Voces íntimas. Relatos e imágenes de mujeres artistas, en el Museo Nacional de Colombia

0
0

Interesante exposición temporal se ofrece en la planta baja del Museo Nacional de Colombia, integrada por los trabajos de 18 mujeres artistas, 14 nacidas en Colombia, pero todas que han elegido ese país para vivir y trabajar.

- Publicidad -

Sin pretensiones de aportar a debates de género, antes bien, desde una revalorización del yo lírico de la artista, el recorrido se organiza en cinco núcleos temáticos que concentran universos personales como líneas de fuga hacia lo social e histórico. Estos cinco núcleos remiten a nodos que han tensado históricamente los lugares de la mujer, y son: La casa, Los diarios, El cuerpo, El deseo y El silencio.

Esta exposición tiene como antedecedente una intinerante que recorrió todos los municipios nacionales,  Mujeres entre líneas. Una historia en clave de educación, arte y género, que también fue producida por el Museo Nacional con curaduría de Carmen María Jaramillo.

Las obras presentadas pertenecen a: Soledad Acosta de Samper, Ana Salas, Margarita Holguín y Caro, Teresa Cuervo Borda, Beatriz Daza, Beatriz González, Feliza Bursztyn, Ida Esbra, Ethel Gilmour, Clemencia Echeverri, Hena Rodríguez, Karen Lamassone, Mariana Varela, María Teresa Hincapié, Freda Sargent, Débora Arango, Beatriz Eugenia Díaz, Adriana Marmorek.

Una vitrina que atraviesa el espacio presenta el núcleo de El silencio, con once terracotas de la sugerente Freda Sargent, nacida en Londres en 1928 pero colombiana desde la década del 50.

Dentro del núcleo de La casa, se exhibe un trabajo de Beatriz Daza: Dos días amarillos (1966, de 100,5 x 80,5 cm), en el cual se ensamblan fragmentos de porcelana, cerámica, yeso y vidrio sobre madera, perteneciente a la Colección Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo).

daza

En el núcleo El cuerpo sobresalen las obras de Karen Lamassonne, La baldosa rota (1976, de 76 x 56 cm) acuarela sobre papel de la Colección Joyce Lamassonne, que revelan una intimidad particular, a la manera de las bañistas clásicas, por fuera del canon naturalista (y voyeurista).

lamassone 2

En el nodo El deseo se configura un espacio más que potente, con La fuga del convento, pintura de Débora Arango, celoSie, de Beatriz Eugenia Díaz, y Desborda, de Adriana Marmorek.

De Marmorek también destaca una instalación de jabones usados, donados a la artista, Colección de densidades, de 2002.

20161216_184403

Otra particular pieza que pertenece a la colección del Museo Nacional es la de Feliza Bursztyn, Cama, de 1975, tándem de la que se encuentra en el segundo piso, obra cinética-conceptual.

Y por supuesto, no deja de maravillarnos las tres piezas de una de las creadoras, críticas y personajes culturales señeras en la historia de Colombia, Beatriz González, relacionadas con el núcleo de La Casa, dos bandejas y una caja, After whistler (la madre de la artista), también conocida como Ana Díaz, de 1977, un cofre joyero intervenido por la artista.

Voces íntimas. Relatos e imágenes de mujeres artistas
Del 11 de noviembre de 2016 al 5 de febrero de 2017
Museo Nacional de Colombia