Casanova Variations

0
0

¿Quién no recuerda al perverso genial del Casanova encarnado por Donald Sutherland en el film de Federico Fellini adaptación de “Storia della mia vita” de Giacomo Casanova? Un libro de memorias con las aventuras amorosas del escritor del siglo XVIII que arrancólas imágenes más majestuosas y metafóricas del gran Federico.

En esta ocasión, el director austríaco Michael Sturminger toma un momento puntual de la vida de Casanova: los últimos años que pasa el veneciano (muere en 1798) como bibliotecario del palacio checoslovaco del Duque de Waldstein. La historia tiene que ver con la visita de una dama, ya madura, Elisa von der Recke, muy interesada en el manuscrito que comienza a escribir y ex amante abandonada.

El primer atractivo de la película es sin duda la actuación de John Malkovich, un conocido frecuentador de las intrigas del siglo XVIIII, protagonista de la gran Relaciones peligrosas de Stephen Frears.

La puesta en abismo es lo otro interesante en el film de Sturminger: el escenario teatral trasciende hacia el lugar de espectador en tres estadíos: la platea y los palcos de la Opera de Lisboa son invadidos por los actores que continúan la obra en ese espacio (la película empieza con la llegada de los espectadores al teatro donde se va a celebrar una función en inglés de “The Casanova Variations” con Malkovich); la alteración temporal hacia el fin del siglo XVIII en el castillo de Waldstein y por ultimo, la irrupción permanente del presente real de los actores de la obra que se pone en escena: John Malkovich haciendo de Casanova, fumando en el intervalo, disculpándose por un falso ataque al corazón en escena o sorprendido con la pregunta que le hace una fan: sr Malkovich, Ud es gay?.

Ese constante desdoblamiento en el presente y hacia el pasado se constituye en un efecto para el autor que construye a sus actores, o para el escritor que monitorea a sus personajes, a sus cantantes operísticos (excelente Florian Boesch en su papel de Casanova joven) de las óperas de Mozart. (Habrá conocido Casanova a Mozart?). Hay un juego de cajas chinas que resulta travieso en la primera hora pero que se agota en el uso excesivo de ese recurso amanerado, aumentado por una molesta cámara movediza, y que nunca termina de inquietar. Puesta en escena de la puesta en escena de la puesta en escena.  Malkovich logra encontrar el tono de un Casanova decadente, tanto que él también corre peligro de caer en esa misma decadencia.

Coproducción entre Portugal, Francia, Autria y Alemania, Casanova Variations es muy rococó y muy postmoderna a la vez. El amor en todas sus formas pero ansiado, imaginado y relatado desde la vejez,  es el otro gran tema de esta Casanova Variations excesivamente cargada y artificiosa.

SALAS de estreno en Buenos Aires: Artemultiplex Cabildo, Patio Bullrich, BAMA, Village Recoleta.