DocBuenosAires 2016: El día Nuevo

0
0

El día nuevo, palpitando
Como un ala en las manos… (Juan L. Ortiz)

Los franceses denominan roman-fleuve a una serie de novelas hechas por un mismo autor que tienen personajes y temas comunes, novela río en su traducción literal nos habla de una narración sobre una línea de tiempo donde las acciones confluyen en un mismo punto de la narración.

Hay cuatro films de Gustavo Fontán que se construyen sobre el río, tanto en lo físico como en lo metafórico: La orilla que se abisma (2008), El rostro (2013) El Limonero Real y El Día Nuevo ambas estrenadas este año y la última ofició como apertura del  #DOCBuenosAires 2016.

maldonado

Los cuatro también postulan diferentes relaciones con la literatura y con escritores como Juan L. Ortiz, Arnaldo Calveyra, Juan José Saer y Gloria Peirano. Los primeros tres, oriundos y habitantes de las orillas del Paraná. En esas Coordenadas literarias y físicas, Fontan ha elaborado una suerte de Macondo fílmico donde los protagonistas son o actúan de simples pescadores que, a pesar de las tragedias cotidianas, viven amarrados a sus rutinas como una forma de superar ausencias.

En El día nuevo, es casi una observación poética de Maldonado, un isleño  que vive en un rancho realizando todo tipo de actividades vinculadas a su vida como pescador donde solo tiene la compañía de perros, gallinas y una cotorra que es el único  ser vivo con el que intenta conversar.

Intermitentemente aparece una voz en off (voz y texto de la escritora Gloria Peirano) que cuenta la historia de una mujer que abandona a su marido y se va río arriba con su hija. Esa historia mínima le sirve al director para plasmar cierta ambigüedad que no estaba presente en El Limonero Real  ¿es Maldonado el hombre abandonado? ó ¿son dos historias de soledad e incomunicación sin ninguna vinculación?rio EDN

Si se toma uno u otro punto de partida, la interpretación del film varía, pero en cualquiera de ellas vemos a las personas atadas a ciertos ritos para sobrevivir, a ciertas repeticiones que pretenden exorcizar el paso del tiempo para alejar los pasos ciertos de la muerte.

La isla donde vive Maldonado es una especie de cosmos singular e intransferible en el que cada lugar nos refiere a un misterio que supera la simple historia y edifica mediante la densidad de sus imágenes una noción de eternidad, un espacio atemporal por la presencia de una metafísica de la mirada pero también porque los que no tienen un futuro viven el día nuevo como un lugar sin tiempo.

Los films de Fontán son un abismo que nos observa, tanto desde el fondo de un camino, desde una selva hipnótica, desde el río que todo lo atraviesa o  desde un rostro como el de Maldonado que oficia como un mapa de lo no dicho, un existencialismo en movimiento susurrado por un Sartre orillero.perro EDN

La cámara de Camara (Luis el responsable de la fotografía) pareciera no tener un punto fijo, flota, se desliza,  como si fuera una nube, una canoa, un pájaro nuevo e inteligente, nada es estable todo está fijado sobre una suave inestabilidad.

El resultado no es concreto, solo parece decir: nunca dejar de filmar, nunca dejar de escribir, nunca dejar de ver aún cuando lo que viste lo has visto miles de veces porque lo que importa en la mirada es encontrar lo que hostilmente se nos oculta.