Otras pantallas: The Handmaiden, de Chan-wook Park

0
0

Buscar en la web cine para ver online suele conducir a bellas sorpresas, como es el caso del hallazgo de esta película, The Handmaiden, última producción de Chan-wook Park (Seúl, 1963), conocido entre la cinefilia iberoamericana por su Trilogía de la Venganza: Sympathy for Mr. Vengeance (2002), la aclamada Oldboy (2003) y Lady Vengeance (2005). Otro título que se recuerda de Park por estos lares, es Lazos Perversos (2012).

Raro director, cuando menos oscuro, aunque utilice los recursos del cine narrativo de industria para contarnos esta historia no menos comercial basada en la novela Falsa identidad, de la escritora de libros románticos Sarah Waters. También existe la versión “oficial” de este libro, titulada Fingersmith, que tiene una miniserie de la BBC en dos capítulos estrenada en 2005, que respeta los datos originales de la novela, que transcurre en Londres, hacia 1862. Esta serie también puede verse recurriendo al sitio más popular a la hora de ver videos online, de manera libre y gratuita.

Con The Handmaiden, la historia transcurre en Corea, en la particular isla de Jeju que es hoy un atractivo turístico de Corea del Sur, al punto de desarrollarse allí una importante residencia artística internacional. El panorama es el de la década del 30, atravesada por la colonización japonesa, la pobreza y el debate entre la diáspora que no es solo física sino también cultural y linguística, lo que la película plantea en el uso de japonés, coreano y dialecto propio.

Lo que sorprende es la estética, el vestuario, el juego entre palabra el imagen, los relatos eróticos enmarcados, los guiños a grandes films (The Pillow Book de Peter Greenaway) y los grandes ilustradores japoneses, llegando inclusive a poner en vivo y en directo al pulpo de la célebre estampa ukiyo-é de Katsushika Hokusai, El sueño húmedo de la mujer del pescador.

También destaca el juego de traducciones entre arquitecturas, entre el castillo inglés y el tatami, y el eclecticismo musical.

La estructura narrativa plantea un feliz ida y vuelta, donde, en la segunda parte del film se desanda lo visto y lo que sabemos para cambiar el punto de vista y desarrollar otra historia, en un juego de engaños, de burlador-burlado, que reelabora elipsis y recompone lagunas para rearmar la historia.

Un detalle no menor es el final feliz, de chicas súper poderosas que se salvan entre ellas, cosa no menor en las películas del género lesbico, con toques de cine de heroínas, y el tratamiento grotesco de los personajes masculinos, especialmente hacia el final de la película, que pasan de dominadores a dominados.

Otras pantallas: posibilidad que brinda el internet de ver buen cine, solo hay que buscar…