Carole Lombard: actriz dramática

0
0

 

1936 no sòlo fue el año en el que Carole Lombard reafirmò de una vez por todas que era una excelente comediante, una carismática estrella en pleno fulgor, y una de las màs bellas y elegantes mujeres de Hollywood, tanto en la pantalla como fuera de ella, sino que fue un período en el que tanto su vida profesional como privada registraron grandes y positivos cambios, impensables pocos años antes.

Una vez terminada MY MAN GODFREY, Carole volvió a Paramount,  para encarar su primer rol netamente dramático.  El argumento original provenìa de una obra teatral de fines de los años 20, BURLESQUE,  que en el escenario  había consagrado a Barbara Stanwyck. Paramount había comprado los derechos inmediatamente y filmado con el título de THE DANCE OF LIFE en 1930, pero no con Stanwyck, que ni siquiera había llegado todavía a Hollywood, sino con Nancy Carroll, que era una de las actrices màs taquileras del estudio ese año. El argumento no era nada original: la historia del còmico que se hace famoso en el burlesque junto a una esposa que lo ama incondicionalmente: la fama se le sube a la cabeza, se vuelve alcohólico y mujeriego a tal punto que hasta su paciente esposa lo abandona;  la carrera tan exitosa se desbarranca, y en un excelente final, la esposa vuelve y lo acompaña a enfrentar al público, devolviéndole la seguridad que había perdido y, junto a eso, la reconciliación.

Carole había sido considerada desde el principio para el rol de la esposa en la remake de 1936, titulada SWING HIGH, SWING LOW; nuevamente iba a formar pareja con Bing Crosby, para probar la veta dramática del hasta entonces crooner/comediante, pero la popularidad de Fred MacMurray en sus films con Lombard hicieron que el protagonista pasara de ser de un actor de burlesque a un cantante a un trompetista. Si bien la película comienza como una comedia, a medida que va avanzando se torna màs sombrìa y dramática. Y si bien el protagonista nominal es MacMurray, las mejores escenas son las de Carole y vaya si supo aprovecharlas; dirigida por el excelente Mitchell Leisen, y acompañada en roles secundarios pero muy bien escritos por Jean Dixon, Charles Butterworth, Dorothy Lamour (antes de ponerse el sarong ) como una de las amantes de MacMurray , Anthony Quinn y hasta el gran actor argentino Enrique de Rosas, interpretando a un severo juez en una de las primeras escenas, que transcurre en Panamà .

Carole se enfocò mas que nunca en su propia interpretación, y si bien la película  no es ninguna obra maestra, ni recaudò tanto como otras anteriores de la dupla, fue muy bien recibida por los críticos, que unánimes, destacaron la actuación de la actriz en un gènero que no se consideraba su fuerte.

Ese mismo año, en la fiesta Anual de Mayfair, comenzó el  romance de Carole con Clark Gable. La fiesta había sido organizada por ella, y la consigna era que todas las mujeres fueran vestidas de blanco. Fiel a su habitual sentido del humor, llegó a la fiesta en ambulancia: la entraron dos enfermeros en una camilla, todos, la “enferma”incluìda, por supuesto, de inmaculado blanco. No era la primera vez que Carole sorprendìa de esta forma: durante años fue una de las mas ingeniosas organizadoras y anfitrionas de Hollywood; sus fiestas “temáticas” eran legendarias. En una ocasión pidió a sus invitados que vinieran vestidos de entrecasa: al llegar se encontraron que la casa de Carole estaba convertida en una granja, con granero, heno, caballos, gallinas  y toda la fauna pertinente presente. Una vez superada la sorpresa, los invitados se divirtieron enormemente, no asì el servicio domèstico que tardò como una semana en dejar la casa en condiciones.

Volviendo a la Fiesta de Mayfair, Carole, una vez salida de la camilla, estuvo junto a su acompañante esa noche, Cesar Romero, recibiendo invitados: hubo un par de invitadas que no respetaron la consigna: la esposa de Joe E. Brown, que fue vestida de  azul, y Jeanette McDonald, elegantísima en color malva. Carole optò por dejar pasar esto, hasta que momentos después hizo su aparición Norma Shearer, junto a su esposo, con un vestido  … rojo . Carole no soportò lo que consideraba una falta de respeto al resto de los invitados, y tuvieron que pararla para que no le pusiera los puntos a Norma, quien obviamente sabìa que iba a ser el centro de atención y que PODIA serlo, por estar casada con el productor mas poderoso de Hollywood. Durante la noche, Carole y Clark intercambiaron miradas y comenzaron a charlar. Era evidente para el “Rey” que la bella Lombard estaba màs que atraída por èl. Incluso le permitió que la llevara hasta su casa… sin embargo, esa noche no terminò como èl esperaba. Al preguntarle  Gable si querìa que hicieran una parada  en su hotel, ella, le respondió. “No. Que te pensàs, que sos Clark Gable?”. Sin embargo al poco tiempo, el romance comenzó en serio, al punto que Gable, que siempre había aprovechado el estar casado para tener aventuras sin comprometerse , le pidió el divorcio a su segunda esposa, pero esta puso un precio demasiado alto para lo que èl podía(o querìa) pagar. A medida que pasaba el tiempo, a Carole le costaba mantener el optimismo; recién en 1939 pudieron casarse legalmente, cuando MGM se hizo cargo de pagar por el divorcio, como último recurso para que Gable aceptara el rol de Rhett en LO QUE EL VIENTO SE LLEVÒ.

En lo profesional, en 1937 Carole realizò dos de sus comedias “screwball “ mas recordadas: para David O. Selznick , con quien firmò un contrato por tres películas, protagonizò su única película en Technicolor, NOTHING SACRED ( LA DIVINA EMBUSTERA), junto a Fredric March , y TRUE CONFESSION ( CONFESION SINCERA), junto a MacMurray y John Barrymore. Barrymore se encontraba en un estado de salud (física y mental) deplorable, resultado de sus excesos en todo sentido, y Carole para ayudarlo no sòlo pidió que le escribieran un rol importante, sino también que su nombre figurara como coprotagonista. Fue casi la última oportunidad que Barrymore tuvo para demostrar su enorme capacidad actoral. Con esta película, Carole terminò su contrato con la Paramount, esperando hasta último momento que Ernst Lubistch, con quien siempre había querido trabajar, la convocara, lo cual no ocurriò.

En 1938, filmò su única película para la Warner, FOOLS FOR SCANDAL, cuyo resultado puede resumirse en una sola frase de la propia Carole: “Supe cuando mis amigos me comentaron que estaba HERMOSA, que la película era una mierda”. Ante el rechazo tanto de la crìtica como del público, la actriz firmò un contrato con la RKO por cuatro películas, exclusivamente DRAMÀTICAS.

Mientras leìa sin parar libretos que RKO le mandaba, en los estudios Selznick filmaba MADE FOR EACH OTHER (NACIDOS PARA AMARSE) junto al popular James Stewart, la historia de una pareja de recién casados. El nivel interpretativo de ambos en un muy buen melodrama fue destacado por la crìtica, pero no fue suficiente para que el film tuviera el éxito que merecía.

Mientras tanto, en RKO, se preparaba IN NAME ONLY (ENGAÑO NUPCIAL): el argumento giraba en torno a un acaudalado protagonista cuya esposa se niega a darle el divorcio para quedarse con su fortuna; èl conoce a una atractiva viuda, y el drama se desencadena a medida que pasa el tiempo y el divorcio, que supuestamente està en camino, no llega  …  El proyecto habìa sido aceptado en principio por Cary Grant, quien luego la rechazò al no encontrarse una protagonista de su mismo nivel. Al estar disponible Carole, la cosa cambiò. La actriz sugirió que se contratase a la ex esposa de Gable para  interpretar a la esposa malvada;  luego, hablando en serio, ayudò una vez màs a una amiga en desgracia, la gran Kay Francis que había terminado muy mal su relación con los Warner, a quienes habìa hecho ganar fortunas con los melodramas que protagonizaba: al pedir mejores papeles,no sòlo se los negaron, sino que ademàs la obligaron a completar su contrato en películas de pèsima calidad. Carole también insistió para  que  Kay figurara como protagonista, quedando tercera en los tìtulos luego de Carole y Cary Grant. La actuación de todos fue sobresaliente, los crìticos destacaron a Kay que no solìa ser la mala de la pelìcula, y RKO tuvo un éxito de taquilla.

Para ese entonces, Carole habìa dejado su mansión en Hollywood y comprado junto a Gable una “granja”: aprendiò a disparar ( y muy bien) y salìa a cazar con Clark y sus amigos. Dejò de lado la vida nocturna que tanto le habìa gustado para estar junto a su esposo. Los Gable no salìan mucho ni recibìan muchas visitas (en realidad, a èl no le gustaban los amigos de Carole), y Carole administraba la casa  en forma impecable.  Gable tomaba la actuación como un trabajo, para no admitir un cierto complejo de inferioridad; se consideraba mas un tipo con suerte que un actor, una idea que su esposa no compartìa;  pero una vez  que Gable le  “recordò” que èl habìa trabajado en teatro, y por lo tanto tenìa màs prestigio que ella, Carole, sin inmutarse, le hizo acordar tambièn como una pelìcula que èl habìa pedido especialmente protagonizar para mostrar sus dotes dramàticas , PARNELL, habìa hecho perder una fortuna a la MGM, justamente  por su pèsima actuación. “ Es màs”, continuò Carole “ estoy pensando en mandar imprimir unos cuàntos panfletos que digan REMEMBER PARNELL  y que los arrojen desde una avioneta que sobrevuele el estudio”.  Inmediatamente Gable cambiò el tema de la conversación.

Mientras tanto, la actriz habìa elegido como su siguiente rol el de la sacrificada enfermera Anne Lee en lo que serìa la pelicula mas prestigiosa de la RKO para 1940, basada en un best seller de A.J. Cronin: VIGIL IN THE NIGHT (Noches de Angustia): dirigida por el gran George Stevens,  acompañada por Anne Shirley, Brian Aherne y un elenco impecable (que incluye a un muy jòven Peter Cushing),la pelìcula narra la sacrificada vida de mèdicos y enfermeras en los precarios hospitales de la època en Inglaterra. Aunque excelente, la pelìcula tiene el pesimismo presente en casi toda  la obra de Cronin, y si bien la crìtica la considerò casi una obra maestra, y destacò la impecable actuación de su protagonista, lo lùgubre del tema hizo que el pùblico la rechazara en masa, y demostrò al estudio que  adoraban a Lombard como comediante.

Hasta ella tuvo que admitir que con este giro en su carrera estaba perdiendo popularidad; buscò por tanto alguna comedia digna de su talento. Lewis Milestone, un director que admiraba, la convocò para LUCKY PARTNERS (MATRIMONIO DE ENSAYO) junto a Ronald Colman pero después de leer el guiòn no aceptò pues no le parecìa una buena comedia. La pelìcula se filmò con Ginger Rogers (otra gran comediante) y demostrò que Carole tenìa razòn.

Carole seguìa buscando algùn tìtulo bueno, y terminò eligiendo THEY KNEW WHAT THEY WANTED (LA MUJER DEL OTRO) junto a Charles Laughton, otro drama basado en una prestigiosa obra de teatro: al igual que en SWING HIGH, SWING LOW, se roba la película;  pero si bien su talento no era puesto en duda, sì era evidente que en este tipo de películas no atraían a su público. Por lo tanto, ella decidió que su próximo rol fuera sì o sì, en una comedia.

Por esa época RKO contratò a Orson Welles, que apenas llegó al estudio pidió que Carole trabajara en un proyecto que èl pensaba perfecto para ella: SMILER WITH A KNIFE, un thriller. Pero el estudio, que ya había adelantado dinero a Welles para otro proyecto que nunca llegó a filmarse, ni siquiera tomó en cuenta el pedido; por lo que Welles decidió escribir algo èl mismo y producirlo con un presupuesto muy bajo. El resultado: CITIZEN KANE .

Si bien Lombard no llegó a trabajar con un genio como Welles, en sus dos siguientes y (lamentablemente) últimas películas, tuvo bastante suerte…. Hitchcock y Lubitsch se acercaban  ….

Nota relacionada:

Carole Lombard: la reina de la comedia