#MDQFEST 2016 Caballo de Hierro

0
0

Cuando el pasado se ocupa del pasado o como se inventó la épica.

El Sábado a la noche los que pudimos asistir al delicado y bello Teatro Colón  vivimos una experiencia inigualable, ver Caballo de Hierro del recordado y prolífico director John Ford con música en vivo interpretada por la Orquesta Sinfónica de Mar del Plata bajo la dirección del maestro Diego Lurbe, nos ha dejado los ojos abiertos, extasiados.

Una increíble partitura de John Lanchbery (adjuntamos link del film completo)  transportó a los espectadores a un viaje temporal doble, primero a la época del cine mudo más precisamente a 1924 y a través del film al inicio del tendido ferroviario en los albores del siglo XIX .

wt43_johnford

Caballo de Hierro es una historia épica y romántica  con amores, traiciones  héroes y finales esperanzadores  que nos trae ecos de otros climas espirituales donde el cine estaba en una etapa fundacional tal tanto como la historia de los ferrocarriles que narra.

Y el parentesco entre el cine y el ferrocarril no solo es técnico (el movimiento de la cintas y el tren a través de un sistema mecánico) sino conceptual y simbólico:  el cine fue un fenómeno logístico de masas ya que transportaban a  multitudes/espectadores a lugares y tiempos que nunca conocerían, que nunca experimentarían siendo quizás la base subjetiva de lo que hoy conocemos como experiencia virtual .

Como todo Pionero Ford rodó el caballo de Hierro en difíciles condiciones climáticas y mostró pericia, siendo un joven aún, para manejar un numeroso elenco que pudiera emular aquellas situaciones que soportaron los trabajadores que realizaron la construcción del ferrocarril Transcontinental para las compañías Union Pacific y Central Pacific entre los años 1863 y 1869.ford -obrien-train

Si bien el centro del relato épico y romántico se lo lleva  la pareja constituida por los actores  George O’Brien y Madge Bellamy , Ford abre un pequeño y sutil espacio para la ironía en  los personajes de tres viejos borrachines irlandeses que si bien colaboran con entusiasmo en el tendido  de la vías dejan translucir las penosas situaciones que debían atravesar los trabajadores por falta de pago, de salud, con comida escasa, muchas veces amenazados por belicosos indios trabajando en condiciones climáticas durísimas, casi una ventana a lo que serían los climas de sus western en la madurez.

Sin volverme  melancólico me pregunto ¿en qué se ha convertido el cine en nuestros tiempos, es una experiencia colectiva, hipnótica  o todo lo hemos reducido a un goce personal en 3D de abundantes palomitas y burbujeante gaseosa donde el otro siempre molesta?

john ford

https://www.youtube.com/watch?v=c_DR_VQpY-A