Argentinos en la Bienal de Montevideo

0
0

Cuatro son los artistas argentinos invitados a la 3ra Bienal de Montevideo que tendrá lugar entre el 29 de septiembre y el 4 de diciembre en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo de la ciudad de Montevideo. Nuevamente bajo la curaduría de Alfons Hug y la co-curaduría de la uruguaya Jacqueline Lacasa, esta nueva Bienal tendrá como eje central la idea de “El Espejo enterrado”, basado en la obra homónima del autor mexicano Carlos Fuentes, en busca de las dicotomías entre la historia y la cultura del continente americano.

Luciana Lamothe, Gabriel Valansi, Valeria Conté Mac Donell y Gabriel Chaile son los artistas argentinos que participarán.

En el caso de Gabriel Chaile lo hará con la instalación del 2013 “La oración eficaz”.

 

image-2016-09-15

“La Bienal de Montevideo es probablemente la única en el mundo que se lleva a cabo dentro de un parlamento. El espacio plantea de por sí un desafío especial. El contexto político brota prácticamente de manera natural, sin que por ello la exposición deba estar dedicada a la política cotidiana.” plantea el texto curatorial de Alfons Hug.

Partiendo de la idea de espejo como elemento central de las culturas, desde “El espejo enterrado: Reflexiones sobre España y el Nuevo Mundo”, (1992) del autor mexicano Carlos Fuentes, Hug dice: “Enterrados en escondrijos a lo largo de las Américas, los espejos cuelgan ahora de los cuerpos de los más humildes celebrantes en el altiplano peruano o en los carnavales indios de México, donde el pueblo baila vestido con tijeras o reflejando el mundo en los fragmentos de vidrio de sus tocados. El espejo salva una identidad más preciosa que el oro que los indígenas le dieron, en canje, a los europeos.”

Desde siempre, el continente americano vivió entre el sueño y la realidad, vivió el divorcio entre la buena sociedad que se desea – la memoria de la felicidad está en el origen mismo de América – y la sociedad imperfecta que se vive.

Como toda Bienal, la de Montevideo dialogará con el espacio: y especialmente con los cuatro enormes espejos situados en el centro del Palacio Legislativo involucrando a la sociedad en un diálogo con el espacio político y con la Vanitas y VERITAS, ilusión y realidad, visibilidad e invisibilidad, reivindicación democrática y tradición elitista, como dicotomías con las que nos reencontramos en los espejos.

“El Salón de los Pasos Perdidos pertenece a esa rara especie de recinto de la que no podemos evadirnos y en cuya percepción no podemos estar seguros si un dios está a punto de aparecer en el salón, o si acaba de abandonarlo. En cualquier caso, el espacio está impregnado de un aura sacra.”

“Cada una de las más de cien bienales artísticas en todo el mundo vive de su espacio específico y de su interacción con la ciudad y el país que la alberga. Sean casamatas españolas del siglo XVII en La Habana, almacenes en Estambul, patios españoles coloniales en Cuenca, una ex escuela judía de señoritas en Berlín, un penal en Ushuaia, un banco y una iglesia en Montevideo, o un modernista clásico de Oscar Niemeyer en San Pablo, cuyo cubo blanco desnuda sin piedad toda debilidad de una obra; en cualquier caso siempre será un lugar emblemático el que le otorgue un rostro propio y un carácter inconfundible a la bienal.”

 

“Es posible que el verdadero secreto del éxito mundial de las bienales, auténticas metáforas transitables, radique en esta reinterpretación y revitalización de espacios que muestran al público la ciudad desde otro ángulo.”

 

Esta será una de estas reinterpretaciones. Y la esperamos con ansiedad.