Miss

0
0

Tras su presentación internacional en el ultimo BAFICI, se estrena comercialmente el próximo jueves 27, Miss, ópera prima de Robert Bonomo.

La película arranca con una ficción dentro de la ficción y una voz narradora que es la del protagonista, tambièn Robert (como el director), tal vez de los personajes más inusuales que el cine argentino dio en mucho tiempo. La primera historia, la de un hombre que se encuentra de pronto entre dos mujeres, tiene un final trágico, la segunda historia desestima esa ficción para entrar en la vida de Robert, un joven chino-japonés que consigue trabajo como cuidador de la mansión de una Miss Argentina y hace castings de extra en publicidades.

Aunque hay un conjunto de elementos que hace que Miss se distancie del espectador, lo mismo que distancia capta la atención: se ingresa rápidamente en el juego de sus actuaciones demasiado limitadas, o los encuadres que nunca salen del normal plano general, de conjunto o plano medio, colores llamativos, y música minimalista. En muchos momentos, la mayoría, Miss opera describiendo a través de las acciones de sus personajes caminando por la ciudad de Buenos Aires presentada en formato de postal turística, una ciudad limpia (impecable mejor dicho) y vacía que habilita cierta superficialidad de las palabras, las emociones y los sentimientos. Todo lo que Robert dice cuando se enamora de la joven aspirante a modelo lo siente porque lo dice y lo que dice también es mínimo, simple no da lugar a dudas, ni sospechas, ni incertidumbres. Tan límpido como esa ciudad idealizada y desodorizada.

El filme, producido por el propio director, por Juan Villegas y Paula Zyngierman, cuenta con las actuaciones principales de Malena Villa y Roberto Law Makita, y termina siendo al fin y al cabo, al menos una propuesta curiosa, puede servir también de parámetro para pensar el cine que nos espera en los próximos años: historias de amor livianas con lindos escenarios y situaciones enmarcadas en temas personales no demasiado existenciales, ni inmersas en ninguna problemática social, claro.