Sobre La cultura en el mundo de la modernidad Líquida

0
0

Sobre La cultura en el mundo de la modernidad Líquida, Zygmunt Bauman, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires 2013, 101 pp

 

Uno de los autores que produce más eco entre los alumnos, y lo hace más rápidamente, es Zygmunt Bauman, el sociólogo de la distopía modernista. Tal vez sea la simpleza de su escritura sin barroquismos autocomplacientes, o el uso de ejemplos que argumentan sus líneas narrativas a partir del cruce de autores y conceptos ajenos y propios, o el sostenimiento a rajatabla de esos conceptos que vuelven una y otra vez sobre lo dado: cabe claramente el ejemplo de la cultura líquida. Todo esto, y más seguramente, forma el atractivo de su lectura.

El caso de La cultura en la modernidad liquida un pequeño libro editado por Fondo de Cultura Económica en el que me quería detener, invita como es de suponer a seguir reforzando esa idea de liquidez, tan particular y novedosa que aparece hacia 1999, como signo de un milenarismo abarcante. Y lo hace comenzando por plantear la bella y contundente idea de andar por ciertas “peregrinaciones históricas del concepto de cultura”. Ya de por sí la idea de peregrinación, fuera de su sesgo religioso, supone un recorrido no evolucionista sino de “visita ocasional, pero fiel” a ciertos momentos y autores que pensaron la dimensión de lo cultural según sus tiempos y sus contextos.

Mirá también Murió el filósofo Zygmut Bauman

Algo que nos interesa particularmente en nuestras clases, es la idea de la inexistencia cada vez más material y concreta de la diferenciación entre una “élite cultural”, que se apropia del arte elevado, y “una cultura baja” (en términos de Huyssans) lugar donde se ubicarían todas aquellas prácticas por fuera de las Bellas Artes o las Artes Mayores.

Desde aquellas ideas cerradas, inamovibles en las que la relación con la clase social o con los proyectos de Estado Nación habían funcionalizado la idea de Cultura con un saber inaccesible, sólo para elegidos, a la progresiva trasformación del concepto de cultura a lo largo del siglo XX y XXI, no tiene en Bauman una connotación positiva.

Hoy, ninguna obra de la cultura “me es ajena”, dice, y si bien no hay una direccionalidad de determinadas obras a una clase social, en realidad la cultura se asemejaría hoy a una gigantesca tienda de departamentos con productos que se ofrecen a personas que han sido convertidas en clientes”. Para Bauman esta megatienda rebasa de atracciones que deben cambiar diariamente para no envejecer en sus ofertas: la cultura hoy es la cultura de la seducción, no desde lo amoroso, sino desde la retórica del mercado.

Estas disquisiciones fascinantes sobre el campo de la cultura dan lugar luego a un libro que plantea en líneas generales las tendencias culturales del siglo XXI, la cultura de la construcción nacional a la globalización, la cultura en un mundo de diásporas, y la relación entre el Estado y el mercado. Por lo tanto, ese primer despliegue de peregrinación se dirige hacia una lógica política dentro de lo global que es imposible de soslayar.

Invito a leer a Bauman que es unverdadero  filósofo de nuestros tiempos.