Estación Darío y Maxi

0
0

“Estación Darío y Maxi”…una escultura popular.

                                                    “¿Es lo real
                                                       Aquello que nombra el terror (…)?”
                                                      (Juan Ojeda)
No todos los estrenos de un film se festejan como fue el caso de este documental del realizador Ricardo von Muhlenbrock…
Quenas, danza, hip-hop libertario, poesía…y frío en la noche de ayer (jueves 1º de septiembre) e la entrada del cine Gaumont (a pesar de la “malacara” del “personal de vigilancia privada” del complejo)
(Nota: al llegar me entero que el costo de las entradas sufrió un ¿leve? aumento, de 8 pesos se elevó a 30…¿será para pagar los sueldos del numeroso contingente de seguridad privada de la sala?).
La llegada de un tren a la estación…a más de un siglo de aquél… Una estación…un “vía crucis” que está por cambiar de nombre…un “ilustre” apellido de presidente por los nombres de dos Hijos del Pueblo (Dario Santillán y Maximiliano Kosteki), dos jóvenes luchadores sociales que militaban (a tiempo completo) en organizaciones sociales, en movimientos de trabajadores desocupados, protagonistas principales de las luchas contra el modelo neo-liberal implementado durante el menemato…dos jóvenes luchadores asesinados (por la espalda) por un dispositivo represivo ordenado y coordinado por el estado nacional…el crimen de estado ocurrió un 26 de junio de hace catorce años en la estación Avellaneda del Ferrocarril Roca…
Todo ocurrió con el “apoyo logístico” de la inmensa mayoría de los medios masivos de (in)comunicación (ver el magnífico y esclarecedor documental “La crisis causó dos nuevas muertes” de Patricio Escobar y Damián Finvarb (2006)

Por ese entonces millones de argentinos y argentinas no tenían trabajo y otros tantos aceptaban (no de buena gana) los beneficios de la llamada “flexibilización laboral”…la frontera entre pobreza y miseria se diluía…

En este marco…la única herramienta de los trabajadores era el piquete, el corte de ruta…y eso eran Darío y Maxi (con orgullo manifiesto): piqueteros…
Pasados el 19 y 20 de diciembre del 2002…los medios “calificaban” a los luchadores sociales como “delincuentes terroristas”, “elementos indeseables”…de ahí a la Masacre de Avellaneda…había un solo paso…
El film nos participa de una intervención colectiva…de la historia (presente) de una transformación…de un espacio de muerte a otro de arte…de lucha…de VIDA!
“Tengo preguntas en la noche
 Porqué la muerte de esas almas
 madre
 de los cuerpos…”
(Vicente Zito Lema)
Días después de los asesinatos…la estación fue incendiada (para borrar las huellas…la memoria) y se la clausuró…
“El 24 de marzo del 2004 entramos en la estación…y la refundamos…”
“Estábamos partidos…con mucho dolor y nos costaba hablar de todo lo que habíamos sufrido…hasta que decidimos volver al lugar y reconstruirnos…y la explosión
que se generó dió a luz este monumento vivo…”
Voces, rostros, manos, niños y niñas, jóvenes de cuerpo y de espíritu, cuerpos que no se esconden de la cámara (como si lo hacen los uniformados que “resguar-
dan la estación)… Un film coral en su más alta expresión…
Talleres de artes & oficios en los barrios, comedores populares, guarderías, bibliotecas, la bloquera donde oficiaba Darío…
La dimensión de las imágenes (que nada tienen que ver con las que nos hacen consumir a diario), los murales con la imagen y los rostros sonrientes de Darío y
Maxi, el Mural del Puente…
Una foto…la foto de Darío intentando proteger a Maxi (al que no conocía)…la mano gigante de Darío intentando apartar a los espantos…la escena…la prueba
irrefutable que desnudaba a  los asesinos y a sus cómplices…un registro fotográfico que se convertía en un dibujo…en muchos…en grabados…en memoria…en
un ¡No me olviden!…
Las expresiones artísticas nacen de la participación en la lucha…del compromiso diario…de las palabras y los cuerpos…
“San Darío del andén”…poema…un altar rojo en la estación…un altar rojo en la raiz de la escalera del Cine Gaumont de ayer…también convertido…
Algo que para mí es fundamental en esta ofrenda del realizador Ricardo von Muhlenbrock…¡No hay imágenes de muerte…ni cuerpos arrastrados en sangre…no
hay dolor… ni siquiera palabras que la nombren…solo algún silencio que se escapa!
La VIDA que juega…danza y se pinta de murga…los niños compartiendo el pan y un plato caliente, la música, las sonrisas…la POESIA (siempre) de la mano…
Estéticas de resistencia (zapatismo y pueblo palestino)…capucha y palo (como elementos necesarios de autodefensa)…que tanto “ofenden” a “Mirthas” &
“Susanas”, gomas, humo…fuegos…(remedios contra el “frío” que escribía Maxi)…
“Hace demasiado frío en este lugar…
 Tengo mucho frío, sin embargo mi sangre hierve por mis venas…
 Siento que van a explotar…”
 Las bestias me persiguen,
 ya comencé a desangrar,
 por aquellos zarpazos
 que desfiguraron mi rostro
 y mutilaron mi cuerpo.
 ………………………..……
 con mis últimas fuerzas
 hallé una puerta
 agitado desesperado
 intento llegar antes que ellos
 con el ultimo aliento
 la abro
 ………………………..
 sin vacilar
 me introduje en ella
 ……………
¡Ahora si estoy afuera!”
(Maxi Kosteki)
La cima de la tragedia…la belleza y la poesía en el camino…
Espacio… espacios estallados… centro de encuentros que irradian vida…centro energético… magnético… magma… vidas cósmicas…breves pero intensas (Darío y Maxi)…
Espacio vivo que se transforma…capa sobre capa…día a día…
“La Pasión del Piquetero”…Vicente Zito Lema…drama y poesía…
“Una escultura popular…”
“(…) es cultura popular…” (más que un “juego” de palabras)…
Identidad naciente…tiempo y espacio mágicos…fuente de juventud…¿de inmortalidad?…
Centro ceremonial…
“Un lugar así…contraviento…”
Espacio abierto…comunitario…sagrado…
sobre un tiempo de espantos…
“¿Cómo fuimos capaces de semejante tiempo?”
(Vicente Zito Lema)
Volver a soñar un nuevo tiempo…
Esculpir en el tiempo (como escribía Andrei Tarkovski)
“Crear desde la concepción del trabajo…de un trabajo no alienado…desde un trabajo creativo…imaginativo”
“Sean capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia”
(mandato compartido por dos herreros-guerreros: Ernesto y Darío)
Alguien grita un guiño a cámara desde la puerta de un tren partiendo…
“Es largo este trecho…”
(Darío)
Les ofrecen algo ridículo…Darío y Maxi por Gerli…
“Queremos la estación donde….donde estamos”
(El 13 de noviembre del 2013…parte con rumbo incierto “Nicolás Avellaneda”…y vuelven a nacer en nueva tierra…DARIO y MAXI…)
Vigilia y fuegos…el corte de mañana…
Voces que danzan…
¡La sangre de los caídos es rebelión!
Ellos y su búsqueda de una vida bella y justa…profunda e intensa (dicen los ojos de Vicente)…
Aquí festejamos la vida…en memoria de Darío y Maxi…
“¿Dónde mora el odio? (reclama el poeta)
  ¡En la casa del poder! (responde el coro)
 ¿Quién hará del cuerpo la casa para el alma?
  ¡El amor!
  ¡El amor!
  ¡El amor!
  ………….
 ¡Aunque mueran los que aman
  el amor no cesa!
  Cenizas de un sueño
  que renace enamorado
 ………………………..…..
 ¡El amor no muere!
 ¡El amor no muere!
 ¡El amor no muere!
 (Vicente Zito Lema)
“Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones,
 y ese mundo está creciendo en este instante.”
(Buenaventura Durruti)