“El teatro es esencialmente un espacio de preguntas”, Martín Marcou

0
0

Martín Marcou, es autor, docente y director teatral, y todos los viernes en ELKAFKA podemos ver su obra Mariposario. Recibió reconocimientos de la CHA (Comunidad Homosexual Argentina) y la FALGBT (Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bixexuales y Trans) por su contribución y apoyo para con las causas de la defensa de derechos de las minorías sexuales a través de sus piezas.

En una charla con Leedor, Martín no solo nos habla de Mariposario, sino que también nos cuenta un poco más acerca de su mirada acerca del teatro.

¿Cómo te surgió el título de la obra?   

El título aparece porque siempre me llamó la atención el ciclo de vida de las mariposas, su metamorfosis completa, las etapas que deben atravesar. Cuando la oruga ha hecho toda su transformación dentro de la crisálida, se puede ver cómo emerge una mariposa adulta. Pensado el título en función de la pieza, me gusta imaginar a los actores atravesando procesos similares a medida que avanzan en su recorrido. Por otro lado los mariposarios son espacios especialmente diseñados, donde el público puede ir a visualizar mariposas y tiene acceso al tipo de ambientes donde ellas viven, lo cual me parece un espectáculo despampanante, muy vistoso, colorido y lleno de vida. Las mariposas, al igual que las obras de teatro, no viven mucho tiempo, tienen carácter efímero. Todo ese conjunto de cruces de información sirvió para que apareciera el título.

martinmarcou¿Por qué te parece que el teatro mismo ?en este caso una clase de teatro? es uno de los temas a los que vuelven muchas de las obras actuales?

El teatro es esencialmente un espacio de preguntas, una gran hipótesis.  Los sistemas de explicación del mundo y de la forma en que funcionan las cosas han cambiado, los tiempos y las formas de representación van mutando. Problematizar y poner en crisis las estructuras teatrales es un ejercicio que las personas dedicadas a las artes escénicas debemos hacer. Hay que interrogar al público y nosotros al teatro, hay que preguntarle cosas, cuestionarlo, indagarlo. Me parece muy interesante que existan espectáculos que hablen del teatro. Me parece un compromiso necesario en estos tiempos.

Sos reconocido por tu contribución a la defensa de los derechos de las minorías sexuales, ¿por qué es tan importante esta defensa desde lo teatral?

Porque es un modo de estar comprometidos con el tiempo en el que vivimos, con la realidad que nos circunda. Incluir personajes vinculados con la diversidad sexual en el teatro argentino es importante para seguir construyendo espacios de visibilización y aportar variantes en contrastes con los discursos totalizadores, machistas, heteropatriarcales, que reducen las expresiones de nuestras infinitas subjetividades.

Acá en Mariposario, ¿cuánto hay de tu experiencia como docente?

Supongo que algo de ese recorrido debe estar inscripto en este trabajo. Dar clases me parece un ejercicio muy atractivo. Lo que se genera en el ida y vuelta con los alumnos es siempre de un gran aprendizaje para mí. He tenido experiencias muy satisfactorias. Es un espacio que valoro y con el que aprendo día a día. Cuando aparece la oportunidad y tengo tiempo para ejercer la docencia, no lo dudo, me entrego a esa oportunidad.

¿Cómo ves este fenómeno de que haya tantos docentes y escuelas de teatro y tanta gente interesada en asistir a estas escuelas?

Estoy a favor de los espacios de formación. Como en todos los órdenes de las cosas, los hay excelentes, muy buenos, y otros que dejan mucho que desear. Lo importante es atravesar un proceso de formación con mucho compromiso y entrega, y tratar de dar con docentes que les interese trabajar para sumar preguntas, que los espacios de formación sumen investigación, que funcionen como laboratorios.

Mariposario. Viernes 23 h en ELKAFKA, Lambaré 866.

Informes y resevas al 4862-5439 o a elkafka@gmail.com