Rothko en su paleta más oscura, un lujo de Chelsea

0
0

Ir a Chelsea, es una experiencia sensible. Podemos chequear de antemano con qué muestras nos vamos a encontrar. Yo prefiero revisar la lista de galerías y andar el camino, descubriendo y sorprendiéndome, con  sensatez y sentimientos (Sense and Sensibility, em la obra de J. Austen).

- Publicidad -

Camino rastrillando la zona que va desde la calle 27 a la 19 de N a S y entre las avenidas 9 y 11 principalmente. Recorro las cuadras de E a O y de O a E. Zona nueva en la ciudad, junto al Hudson me recuerda a Puerto Madero. Avanzo y como quiero perder el valioso tiempo que necesitaré para las muestras que realmente me van a gustar, espío cada galería, abro la puerta, echo una mirada y si no me “llama”, sigo. Soy exigente en NY. Ja Ja.

Una herramienta útil a la hora de organizar el circuito de galerías a visitar es la página www.chelseagallerymap.com, que incluye un mapa interactivo de la zona con la ubicación y detalle de las galerías, además de información sobre exposiciones en curso y futuras exposiciones. Es la parte de la sensatez.

Llegué al 510 de la calle 25, claro. Era Pace, que tenía frente a mi, sé que jamás me decepcionará, sus muestras, como las de Gagosian son lo más. ¿Qué habrá en Pace? Me pregunte porque sé que tiene muestras descomunales. Y no me sorprendí de que esta lo fuera. Aunque, sí,  me sorprendí de que Rothko siguiera exhibiendo en NY en una galería privada. (no en el MOMA) ¡hay razones económicas…claro!

uno

Pero, ¿quién era Rothko? Este texto ploteado en la pared precede la exhibición:

“Son las seis de la tarde cuando volviendo de la galería paso frente al estudio de Mark Rothko que queda justo enfrente a mi departamento. Como tantas veces, le toco el timbre sin avisar antes, Mark me contesta y me invita a pasar. Siempre me entusiasma pensar qué tiene de nuevo. De la pared cuelga una enorme pintura en azul oscuro y negro. Enormes rectángulos de bordes suaves  flotan en un mar de color borgoña. Quedo pasmado ante tal magnificencia y le digo a Mark que la pintura me noquea. Ríe y me cuenta esta historia: Mark había elegido esta pintura para cierta coleccionista que le venía pidiendo obra. El tenía por costumbre elegir la obra que según su criterio mejor se adaptaba a la colección o la (el) coleccionista. Decepcionada por la elección que Rothko había hecho para ella, la coleccionista rechazó la pieza con estas palabras: “Sr. Rothko, quiero una pintura feliz, no una pintura  triste…rosa, roja, naranja y amarilla, una pintura alegre”. “Rosa, rojo, naranja y amarillo” Musitó Rothko, ¿no son esos los colores de un infierno?” La coleccionista  partió con las manos vacías y el jamás volvió a ofrecerle otra pintura” A.G.

dos rotkLo que la coleccionista se perdió.

 

Esta obra que sigue,  de tres rectángulos, jamás había sido mostrada en EU hasta la fecha.

 tres rot

La  muestra describe la historia del uso de los colores oscuros en sus pinturas  por sectores desde 1955 hasta bien entrados los ’60, paleta que dominaría sus últimos años.

Entre las obras se encuentran hitos tales como los murales de Seagram, baste con recordar la obra RED protagonizada por Julio Chávez.

 cuatro rot

 

En varias ocasiones, Mark se refirió a la importancia de  temas tanto trágicos como de la tragedia por ser estímulos de profunda belleza. Especialmente las tragedias griegas en su relación con temas humanos trascendente acerca de las emociones humanas y las verdades universales. Aunque los colores, la composición, y los niveles de intensidad cambien, “los temas heroicos permean sus pinturas”, según Arne Glimcher[1].

 rotk final

En la muestra revela las variaciones cromáticas en los valores oscuros, que destacan el tema subyacente en su pintura. A lo largo de su vida el acto de pintar fue, para Rothko un acto “positivo, una experiencia exultante. El trabajo de su vida ha sido la expresión de la emoción pura y el color, su medium”

Mark Rothko (1903 Dvinsk, Rusia – 1970 New York) está considerado como uno de los artistas más importantes del siglo XX.

 roti rotk final

Esta es la décima  muestra individual de Rothko en la Galería Pace. Y está formada por piezas de colecciones privadas, préstamos de museos, como el MOMA, o la National Gallery de Washington, entre otros y se presenta un libro con escritos del mismo Rothko.

Seguir Pace en Fb. Factbook.com/pacegallery
Instagram.com/paceagallery.

Todas las fotos, tomadas por la autora de la nota, María Pichot.

[1] Arne Glimcher, nacido en 1938 marchand, coleccionista y dueño de la galería Pace.