13º Piriápolis de película

0
0

Record de público en un Festival que crece año a año

 Entre el 12 y 14 de agosto de 2016 tuvo lugar la 13a. edición de PIRIÁPOLIS DE PELÍCULA, evento cuya coordinación (dirección artística) estuvo a cargo, como en años anteriores, de los uruguayos Jorge Jellinek (crítico de cine, actor en “La vida útil”) y el profesor Gustavo Iribarne.

La muestra, como es habitual, se desarrolló en el Argentino Hotel de Piriápolis, en cuyos diversos salones se realizaron las principales actividades programadas. El amplio Salón Dorado se vio colmado de público proyectándose varias de las películas seleccionadas siendo además el lugar donde se realizaron homenajes a artistas invitados y se entregaron los premios a cortometrajes en competencia. A señalar la gran mejoría en aspectos técnicos de las proyecciones (imagen, sonido).

La ceremonia de apertura del viernes contó con la presencia de autoridades de Uruguay, tanto de Maldonado y de Piriápolis como de las entidades patrocinantes.

Luego se proyectó el anticipo de la película uruguaya “Las toninas van al Este” con la presencia de Verónica Perrotta, una de sus directoras, también protagonista acompañada de Adriana de Silva, otra de sus actrices.

Acto seguido, fue el turno de un Premio Especial al director Ventura Pons, quien fue presentado por Ricardo Ramón Jarne, director del Centro Cultural de España en Montevideo. Como complemento de la celebración se exhibió “El virus del miedo”, la realización más reciente de Pons, en carácter de primicia en el Río de la Plata.

El cierre el viernes en el Salón Dorado contó con la proyección de la película argentina “El eslabón podrido”, del prolífico Valentín Javier Diment, con gran elenco encabezado por Luis Ziembrowski, acompañado por Marilú Marini, Germán Da Silva y Paula Brasca.

El sábado a la mañana comenzó con un encuentro con Ventura Pons a quien entrevistó Ricardo Jarne y prosiguió por la tarde con la exhibición de una docena de largometrajes, mayoritariamente de Argentina con títulos tan destacados como ”Hijos nuestros”, “¿Dónde estás, negro?” y “La larga noche de Francisco Sanctis”. Esta última, aún no estrenada en Argentina, fue la única de nuestro país exhibida en el Festival de Cannes (Un certain regard), presentada en Piriápolis por  Andrea Testa y Francisco Márquez, sus jóvenes realizadores

Durante la noche tuvieron lugar una serie de homenajes, a Soledad Silveyra y al gran documentalista uruguayo Walter Tournier. Concluyó con el tradicional Homenaje a la trayectoria, que recayó en Fernando “Pino” Solanas. De él se exhibió “El legado estratégico de Juan Perón”, el último de sus largometrajes. El Salón Dorado se vio colmado e incluso hubo gente que la vio de pie y otros que no pudieron entrar pese a tener una buena capacidad. Mayoría de espectadores uruguayos arribados desde Montevideo, Punta del Este y otras localidades del interior incluido la propia ciudad anfitriona, la cálida Piriápolis, largamente aplaudieron la muy buena película.

El domingo por la mañana este cronista entrevistó a Solanas, con importante presencia de público, recorriendo sus principales títulos cinematográficos. Se lo notó muy tranquilo, satisfecho de estar en Piriápolis (no era la primera vez). Dedicó una parte importante de la entrevista a “La hora de los hornos”, que calificó de ensayo dividido en tres partes con la última inconclusa. Cuando se refirió a “Tangos, el exilio de Gardel”, probablemente su máxima obra, aprovechó para señalar cuán importante es “tener un proyecto”. Y a propósito de ello nos dio la primicia de tener casi concluidas dos nuevas realizaciones. La primera estará en línea con los siete documentales que van de “Memoria del saqueo” a “La guerra del fracking” y que estará consagrado a cómo los agroquímicos “están contaminando nuestros alimentos”. El otro film se podría llamar “Procesos creativos” con tres exponentes hablando sobre Pintura (Luis Felipe Noé), Dramaturgia (“Tato” Pavlosky) y Cine (el propio Pino).

Durante el domingo se presentaron varias películas más entre las cuales las argentinas “El movimiento” de Benjamín Naishtat y “Vapor” de Mariano Goldgrob, con presencia de su realizador. También un preestreno de Brasil (“Real Beleza” de Jorge Furtado) y “Un amor de dos mundos” (“Upside Down”), coproducción de Canadá y Francia, con Kirsten Dunst, Jim Sturgess y Timothy Spall. Notable film fantástico que por problemas legales de su distribuidor brasileño es casi seguro que no se estrene en América Latina. Y su director Juan Solanas, que la presentó en el Festival, es nada menos que el hijo de Pino.

Habría mucho más por decir de esta muy cuidada Muestra de Cine, que viene creciendo año a año. Sería injusto no mencionar otras muestras paralelas como “Fantapiria XII” (a cargo de Alejandro Yamgotchian), los numerosos cortometrajes en competencia y este año una muestra de largometrajes denominada “Festival al Este del Plata” con tres películas de la república checa (la interesante “La puerta de salida” de Petr Václav) , “Bajo el sol”, de Dalibor Matanic (estrenada en Argentina) y “Koza” de Iván Ostrochovsky.

Con casi treinta largometrajes y un número singularmente mayor de cortos, Piriápolis de película logró nuevamente, en apenas dos días, satisfacer a los numerosos espectadores que se dieron cita en el Hotel Argentino de Piriápolis.