Nueve tips para “Nueve cuentos” de J. D. Salinger

0
0

Mientras el nuevo libro póstumo de J.D. Salinger no da señales de aparecer, para matar la ansiedad releemos Nueve Cuentos bajo unos consejos de lectura muy útiles.

- Publicidad -

Un amigo librero, el año pasado me dijo:

En 2016 sale el nuevo libro de J.D. Salinger, y si no es un Best Seller mundial, nos merecemos un meteorito que nos extinga como especie.

No pude estar más de acuerdo.

El 27 de enero de 2010, nos enteramos con un extraño pesar, con rara inquietud, que Jerome David Salinger había muerto. No sabíamos nada de él en las últimas décadas, y de pronto nos enteramos de que acababa de morir. Resulta que desde su encierro y alejamiento de la vida pública en 1960 había estado escribiendo muchísimo sin publicar. Dejó entonces instructivos para que sus hijos, luego de su muerte, le publicaran lo que había escrito. El primero de la saga debería salir este año, que por cómo viene la mano, no será todavía.

Para los que amamos la literatura norteamericana, y los que nos conmovimos con los autores de La Generación Perdida, J.D. Salinger no puede estar ausente en nuestros amores.

Sí, es el mismo de El Cazador Oculto, o El Guardián entre el Centeno: Holden Caulfield y el asesino de John Lenon. No hablaré de ese. ¿Por qué? Porque El Guardián… es notablemente menor en calidad y complejidad que otros relatos. Es casi para principiantes. Es tan cursi que dan ganas de salir a matar a un ídolo… ah, no, pará.

Lo que sí vamos a matar es la ansiedad de esperar el un nuevo libro.

Recomiendo releer, entonces, Nueve Cuentos (1953) mediante un par de tips que nos ayudarán a apreciar mejor su prosa.

Este libro tiene por lo menos tres de los mejores relatos de este autor: Un día perfecto para el Pez Banana, Para Esmé, con amor y sordidez, y Teddy.

Tips para Nueve Cuentos:

  • Los diálogos: hay que prestar atención a los diálogos porque son los que construyen a los personajes. A partir de ellos es que podemos conocerlos psicológicamente y empatizar. Pero la mayoría de estos diálogos solo llevan a la incomunicación. Se habla muchísimo, pero se entiende poco entre sí. Los diálogos son tan perfectos y tan bien armados que solo llevan a que los personajes no se entiendan y que el silencio sea más comunicativo que la palabra.
  • Los narradores: en general, son bastante descriptivos y secos. Hay excepciones, como por ejemplo en Teddy, cuyo narrador en tercera persona es dubitativo y especulativo. No contemos a los narradores en primera persona que de por sí ya son subjetivos, aunque las historias traten de otros personajes y no de los narradores.
  • El Loco de la guerra: Este tema es muy importante para leer a Salinger, ya que es una de sus temáticas recurrentes. La guerra dejó una huella tremenda en el autor y su tratamiento fue abordado desde muchos lugares en sus relatos. Ya en el primer cuento Un día perfecto para el Pez Banana, aparece el personaje más importante de su Familia Glass: Symoure Glass. Este es un ex combatiente que parece perder el juicio. El veterano de guerra aparece en casi todos los relatos, de una manera u otra
  • Los niños versus los adultos: Siempre tendremos algo con los niños. Los niños son como los únicos que valen la pena para estos relatos. Ellos enfrentan a los adultos y los ponen en cuestión. Hasta tal punto los ponen en cuestión que en Teddy el niño protagonista da lecciones espirituales y de vida a los adultos, que están siempre tirados en las camas o reposeras y no hacen nada. Otro niño fuerte es Esmé, del cuento Para Esmé, con amor y sordidez, quién dialoga con un soldado y pone en contraste su visión del mundo.
  • Las mujeres: Las mujeres son las que sufren a los hombres. En estos relatos las mujeres están más allá de los hombres en cuanto a sensibilidad y hasta en inteligencia. Pero son las víctimas de los hombres, que no dejan de ser los que sufren también de otras penurias y las trasladan a las mujeres en forma casi de maltrato.
  • Los espacios: Muchos de estos Nueve Cuentos transcurren en pequeños lugares en contraste a lugares abiertos. Hay mucho de enfrentamiento entre el afuera y el adentro. En El Hombre que Ríe, afuera es el juego, el parque y el romance de El Jefe con Mary Hudson. Adentro, en el micro, es el mundo de la fantasía y la intimidad con las historias de El Hombre que ríe.
  • Los Outsiders: junto con El Veterano de Guerra, los Outsiders son otros de los personajes característicos de Salinger. Son personajes excepcionales y sensibles, con mucho por enseñar y de una gran inteligencia. Pero esta característica los aleja de los demás, lo deja aislados y apartados. Son la soledad del no pertenece a la mayoría, del que no es entendido, del solitario.
  • Lo no dicho: Hay mucho de elidido en estos cuentos. Sus espacios vacíos son tan importantes como lo que se dice. No llegan al nivel casi críptico de Hemingway y su teoría del iceberg pero también ocultan y dejan que uno mismo como lector rellene los espacios en silencio. Por lo tanto, la participación del lector es fundamental, ya que no nos deja tranquilos. Esto es importantísimo.
  • La Familia Glass: para este tip debemos tener en cuenta que Salinger creó una familia que protagonizó la mayoría de sus relatos. Una familia de siete hermanos, una madre anciana y un padre ausente. El hermano mayor es justamente el protagonista de Un Día perfecto… y será muy importante para poder seguir leyendo luego otras narraciones de Salinger. Los Glass son tan fuertes y tan importantes en la literatura de J.D. que nunca hay que perderles el rastro.

Espero que estos tips les sean de mucha utilidad y que puedan abordar los Nueve Cuentos con mejor predisposición y más herramientas, todo a favor de un mayor disfrute.

Mientras tanto, acá estamos todos esperando el nuevo libro de Salinger (que parece vendrá con otra historia de los Glass), sentados y leyendo, como quién espera tranquilo el Armagedón.