“Nos gusta mucho rescatar al transeúnte, transformarlo en espectador”, Héctor Alvarellos

0
0

El Grupo de Teatro Callejero La Runfla cumple 25 años y lo festeja con el estreno de 1816. La pulpería de la independencia, la presentación De Chacras, tambo y glorieta –obra sobre la historia del Parque Avellaneda que ya vienen presentando todos los sábados– y la realización de una nueva edición del Encuentro Nacional de Teatro Callejero de Grupos, que tendrá lugar en noviembre.

En Leedor conversamos con Héctor Alvarellos, director y fundador de La Runfla.

Veinticinco años después, ¿qué quedó de los comienzos de La Runfla y qué otras cosas fueron cambiando?

El tiempo, ese inescrupuloso, ese aliado, ese consejero, ese que todo saca, ese que todo da, ese sí es el que en estos veinticinco años nos ha acompañado de la mejor manera para cumplir nuestros objetivos, y estos son los mismos que los de nuestra génesis. Eso es los que nos queda: somos un grupo de actores que realiza teatro callejero por opción estética en el espacio público. Y nos gusta mucho rescatar al transeúnte, transformarlo en espectador y por último, sin ningún tipo de presión, en participe del encuentro.

Lo que cambió fue que cada espectáculo fue diferente, que evolucionamos en lo artístico y pedagógico, que anclamos en una región del oeste porteño y que tenemos que adaptarnos a las nuevas generaciones.

A partir del espacio abierto en el que representan, ¿qué diferencias pueden señalar con respecto al teatro más tradicional?

El espacio abierto fue el primer espacio en el cual el hombre hizo teatro. Luego llegó el edificio para su comodidad, y casi toda la técnica se desarrolló en función de él. El crecimiento poblacional hizo que el hombre fuera creando espacios especializados para cada actividad que realiza, y el espacio público es hoy un lugar donde se cruzan diferentes actividades; elegir este lugar para hacer teatro implica adaptarse a él y también modificarlo. Y es ahí donde se necesita un actor preparado para abordar este desafío, preparado técnica e ideológicamente porque sabe que va tener que luchar contra el frío, el calor, el ruido, cosa que no suele existir en las salas convencionales. Sabrá también que realizará su trabajo para todo público, sobre todo aquel que nunca fue al teatro cerrado, y también sabrá que apenas termine la función el niño que cruza con su bicicleta volverá el espacio nuevamente a lo cotidiano.

¿A qué se refieren concretamente cuando hablan de desmitificar al actor?

Lo que digo es que el teatro desmitifica al actor, pero también lo agiganta porque lo pone en el espacio más puro de su origen, ya que el teatro nació con él en el espacio abierto.

¿Por qué hablan de un arte efímero refiriéndose a lo que hacen?

El teatro en su totalidad es un arte efímero porque muere cada día cuando termina la función.

¿Qué toman en cuenta al pensar en presentar un espectáculo?

Primero pienso de qué nos gustaría hablar; después elijo la poética, luego veo en qué tipo de espacio se representaría: en una esquina de calles, en una plaza, de día o de noche. Resuelto esto, comienzo el montaje y ahí aparecen las modificaciones que no terminan aun luego de haber estrenado.

¿Qué nos pueden adelantar del Encuentro Nacional de Teatro Callejero de Grupos?

El encuentro tendrá la particularidad del festejo de nuestros primeros veinticinco años en donde concurrirán grupos especializados en este lenguaje, viejos compañeros de ruta como La Tramoya, de Santa Fe; El Baldío, de El Palomar; Tercer Cordón, de Moreno; Caracú Teatro Callejero, de Buenos Aires. Y otros más jóvenes, los herederos como yo les llamo, como son TXM Teatro Callejero Por Mujeres, y La Madrugona.

También estará el espectáculo de egreso del curso de formación del actor para el espacio abierto, y el sábado a la noche en la fiesta tocara el grupo musical Somáticos

Habrá una mesa de diálogo muy importante que tratara sobre teatro y territorio. La idea es escuchar e intercambiar las experiencias que han tenido los grupos que se instalaron en una región a hacer teatro y que han generado verdaderos lazos artísticos culturales con la comunidad. Nosotros, La Runfla, además de presentar los dos espectáculos que estamos realizando haremos escenas de espectáculos por los que hemos transitado estos veinticinco años.