DocBuenos Aires 2016: De guardia

0
0

Dice Fernando Pessoa: “Me hablaron de pueblos y de humanidad. Pero nunca he visto ni a los pueblos ni a  la humanidad. Vi a todo tipo de personas, sorprendentemente diferentes. Cada una separada de la otra por enormes espacios despoblados.”

La frase pregna. Migración, pobreza y salud son los grandes temas que nos contactan tras estas letras blancas sobre fondo negro. Un documental de la francesa Alice Diop, realizadora francesa con padres senegaleses con varios documentales previos (A Tour du monde 2005; Clichy pour l’exemple, documentaire 50′, 2005; Les Sénégalaises et la sénégauloise, 2007 y La mort de Danton, del 2011.

El titulo original es La permanence y transcurre, luego de esa gráfica, no en un enorme espacio vacío sino en el pequeño espacio cerrado de un consultorio del hospital público Avicenne de Bobigny, en el conurbano parisino. Allí un médico clínico, acompañado por una psiquiatra y una asistente social, escucha y atiende distintos casos de migrantes, exiliados, refugiados, africanos, indios, pakistaníes, bengalíes, esrilanqueses. El Dr Geeraert expide certificados dirigidos a prefectura, o a las distintas oficinas ministeriales ocupdas de dar pensiones, hospedaje o tal vez trabajo. La cámara no toma el espacio en su totalidad, lo que vemos es mayormente los rostros de esos pacientes, atendidos por dolores o trastornos psiquiátricos como la depresión o la falta de sueño.

La resolución fílmica de la capacidad de escucha de los médicos en esa concentración visual del primer plano cerrándolo dentro un consultorio al que asoma, tal vez en el momento en que nos hemos acostumbrado a su presencia, la cámara misma, el equipo de producción de la pleicula que se hace presente desde el off. Diop logra que forma y contenido se potencien: la miseria, los resultdos de la violencia se muestran en ese espacio cerrado.

Hombres apaleados por la policía, fugitivos de situaciones injustas en sus países de origen, separados de sus familias, durmiendo en las plazas o en la calle pero sin descansar durante días, cuentan sus historias frente a cámara, y son atendidos por el Dr Geeraert “me siento impotente haciendo recetas con medicamentos” dice en un momento. Sabremos de dónde vienen, si hay mujer o hijos que dejaron, si huyen, si tienen dinero para hacer una llamada telefonica, si tienen que hacer una radiografía.

Fuera del consultorio, el hospital es husmeado detrás de la puerta: el sistema de salud parece depender de la voluntad de un puñado de personas, por detrás pasan los certificados, los permisos, los papeles y papeles de la burocracia de la humanidad migrante que no son otra cosa que toda clase de personas sorprendentemente solas.

Repite dentro del DocBuenos Aires el Martes 25 octubre en Sala Lugones extramuros, Centro Cultural San Martín a las 17 hs.