Traslasierra

0
0

La tormenta de Santa Rosa nos detiene en un paraje de la serranía cordobesa. Una habitación húmeda, una olla con el mate cocido siempre caliente, una cama sin preparar y un espejo vetusto. Afuera sábanas blancas, espectros bajo los truenos, radiofónicamente hechos a mano.

Adentro –siempre adentro– las hermanas Selva y Libertad, secas y ardientes esperan noticias sobre el “plan de papi” que las salvará de este páramo infernal. Madre, desde una habitación aún más profunda, maldice en un francés desarticulado la decadencia del destino, la inexistencia de Dios. El ausente es Padre, escritor, poeta surrealista y anarquista que huyó tras “reventar” a un vendedor de Biblias en este pueblo fanáticamente religioso. De él, llegarán misivas desde la España en plena Guerra Civil con “la alternativa burguesa” de salida (conseguirse una heredera desesperada de amor), justificando su actuar “en la revolución de la no revolución”.

“En el mundo más allá de las grandes ciudades, se encuentran en los pueblos personas poseídas por pasiones e ideales que poco comulgan con la imagen bucólica que se tiene de la vida en el campo o, en este caso, en la sierra”, comenta el dramaturgo y director Gabriel Cosoy.

“Traslasierra es un lugar sin Dios y sin amor, al que nadie se acerca”. Donde se pide disculpas por la violencia, pero es la tradición familiar. Donde las cartas se escriben con dialéctica marxista, pero se leen como chacareras. “Donde tal vez la ficción no esté tan alejada de otros disparates que andan en nuestra sociedad”, reflexiona Cosoy.

La obra, como un poema de André Breton, yutaxpone estados, ritmos y términos fuera de registro, que funcionan como culetazos a la atención del espectador.  Las miradas desorbitadas de las actrices y sus voces emitidas a contramarcha nos ahuyentan de lo previsible y crean un clima sórdido, irónico y lúdico. Como antiguas muñecas de porcelana olvidadas, nos seducen a transitar con ellas esos sueños por las que terminaron arrojadas en esa pequeña pesadilla de la que ansían despertar.

Ficha artístico-técnica

Dirección y dramaturgia: Gabriel Cosoy
Elenco: Graciela Strappa, Susana Arata, Gabriela Illarregui y Florencia Mattioli.
Escenografía y diseño de luces: Jorge Ferro
Vestuario: Alejandro Mateo
Diseño sonoro y música: Nicolás Diab
Diseño gráfico: Lula Bidart

Fotografía: Gabriel Reig
Prensa y difusión: OCTAVIA Comunicación
Asistencia de dirección: Mariana Ramírez

Funciones: sábados 21 h; Lugar: Silencio de Negras (Luis Saenz Peña 663)
Reservas:  4381-1445; Duración: 70 minutos.