Amor Sexo e Internet: El impacto de la tecnología en las relaciones humanas

0
0

Dentro de la escritura de Javier Berdichevsky es posible rastrear una continuidad en sus reflexiones. Desde “Contando Armas”, -quien recibió el Premio Nacional de Novela-. una historia dura sobre el modo en que se relaciona una familia, donde esta tan presente el amor, como el odio. Y donde parece no haber ninguna salida para la sanación. Salvo la que utiliza su autor como catarsis, que son las armas del poder del lenguaje, que hacen del relato la única posibilidad de correrse del dolor.

- Publicidad -

El segundo texto que escribe junto a Adrián Sapetti, si bien es un ensayo, no casualmente se llama “Historias de Amor y Desamor”, y creo, que desde que leí su primer manuscrito, tuvo siempre el mismo objetivo: ahondar en las experiencias de todos aquellos que -a pesar de todo – seguimos intentando construir una relación de pareja sana. Sus personajes apelan al anonimato, para poder ser lo más sinceros posibles a la hora de poner sobre el tapete sus sentimientos, sus grandezas, sus miserias, sus alegrías y sus miedos.Y en este sentido este texto resultó catártico para todos. Para los que lo escribieron y para quienes lo hemos leído.

image-2016-12-06

Porque cada realidad, cada subjetividad, cada modo de entender y percibir el mundo, se vio reflejada en el lenguaje, no sólo como poder comunicativo, sino como poder referencial.

Sabemos que las nuevas tecnologías han permitido que el diván del sicoanalista haya dejado de ser el único lugar para una búsqueda privada del amor, con la capacidad de unir lo real, con lo imaginario y lo simbólico. Ahora a esto lo hacemos desde las redes sociales y desde los sitios de encuentro.

Amor Sexo e Internet reflexiona con lucidez y emotividad, sobre el enorme impacto que estas tecnologías tienen en las relaciones humanas. Donde vemos una descripción pormenorizada de la realidad, mucho trabajo de campo, y sobretodo, un fuerte deseo de rescatar el lado luminoso de la web.

Internet es una metáfora de la vida post- moderna, una revolución tecnológica -que apunta a continuar modificando la forma en que vivimos, nuestras costumbres, el modo en que nos relacionamos, y el lenguaje que usamos para comunicarnos. Porque se ha trasformado en el eje compulsivo de nuestras vidas, haciendo de cada intimidad un espectáculo.

En principio, porque frente a tantas posibilidades de comunicarnos instantáneamente, lo que en realidad estamos haciendo es desconectarnos de nuestra propia identidad, y de nuestra esencia como seres humanos únicos, y perfectos.Y en segunda instancia, porque este trabajo que representa escribir diariamente la novela de nuestras vidas, a la hora de comunicarnos, tiene mucho de ficción.

Si bien es cierto que no somos iguales como hijos, que como padres, como hermanos, amigos, o como amantes, y que nuestro modo de presentarnos conlleva siempre un modo de representarnos frente al otro. También es cierto y se trata de otra cosa, que lo que subimos a la web, no siempre se encuentra en consonancia con la realidad. Y eso dista mucho del acto de comunicarnos sanamente, con la idea de construir un vínculo sano, y verdadero.

 Y lo verdadero,.. siempre va a ser lo auténtico.

Hay una escena en Todo sobre mi madre de Almodóvar que me quedó grabada, y que creo es la más maravillosa del film, que tiene que ver con la obsesión de su director con la cuestión de la identidad.

En ella, una ex prostituta travesti llamada Agrado sube a un escenario para reemplazar a una actriz ausente. Dado que la obra no puede ser representada, Agrado cuenta la historia de su vida. Sin embargo, ésta no consiste en un sketch autobiográfico, sino en la enumeración de las cirugías plásticas a las que Agrado se ha sometido, así también como el precio de cada operación. En ese juego de transformación y realidad, Agrado ha pagado el derecho de ser quien es. Hacia el final de su actuación, Agrado señala: “Me ha costado mucho ser auténtica. Porque una mujer es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”. Almodóvar no se pierde la oportunidad de subrayar el valor de lo falso en la construcción de la identidad.

Me pregunto: ¿Cuando escribimos o re escribimos la novela diaria de nuestras vidas, qué papel viene a jugar lo falso en la construcción de nuestra identidad?

Es claro, que todos somos más auténticos, cuanto más nos parecemos a aquello que hemos soñado sobre nosotros mismos. Lo que sí debemos evitar es intentar todo el tiempo agradar al otro, y menos aún ser ser la causa de su deseo. Y pienso, que en una comunicación sincera podemos llegar a expresar todos nuestros deseos. Y a la vez escuchar y compatibilizar con los del otro. Y ese es el enorme desafío que este nuevo lenguaje nos plantea.

Amor Sexo e Internet responde a múltiples interrogantes, descontando que la Comunicación no se consigue con la simple decodificación de una señal lingüística, sean oraciones, palabras, signos, o emoticones. Porque esto, se encuentra muy lejos, de las representaciones que necesitamos, para conectarnos a otros seres con honestidad. Y en consecuencia, darnos a conocer, desde aquellos sentimientos que representan, más que nada, lo que hemos soñado sobre nosotros mismos.