Murió Andrés Rivera

0
0

A los 88 años, en la ciudad de Córdoba, murió el escritor argentino Andrés Rivera, recordado por sus obras El farmer y La revolución es un sueño eterno, entre otras.

Marcos Ribak (su verdadero nombre) comenzó a escribir a finales de los años cincuenta. Una primera etapa de su obra está signada por su compromiso militante en el Partido Comunista (Rivera se afilió en 1945 y fue expulsado del partido en 1964). En una segunda etapa, el didactismo deja paso a un lenguaje renovador, lacónico pero potente.

Rivera obtuvo varios premios: en 1985, el Segundo Premio Municipal de Novela con En esta dulce tierra; en 1992 (un año antes había publicado El amigo de Baudelaire), recibió el Premio Nacional de Literatura por su novela La revolución es un sueño eterno; en 1993, la Fundación El Libro distinguió La sierva como el mejor libro publicado en 1992, y El verdugo en el umbral obtuvo el Premio Club de los XIII 1995.

Acerca de su llegada a la escritura, afirma el autor: “Nací en un hogar obrero. Mi padre, que era dirigente sindical, necesitaba leer, necesitaba saber. Por esa época, se reunían en mi casa otros hombres como mi padre. Bajaban de los andamios, salían de los talleres metalúrgicos, emergían de los talleres de sastres y allí estaban. Tenían pocos escritores para citar, pero los citaban, necesitaban ese mundo abstracto de la letra para afirmarse. No hubo alternativa para mí. En un momento abrí un cuaderno y empecé a escribir”.

Se va otro de nuestros grandes escritores, alguien que sintió la escritura como un imperativo y que nos deja una obra muy interesante para leer y releer: “Yo estoy convencido de que ningún libro, por bueno que sea, puede cambiar el mundo. Pero tengo que escribir”.