Münchahausen: el motivo del doble, entrevista a Ana Alvarado

0
0

Ana Alvarado es directora y autora teatral. Sus obras para público adulto e infantil se presentan regularmente en la escena oficial o alternativa de la Ciudad de Buenos Aires, y con ellas participó en varios festivales y espacios culturales. Actualmente, dirige Münchahausen, escrita por Lucía Vilanova.

Entrevistamos a Ana para conocer algo más de la obra,  una comedia trágica sobre el síndrome Münchhausen por poder, enfermedad ficticia del hijo provocada por la madre, lo que, a su vez, sirve como disparador y metáfora de esta familia disfuncional.

¿Qué fue lo que te atrajo de Münchahausen como directora?

La pieza de Lucía Vilanova me fue propuesta por Guillermo Heras y el CCEBA, y eso fue un primer incentivo. Me interesó cómo Vilanova estructuró su obra, poniendo la locura que circula por una familia enferma de clase media alta ante nuestros ojos, conducida por la lucidez de la propia víctima, el hijo. El Síndrome de Munchausen por poder es un síndrome relativamente reconocido por la medicina pero muy posible como metáfora de lo que el descuido y la hipocresía pueden causar.

¿Cómo pensaste la puesta?

La puesta se fue construyendo con el equipo de actores, buscando una estrategia que permitiera que los personajes pudieran verse ridículos y cercanos, no ajenos, y para ello elegimos la tradición actoral que en nuestro país ha sido la más visitada desde los años 90 y que reconoce un anclaje en el melodrama y el grotesco, pero atravesado por la contemporaneidad.  El concepto de doble  y espejo que tiene el material que fue propuesto por mí y desarrollado como videomapping interactivo por los artistas Sebastián Pascual y Alejandra D’Agostino.

¿Sobre qué eje de la obra intentaste focalizar tu trabajo desde la dirección?

El eje es el concepto de doble, el otro idéntico, el gemelo muerto como espejo. Y en general, el espejo como lugar en que se refleja la imagen del que se mira pero también sus deseos y fantasmas

¿Cuándo ponés en escena una obra que ya fue representada, cuánto averiguás sobre puestas anteriores?

Poco. En este caso, solo vi que la pieza había sido premiada y exitosa, y que la autora pedía que el director que la eligiera usaste alguna modalidad de representación del niño tal como un muñeco, una imagen proyectada o similar y yo me pasé 30 años problematizando esas áreas de la puesta en escena.

¿De qué manera influye tu trabajo como docente en la dirección?

Mi tarea como docente es fundamentalmente estimular y acompañar la capacidad de crear de cada director o intérprete que cursa conmigo. Por ese motivo trato de ser fiel a lo que digo, y me mantengo en un estado de experimentación y debate crítico con los que realizo lo mismo que les pido a ellos

Pensando en tu faceta de escritora para chicos, ¿cómo ves el teatro para chicos en la actualidad?

Existe un muy buen teatro para niños, en todos los rubros, pero fundamentalmente en el arte de  los títeres, pero…. El impulso de las familias por llevar a los chicos al teatro se ve afectado por las variables económicas, por la tendencia al juego dentro de la casa, a salir menos o a elegir lo más parecido a lo que se ve en la pantalla. De todos modos, es la misma lucha que se lleva en el teatro para adultos.

Funciones: Viernes  a las 21; Teatro Delborde  Chile  630 – CABA; Informes y reservas 4300-6201

Facebook: Münchhausen