Lucía Reissig y Nina Kunan nos abren su taller

0
0

Este sábado 12 de noviembre, de 17 a 22 horas abrirán las puertas de su estudio dos jóvenes artistas latinoamericanas: Lucia Reissig y Nina Kunan. La cita es en Casa Donado (Donado y Juramento, Villa Urquiza) y nos invitan a celebrar con ellas el fin de ciclo y brindar por el que viene.  El taller que comparten hace casi dos años tendrá su fin, cerrando un proceso creativo retroalimentativo y de hermandad.

Lucía Reissig realiza su obra en formatos heterogéneos, que van desde instalaciones, acciones performativas e intervenciones urbanas; siendo el medio elegido el resultado de una necesidad comunicativa. El eje temático que atraviesa su obra es la política de frontera: las barreras identitarias en cuanto al género, la pertenencia fragmentada en la migración y  el juego con la línea que separa lo privado de lo público. Muchas de sus propuestas nos llevan a transitar pasajes de un borde a otro, haciéndonos cuestionar nuestro propio posicionamiento y otras veces si existe realmente un umbral divisorio. “Lo personal es político” cobra materialidad en su obra si tenemos en cuenta sucesos claves de su vida. Tanto su familia materna de origen guatemalteco, como la argentina del lado paterno, emigraron a Estados Unidos, donde ella vivió en durante el 2013-2014. Su arte es el espejo de aquello que la interpela: la población latina en el exilio, el movimiento Black Lives Matter, surgido con el auge de la visibilización del gatillo fácil y la violencia policial contra la comunidad afrodescendiente  en EEUU; el nacimiento del fenómeno Ni Una Menos en el 2015; etc.

Cajas, instalación en "El ojo errante", Galería de Arte Contemporáneo (2015).
Cajas, instalación en “El ojo errante”, Galería de Arte Contemporáneo (2015).

 

En la otra mitad del taller en Casa Donado, Nina Kunan se dedica a su obra plástica. Trabaja tanto en pequeño formato como realizando grandes murales y bajo el lenguaje de la pintura y el dibujo, su obra gira en torno a figuras orgánicas, derivadas morfológicamente de las formaciones geológicas, que oscila entre lo figurativo y la abstracción. Plantea islas flotantes de pensamiento  funcionales a códigos poéticos de representación de la naturaleza. Sus composiciones juegan con la forma del vacío y la condensación de estructuras, el fluir del agua entre sistemas rocosos y su fusión con un fuego que lo consume todo. La artista cuenta como estos sistemas naturales ancestrales le interesan en equivalencia al proceso de las construcciones sociales, dadas por sedimentación-superposición de conceptos entramados a lo largo de la historia.

nina2
Sin título, tinta sobre papel (2016).

 

MJ: ¿Cómo describirían su proceso creativo?

Nina Kunan: Diverso, fluctuante, múltiple. Dependiendo qué tipo de proceso sea lo encuentro de una manera distinta. En un mural prefiero los planteos previos en base a bocetos, al lugar, al contexto y la pared mientras que en el taller la experimentación y la insistencia propia de un oficio se conjugan. El dibujo puede darse a partir de trazos azarosos que llegan a revelar cosas, hasta que hable por sí mismo (en el mejor de los casos); o también puedo tener una idea y traducirla en una forma, pero por suerte esa traducción siempre se pierde generando nuevas cualidades.

Lucía Reissig: mi proceso creativo siempre cambia, pero últimamente respondo al sistema de la necesidad inmediata. Es un proceso rápido y quizás hasta un poco violento. Suele haber un disparador que lo activa. En el último año hice mucho uso de la palabra, tanto como sujeto activo de una obra o como la disparadora que lleva a un trabajo. No suele interesarme mucho la prolijidad, tampoco tener proyectos largos ni una rutina de taller. No desarrollo ningún oficio en particular y  no trabajo en serie. A veces paso bastante tiempo sin hacer nada y otras veces trabajo todos los días. También creo que los procesos de silencio y de no producción material son parte del hacer: me gusta leer, hacer clínica, participar políticamente, ver muestras, ver obras por internet.

 

MJ: ¿Quiénes son sus más grandes influencias?

L: mis mayores influencias son los trabajos de Doris Salcedo, Teresa Margolles, Edgar Calel, Louis Bourgeois, Trecey Emin, Ana Gallardo y Carlos Leppe.

N: Todos los maestros del grabado chino y japonés, mi profesor Eduardo Stupía, el dibujo de Pat Perry, los paisajes de gran escala de Ana Gallardo, ahora descubrí hace poco a Per Kirkeby, legendarios como Matisse, Susan Sontag, Barbara Kruger. También mis amigos y mi familia, pensadores, escritores, y en especial admiro a muchos artistas que hacen lo que yo nunca podría hacer.

 

MJ: ¿En qué están trabajando en este momento?

N: En una fase experimental de dibujos y estudios basados en incendios, erupciones volcánicas y explosiones de bombas atómicas o testeos nucleares.

L: actualmente tengo dos trabajos en proceso. Por un lado estoy haciendo una bandera,  para colgar afuera de algunas instituciones de arte. Tiene escrito datos duros sobre los femicidios en Argentina. Por otro, un proyecto que tengo abierto hace unos meses,  de mis trabajos más largos. Es una paleta tipo pantone con los colores de piel de todo mi árbol genealógico. Las gamas van desde lo más rosado alemán, el más violáceo guatemalteco, el ocre boliviano hasta el afro-maya, trabajando mi identidad mestiza a través de los colores de piel de mi familia. Mientras esto pasa, hago además proyectos muy cortos que quizás no duran más de un día.

Las artistas nos esperan en su Open Studio para compartir con el público los procesos íntimos que atraviesan sus producciones, visibilizar lo que no fue y lo que está siendo gestado. ¡Los esperamos!

Sábado 12/11/2016. Casa Donado, Donado 2145, Villa Urquiza.