Gres esmaltado.
image-2017-01-11 (11)
Jarrón y botella. Península de Corea. Siglos XVII-XVIII. Dinastía Joseon. Porcelana.
image-2017-01-11 (12)
Casco ceremonial lega. Congo. Anterior a 1996. Rafia, plástico, pelos de elefante y tejido de fibra vegetal.