“Mi idea es que los protagonistas sean los cuerpos”, Gisela Amarillo

0
0

La Compañía teatral Oveja Negra se desprende del Grupo Teatral El Reju, pertenece a la Escuela Portal del Sol y está integrada por exalumnos. Su propuesta es plantear un lugar de circulación de la tarea teatral donde los sujetos/actores no sean pensados desde sus patologías, sino desde sus posibilidades creativas, expresivas y de interacción con los otros.

Gisela Amarillo es Profesora Nacional Especializada en Discapacitados Mentales y Sociales, psicodramatista y actriz. Estudió pedagogía teatral (ETBA) y es docente en teatro integrado. Actuamente, Gisela dirige Indiscriminadamente discriminados, declarada de Interés para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos por la Legislatura Porteña en 2015, y de Interés por la Comisión de Cultura de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

¿Cómo llegás al proyecto Oveja Negra?

Este proyecto comienza a través de una experiencia de juego dramático en la Escuela Especial Portal del Sol. Cuando los alumnos egresaron y continuaba el interés por el teatro, decidimos formar esta compañía. Mi participación fue surgiendo de acuerdo a mi experiencia personal con el teatro: desde ahí partieron mis desafíos para armar este grupo.

¿Cómo hacen para que su teatro no se transforme simplemente en un panfleto en contra de la discriminación?

Lo pienso como una obra de arte, que puede gustarte o no; el planteo esta puesto ahí, en el hecho artístico. Luego podemos pensar que sea una herramienta que nos permite reflexionar sobre la discriminación, pero el objetivo que planteamos es ser mirados por nuestro arte.

¿Cuál es el proceso de creación de una obra colectiva?

Nuestras obras surgen de creaciones colectivas, y las temáticas están relacionadas con las problemáticas sociales. Creemos que, de esa manera, nuestros textos dan a conocer las luces y oscuridades que habitan en los seres humanos. Nuestra dramaturgia se desprende de crónicas y relatos de personas de nuestro entorno (familiares, amigos, vecinos del barrio). Como la mayoría del elenco vive el conurbano, nos sobran anécdotas e historias para compartir y dramatizar. En este proceso seleccionamos las historias que puedan llevarse a escena. Luego comienzan las improvisaciones, y a partir de ahí los textos, la distribución y la caracterización de cada uno de los personajes que se va modificando y armando de acuerdo a lo que va aconteciendo en cada ensayo. Es necesario trabajar varios meses, realizar muchos ensayos, repetir muchas escenas. Cuando logramos avanzar, trato de poner más énfasis en la puesta, en los elementos, los objetos y el vestuario que nos van acompañar. Nuestras obras en general son muy despojadas; mi idea es que los protagonistas sean los cuerpos para que esos cuerpos muchas veces “no mirados” cobren el protagonismo y se hagan visibles a través de la posibilidad que nos da el teatro.

 
¿Qué lugar tiene el humor en esta obra y en el trabajo del grupo en general?

La obra tiene humor y escenas tragicómicas. Creo, en lo personal, que es facilitador y nos permite pensar y pensarnos a nosotros mismos; es un lugar amigable por donde llegar .El grupo es sostén, y a mi criterio fundamental, para que podamos trabajar y crear de manera colectiva.

¿Qué aprendizajes tuvieron en el intercambio con otros grupos del mismo tipo acá en la Argentina y en el exterior?

El intercambio se da viendo a otros colegas y a otros grupos que trabajan haciendo las mismas cosas que nosotros tanto acá como en otros lugares del mundo. En estos últimos tiempos pudimos participar de festivales y encuentros que convocan a los artistas más allá del tipo de teatro que hagamos.

¿Cuál es tu análisis personal sobre la discriminación en nuestro paí­s?

Personalmente, creo que la discriminación existe, no solo en relación a la discapacidad, también en otros aspectos que atraviesan al ser humano, como su clase, su aspecto, su género, su religión etc. Muchas veces siento que el mundo no está preparado para aquello que es distinto, quizás por miedo, por desconocer, por prejuicios o por elección, pero sin duda muchas son las personas que trabajan para transformar y hacer un mundo inclusivo.