#Enfoco Wolfgang Becker

0
0

Me fascinan los personajes que tienen que lidiar con la falsificación. Muchas son las historias que giran alrededor del tema de inventar historias y pretender ser alguien que no eres. A fin de   cuentas, esa es una de las principales características del séptimo arte. Wolfgang Becker

 

Invitado especial del próximo Festival del Cine Alemán que se desarrollará del 15 al 21 de Setiembre, Wolfang Becker  presentará su último Film Yo y Kaminski proveniente de la novela de Daniel Kehlmann del mismo nombre.

Si bien su filmografía no es muy extensa (La vida en obras, de 1997, Kinderspiele de 1992, Belibidache, 1992, Blutwurstwalzer de 1991) y  Schmetterlinge de 1988) no será hasta la aparición de Good Bye, Lenin! de 2003 que su nombre empezará a circular y ser good bye leninconsiderado por los buscadores de perlas cinematográficas.

Good Bye, Lenin! era una historia enhebrada en la transición del modelo de las dos Alemanias separadas por el muro de Berlín y la guerra fría a una Alemania unida sobre las bases de un capitalismo consumista y el fin de la experiencia soviética como el modelo de Socialismo más extendido sobre la tierra. Christiane (Katrin Sass), una convencida socialista y miembro del Partido Socialista Unificado de Alemania, cae en coma al ver cómo su hijo Alexander Kerner (Daniel César Martín Brühl González,) es arrestado por participar en manifestaciones en contra de Erich Honecker por mayores libertades en la Alemania Oriental. Cuando la madre despierta, todo ha cambiado, la Alemania Socialista ya no existe y una monumental estatua de Lenin atraviesa raudamente por el cielo llevado por un helicóptero que simboliza el rápido retiro de un mundo que no pudo o no supo ser…

goodbye-lenin 4Alexander hará todo lo posible para que su madre siga viviendo en su mundo socialista, como expresión de su amor filial.  Becker elabora con mucha delicadeza una crítica tanto a un modelo sin libertades y a su reemplazo por otro lleno de marcas consumo y desigualdades. Humor y nostalgia en una cinta que definitivamente lo instaló como un director a tener en cuenta.

Film que indica que La ficción (el cine) puede cumplir una función de resguardo y cobijo frente a una realidad traumática  donde la historia y el arte juegan una relación opuesta y complementaria. La ficción como una forma diferente de contar la historia, consistiendo en eso su política.

yo y kaminskyCasi 13 años después Becker nos trae Yo y Kaminsky (Ich und Kaminski) sobre la novela homónima de Daniel Kehlmann, centrada en la relación entre un aclamado pintor ciego llamado Manuel Kaminsky (un notable Jesper Christensen)  y Sebastián Zöllner un crítico de arte oportunista que no ha hecho nada significativo en su vida  y ve en la probable biografía del artista su tabla de salvación.

La cinta vuelve a contar con el protagonismo del germano-español Daniel Brühl en el rol de Sebastián Zöllner, para quién Good Bye, Lenin! fue no solo la  primer colaboración con el cineasta sino su plataforma hacia la fama (por ejemplo es el joven alemán enamorado de la judía que prepara su venganza cinematográfica contra los nazis en Bastardos sin gloria de Tarantino).

El Zöllner de Brühl (enorme talento actoral) es un ser fastidiado y fastidioso, agresivo contenido, que ve menos que el Kamisky al cual persigue y que intenta , en vano, con su grabador conseguir las mejores frases del artista que elige a prostitutas, trabajadores y a su ex novia para realizar sus mejores confesiones evitando al infortunado periodista que queda reducido a la función de conductor del pintor que se lanza a la ruta a la búsqueda de su amada de otros tiempos a la cual creía muerta.Zollner

Como si de un libro se tratara, la película está organizada en capítulos y es un retrato de un artista ficticio (técnicas como las de Zelig de Woody Allen le sirven para insertar al tal kaminsky en imágenes de época con Picasso, Warhol, etc.) discípulo de Matisse hoy anciano, neurasténico y ciego que vive recluido en una villa bucólica en los Alpes que parece detenida en el tiempo.

Yo y Kaminsky sigue la herencia de Good Bye, Lenin! en esa idea de proponer, con ciertos toques de nostalgia e ironía, la relación inestable entre historia y ficción y  Arte y simulación en este caso con una crítica al egocentrismo del artista y a una vanguardia cuyas obras son codiciadas más por su valor económico que por su aporte a la historia del arte.

El film parece concluir que la fama de un pintor/artista no reside tanto en los valores de su obra (que en el caso de Kaminsky para los que lo conocen no parecen muy  significativo) sino por haber estado en el momento indicado con las personas indicadas bajos los mejores flashes de los grandes medios.IK_Sebastian-Zoellner-Daniel-Bruehl-mit-Manuel-Kaminski-Jesper-Christensen

Kaminsky termina reducido a ese anciano-niño que una vez derribada su última esperanza en el reencuentro con su antigua novia (una deliciosa Geraldine Chaplin) se dedica a garabatear su propio apellido en la arena como única expresión de su Arte frente al lienzo eterno y misterioso de una mar al que solo puede escuchar.

Gran despliegue pictórico que transforma el inicio de cada uno de los ocho capítulos en un cuadro del artificial Kaminsky y perfecta la música incidental a cargo de Lorenz Dangel que aporta a la construcción del clima grandilocuente del film.

Nostálgica y paródica Yo y Kaminsky es una hermosa demostración que el cine tiene una utopía propia: ser la confluencia dinámica y solidaria  de todas las artes.

Comedia rara, filosófica y paródica, sin duda será una de las joyas del Festival alemán que comienza.

Ich und Kaminski

Proximas funciones:
VILLAGE RECOLETA: VIE. 16 – 19:15 HS. | SAB. 17 – 21:30 HS.
VILLAGE CABALLITO: VIE. 16 – 21:30 HS. | LUN. 19 – 17:00 HS.

Toda la programación http://www.cinealeman.com.ar/festival16/peliculas.html