Si la memoria no me falla, Gonzalo Facundo López

0
0

Lo que amalgama esta obra es la música. La memoria se despliega en recuerdos que son enumerados por sus protagonistas. Los toman prestados de sus propias biografías para construir esta pieza. Objetos y fotos personales son puestos en escena. Si la memoria no me falla tiene algo del Biodrama de Vivi Tellas, en el cual se toma algún elemento de la vida de una persona viva para construir la obra teatral.  

En el caso de Si la memoria… no encontraremos una apelación a la lógica, sino a lo que las emociones son capaces de evocar. Lo intuitivo, aquello que no tiene que ver con lo estrictamente racional. Un almuerzo familiar, por ejemplo, nos habla de los rituales cotidianos con que damos sentido a nuestra existencia. La obra recuerda a tiempos en que todo era más artesanal, las pastas caseras y las cartas manuscritas.

La música se afianza como gran protagonista del relato y los silencios también son significativos. Hay piezas musicales que seguramente el espectador reconocerá y hasta podrá cantar y otras compuestas especialmente para este proyecto. El protagonista masculino recuerda a Roberto Galán. Los elementos de la cultura popular se filtran. Los objetos que recuperan los integrantes del elenco son variados y nos hablan de aquello que no volverá, esa época donde los jóvenes estudiantes se valían de un tintero para poder escribir.

Hay una nostalgia y esta es puesta de relieve cada vez que los personajes se valen del recurso de la enumeración de elementos de su pasado. Hay un intento constante por recuperar una vida que se está yendo. La memoria no falla y entonces los personajes pueden construir un relato que dé cuenta de su historia vital. Las actrices reflejan gracia en sus movimientos. Esta es una excelente posibilidad de ver a actores de edad avanzada sobre el escenario, ya que no son tantos los espacios donde ellos pueden mostrar su talento.

Este es un proyecto multidisciplinario que vincula un espectáculo teatral, un documental y una exposición de retratos fotográficos donde se han involucrado artistas y técnicos. Se nos dice que los personajes transforman su cuerpo en una imagen cristal donde podemos ver su pasado, presente y futuro.  Lo autobiográfico se mezcla con los sueños. Por momentos la estética remite a lo onírico.

En Si la memoria…, lo que quedó en el tintero son los recuerdos. Pero los protagonistas no dejarán que queden allí. Los harán volver a la vida para darles un nuevo significado: la construcción con un prójimo se torna esencial para que todas las vivencias no queden en el olvido.

Gonzalo Facundo López, licenciado en Dirección Escénica de la Universidad Nacional de Arte (UNA), joven director pero con variadas experiencias,  nos deja un trabajo creativo que a la vez llama a reflexionar sobre el paso del tiempo y los rastros que deja en el alma humana.

La obra se termina de dar este fin de semana (01/10) en la hermosa sala de la capilla del Centro Cultural Recoleta, aunque es probable que se siga representando en otro espacio.

CENTRO CULTURAL RECOLETA
Junin 1930 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4803-1040
Web: http://www.centroculturalrecoleta.org
Entrada: $ 100,00 – Sábado – 21:00 hs – Hasta el 01/10/2016

Ficha técnica

Dramaturgia: Giuliana Kiersz, Gonzalo Facundo López; Dirección: Gonzalo Facundo López Música original: Adrián Vazquez
Actúan: Leticia Demaestre, Gloria Ferraris, Beatriz Ferretti, Florio Fiol, Gloria Fiol, Alicia Naya, Gloria Naya, Atilio Otero
Músicos: Adrián Vazquez
Vestuario: Teresa Mir
Peinados: Federico Dominguez
Estilismo: Daniela Rozlonsnik
Maquillaje: Daniela Rozlonsnik
Diseño de luces: Carolina Rolandi
Fotografía: Nacho Miyashiro
Diseño gráfico: Florencia Buraschi
Asistencia de dirección: Lucas Martinetti Ramljak, Ivana Solis
Asistencia De Escenas: Julian Chertkoff, Lucas Martinetti Ramljak
Producción: PRIMO, Micaela Freire, Gonzalo Facundo López