Kosice Hidroespacial

0
0

En el Centro Cultural San Martìn se estrenò el 4 de noviembre este documental de Gabriel Saie sobre la vida y obra de Gyula Kosice. Charlamos con su director

 

Sonia González: ¿Cómo surge la idea de hacer un documental sobre Gyula Kosice?

Gabriel Saie: A mí me pasó con la obra de Gyula lo que a veces pasa con los músicos populares. Uno escucha determinada canción muchas veces en distintas situaciones y a partir de un momento, llegás a conocer el nombre del artista y lo asociás a todas esas obras que habías escuchado cantidad de veces. De la misma manera, la primera vez que vi una obra de Gyula después no recordaba de quien era. Sin embargo, me llamó mucho la atención. Es una obra hidrocinética que estaba en la planta baja del Museo Nacional de Bellas Artes, rodeada de cuadros. Claramente esa obra con agua, luz y movimiento proponía un lenguaje diferente que las otras. Esa fue mi primera aproximación y mucho tiempo después, caminando por el barrio de Almagro, encontré el Museo Kosice. En el lugar, vi muchas de sus obras hidrocinéticas, y supe que las esculturas que había visto antes eran del mismo autor.

Llegué al estudio bastante de casualidad. En el 2012, en la época de elecciones presidenciales, vi un cartel que decía “Hidraulizar la política y chau”, donde aparecía Kosice detrás de una cortina de agua. Se me ocurrió que debía tener su taller en el barrio y empecé a buscarlo. No tuve ninguna novedad durante varios meses, y un día caminando cerca de ese lugar veo el frente de una casa, pintado totalmente de celeste y con una gota de agua en acrílico transparente. Era ahí. Después fui a una visita guiada en el Museo, y cuando terminó me acerqué a él. Le propuse si quería que hiciéramos el documental sobre su vida y obra y así empezamos.

SG: ¿Venías trabajando con el formato documental? ¿Por qué?

Gabriel Saie: Venía trabajando el formato documental hace bastante tiempo. En 2009 había quedado seleccionado con un corto documental en el BAFICI que se llama “Nuestra casa”. Cuenta cómo un grupo de piqueteros y desocupados se organizaron en una cooperativa de trabajo y lograron construir sus propias viviendas, el complejo habitacional Monteagudo, en el barrio de Parque Patricios. Ese documental lo generamos con unos amigos dentro del marco de la facultad. Me sentí cómodo con el formato y a partir de ahí seguí desarrollándolo.

SG: Teniendo en cuenta los lineamientos que se plantea Kosice en relación al arte: no representar, sí crear o inventar ¿Cómo se muestra a Kosice en el documental? ¿La decisión de hacer un documental con escenas recreadas desde la ficción fue una decisión tuya o la decidieron en conjunto? ¿Cómo se plantea esta tensión entre documental y ficción?

Gabriel Saie: Desde el principio, tuve la idea de hacer un retrato audiovisual trasponiendo los elementos formales de la obra de Kosice. Su obra propone una dinámica particular, desde el movimiento, la luz y el agua, y nosotros desde la realización queríamos respetar eso y potenciarlo. También nos interesaba representar la figura de Kosice, a partir del mito que él construye de sí mismo, y que presenta de una forma cristalizada. Por ejemplo, una y otra vez cuenta las historias de la misma manera, incluso con las mismas palabras. Esta cristalización de su propio mito está mostrada a partir de las escenas de ficción, que se tensionan con las del registro documental observacional o de entrevistas, y muestran las grietas en ese discurso cristalizado.

SG: Ademàs de la utilización de los recursos cinematográficos como los flashbacks y la reiteración de imágenes icónicas como algunas obras de Kosice, creando espacios reconocibles, me llamó la atención cómo trabajás con el tiempo y generás los distintos ritmos ¿Querés hablar de eso?

Gabriel Saie: Trabajamos con entrevistas y con lo observacional proponiendo cierta dinámica de montaje ágil, pero también hay momentos de la película que nos proponen dejarnos llevar, introduciéndonos en la obra de Kosice. La obra en sí propone una dinámica, y como en una inmersión, buscamos que el espectador pueda sentir el agua con el cuerpo a partir del sonido, desde la percepción sensorial de la obra, por las oscilaciones de luz y las burbujas que suben permanentemente… como también sube él a los trece años en la escena en que está sumergido.

SG: Muchas veces se asoció el viaje en barco como inmigrante a la Argentina a los cuatro años, como la experiencia fundacional de la obra de Kosice, pero por otro lado se sabe mucho menos sobre su experiencia con el agua en la adolescencia que también pudo haber impactado de alguna manera. De las dos versiones de la historia personal que ligan la obra de Kosice con el agua ¿por qué te inclinaste por el suceso de los trece años?

Gabriel Saie: Me pareció que la experiencia de los trece años tiene un anclaje más fuerte que la del viaje en barco a los cuatro años. Es menos probable que un chico de esa edad tenga recuerdos vívidos del agua del océano y el cielo como inspiración para su obra. Por otro lado, la experiencia de los trece años plantea una vinculación muy fuerte entre el arte y la vida, el arte como necesidad de vida.

SG: ¿Cuál fue el criterio para elegir las obras? ¿En que incidió la elección del recorte?

Gabriel Saie: Fue desde un criterio subjetivo, haciendo un balance entre las obras más representativas de su trayectoria desde la historia del arte, y las que más me gustaban. Tuve en cuenta cuales obras podían jugar mejor audiovisualmente, como por ejemplo, una que está compuesta por dos semi-esferas con tubos de agua que las comunican y oscilación de luces LED. Me interesó darle jerarquía a esta obra, porque para mí es paradigmática dentro de las esculturas hidrocinéticas, más allá de lo que proponga o no la historia del arte. Esa obra, vista en la oscuridad, es mágica.

SG: Podemos apreciar un gran trabajo en lo que es la composición y textura del sonido de la película, como por ejemplo la variedad de sonoridades del agua ¿Nos querés hablar sobre el trabajo de sonido?

Gabriel Saie: El sonido es la mitad de la película y nos llevó muchísimo trabajo. Elaboré el montaje solo durante cinco meses y después trabajamos tres meses más con Federico Rozas, el co-editor de la película. Finalmente yo trabaje un mes más, haciendo un total de nueve meses: un parto (Risas) En el transcurso del armado surgieron diferentes leitmotiv, calidades sonoras y elementos precisos, para trabajar las bandas. Hay sonidos secos, que vinculan los pasos de Gyula con el tic-tac de la obra Una gota acunada a toda velocidad, por ejemplo. También, otros graves y climáticos, como los que se oyen en las profundidades del agua. Lo bello del sonido es que el espectador tiene mucho menos filtro racional que con lo visual. Llega por una vía más directa. Andrés Marks tomó el sonido directo desde distintas distancias y posiciones del micrófono, lo que permitió generar una espacialidad muy interesante. Al mismo tiempo, como cada obra con su motor y aireador suena en distintas notas, esto se tuvo en cuenta al momento de realizar la música para que quedara armonizada.

SG: ¿Te parece que ese mito que te interesa rescatar sobre la figura de Kosice se relaciona con una utopía o con una esperanza? ¿Está relacionado con el libro del artista “500 lugares para vivir” donde cada lugar es inventado como una utopía realizable librada a la imaginación?

Gabriel Saie: Creo que Kosice jugaba con la utopía de una manera muy inteligente. Porque la palabra utopía plantea la idea de “no lugar”, pero a su vez la podemos interpretar como eutopía que significa “el buen lugar”. En la Ciudad Hidroespacial hay lugares donde uno se puede realizar más íntegramente como ser humano, hacia una vida más poética. Kosice jugaba con esta tensión, afirmando que la Ciudad Hidroespacial “no es una utopía”, sino algo realizable.

Gabriel “Saie” Fiszman nació en 1985 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se graduó de Diseño de Imagen y Sonido en la Universidad de Buenos Aires (UBA), y Dirección de Cine y TV en TEBA. Fue seleccionado en el BAFICI Talent Campus 2009 por su cortometraje documental “Nuestra Casa”. Realizó la pieza audiovisual “Caja” (2009) que participó del Festival VideoDanzaBA y el cortometraje “La Orilla” (2010) que fue exhibido en el SCDF. En 2013 obtuvo la Vía Digital del INCAA para realizar su primer largometraje como director: “Kosice Hidroespacial”, retrato de la vida y obra del artista de vanguardia Gyula Kosice, que fue exhibido en BAFICI 2016. “Cuerpo de agua”, una versión expandida en formato video-arte, fue instalada en el Centro Cultural Recoleta y el CC General San Martín.

Título original: Kosice Hidroespacial
Estreno: 04.11.2016
Clasificación: Apta para todo público
Actores: Gyula Kosice, Max Pérez Fallik, Vivian Luz, Irina Fallik, Ladislao Gyori.
Director: Gabriel Saie
Guionista: Gabriel Saie
Director de fotografía: Mariano Suárez
Música: Juan Pablo Dos Santos
Montaje: Federico Rozas

Funciones Especiales de Kosice Hidroespacial con invitados y el director del film, de jueves a domingo a las 20hs, durante noviembre en el Centro Cultural General San Martín (Sarmiento 1551). Entrada general $40, estudiantes y jubilados  $25.
Jueves 10/11 > Función con la presencia del Director
Viernes  11/11 > No hay función
Sábado 12/11>  Función especial con Pablo Suárez, crítico y ensayista de cine
Domingo 13/11  > Función con la presencia del Director