#DossierPhilipRoth: El cine y sus novelas

0
0

He dedicado toda mi vida a la novela. La he estudiado, la he enseñado, la he escrito y la he leído. Y por el camino he ido dejando prácticamente todo lo demás. Creo que ya no siento ese fanatismo por escribir que durante toda mi vida he sentido. Me resulta imposible imaginarme que me enfrento de nuevo a lo que es la escritura.

- Publicidad -

Con estas declaraciones Philip Roth le informaba al mundo, a través de la revista francesa Les Inrockuptibles,  que Némesis (2012) era su última novela.Quizás por eso el cine se apresuró a cubrir ese hueco y decidió llevar a la pantalla grande dos de sus mejores novelas. Indignación y Pastoral Americana.

indignacion

Indignación  estrenada en el Festival de Sundance de este año,  es la historia de un joven judío (un brillante y prometedor Logan Lerman) que en la época de la guerra de Corea decide dejar la carnicería Kosher de su padre para estudiar derecho en la Universidad de Winesburg (Ohio) donde se enamorará de una compañera con problemas (una convincente Sarah Gadon)  y se enfrentará con mucha convicción al antisemitismo, los tabúes sexuales de la época y un nacionalismo asfixiante.

Dirigida con mucho equilibrio y sabiduría por James Schamus a pesar de que se trata de su debut a sus 56 años. Schamus ha sido guionista de varios films, productor de la mayoría de las películas de Ang Lee y fue CEO de Focus Features.

pastoral

Pastoral Americana, estrenada en la sección oficial del Festival de San Sebastián de este año, es una obra medular en la literatura de Philip Roth por la que fue premiado con el prestigioso Pulitzer, tiene otro debutante en la dirección, el conocido actor Ewan McGregor, que además interpreta al Sueco Levov  protagonista central de la historia.

Levov fue un atleta legendario casado con Dawn  una ex reina de la belleza (encarnada por la celestial Jennifer Connelly) creían ser la familia perfecta pero cuando su hija Merry (una Dakota Fanning brillante) desaparece tras ser acusada de activar  una  bomba en una estación de servicio todo parece tambalear y del sueño americano en el que cree vivir se pasa, sin transiciones,  a su pesadilla.

Como primer film de Ewan McGregor el resultado no ha sido lo esperado, quizás debería haberse iniciado con otro escritor, Roth es de difícil transcripción no solo por sus temas sino por sus procedimientos literarios y la fina ironía de esta novela.

Los Films anteriores

elegy_ver5

Roth, considerado como el más interesante novelista vivo de los últimos cincuenta años de la literatura norteamericana, cuenta en su haber con otras transcripciones de sus novelas al cine. Elegy (2008) sobre la novela El animal moribundo, fue dirigida por  la directora española Isabel Coixet y en este proyecto fue en la que más se involucró el escritor teniendo continuas conversaciones telefónicas con la catalana.

Isabel, recuerda que el cuerpo tiene más memoria que el cerebro, le aconsejó Roth, consciente de cómo la sexualidad desempeña un papel esencial en sus novelas y como el mismo David Kepesh, un profesor septuagenario protagonista de la novela, asegura como su alter ego El sexo es lo que desordena nuestras vidas normalmente ordenadas.

El film no tuvo toda la repercusión que se esperaba y algunos la consideran una de las más fallidas aventuras de las novelas de Roth en el cine, que hasta Indignación parecía una constante de los cineastas que se aventuraban en realizar cintas sobre sus novelas.

La-sombra-del-actor-2015

También se recuerda como buen intento La sombra del actor (2014), sobre la novela La humillación dirigida por el pendular Barry Levinson y con un Al Pacino que reproduce muy bien el drama de Simon Axler, un veterano actor de teatro que ha perdido su talento interpretativo.

the_human_stain-789193432-largeEn 2003 se estrenó La mancha humana, dirigida por Robert Benton que nos relata como otro profesor se encuentra dramáticamente inmerso en una relación pasional, adultera. Ni el director ni los renombrados actores (Anthony Hopkins y Nicole Kidman)  pudieron recrear el espíritu del la historia.

En los 60’ y los 70’ se establecieron los primeros vínculos entre Roth y el cine.

 

Goodbye, Columbus (1969) dirigida por Larry Pearce con Richard Benjamin y Ali MacGrawali-macgraw-film-poster-goodbye-columbus-1969-BP9N9F (debut en cine  un año antes del descomunal éxito de Love Story junto a Ryan O’Neal)  en los papeles principales. Neil Klugman (Richard Benjamin ) es un bibliotecario que se enamora de Brenda Patimkin ( otra celestial Ali MacGraw ) una estudiante aristocrática y bella. Sexo y cuestiones de clase y una madre posesiva que se niega a ver que su juventud se ha ido (parecida a la Sra. Robinson del Graduado estrenada dos años antes) componen este film con muy buena recepción en el público.

 

Portnoy’s Complaint (1972) escrita y dirigida por Ernest Lehman y música del gran Michel Legrand, sobre el primer bes seller de Roth que tiene como eje al empleado judío Alexander Portnoy (otra vez Richard Benjamin)  que confiesa a su psicoanalista sus temores infantiles, sus deseos sexuales y sus problemas con la religión judía. No tuvo aceptación en el público y la crítica se repartió entre odios y amores, casi inhallable…

PortnoyPoster

La relación Literatura / Cine siempre será conflictiva no solo por los egos de escritor y director (el caso más resonante fue Kubrick frente a King por el resplandor) sino por la forma en que el libro se constituye en guión. Roth es un escritor brillante (Ver detalles de composición literaria en el artículo de Adriana Santa Cruz) y solo un director de esa calidad pueda homologar en narrativa fílmica aquello que ya ha construido el norteamericano en la literatura de nuestro tiempo.

Lo han hecho Hitchcock y Daphne Du maurier comenzando con la mala Jamaica Inn (1939) mejorando mucho con Rebecca (1940) y lograron el pináculo con The Birds (1963) vinculo donde también Nicolás Roeg se nos impone con la excelente Venecia rojo shocking (1973) basado en ese inquietante cuento de Du Maurier llamado Don’t Look Now.

También Hammett y Houston cuando este último decide filmar en 1941 la exitosa historia noir El halcón maltés y en el plano local Soffici y Denevi en la enigmática Rosaura a las diez (1958) y este año Saer/ Fontán con la excelente El Limonero Real.

Si bien podríamos revisar decenas de estos ejemplos el vinculo escritor / director y su resultado final como film  es un tema complejo que lejos buscamos agotar en este escrito  pero lo que si podemos afirmar es que Philip Roth todavía no ha tenido ese director que pueda captar la médula de su literatura, sus procedimientos, su humor, sus  temas y climas.

Desde estas páginas pedimos por más libros, nada de jubilarse Sr. Roth.

philip-roth-in-1968-002