La sal de la Tierra, Win Wenders

0
0

Con el documental La sal de la Tierra, Win Wenders recrea la vida y la obra del fotógrafo Sebastião Salgado, a través de un relato visual que conmueve e invita a reflexionar sobre el impacto del ser humano en el planeta.

Hace más de 40 años, Sebastião Salgado renunció a un promisorio futuro como economista y decidió dedicar su vida a la fotografía. En sus viajes por los cinco continentes capturó con un grado sumo de belleza las situaciones más devastadoras que puede vivir un ser humano: hambruna, explotación, esclavitud, violencia, éxodos, catástrofes ambientales y otros desastres que ponen en evidencia la crueldad de nuestra especie. El documental narra las experiencias que atesoró Salgado y la transformación que vivió cuando pasó de ser testigo del horror a protagonista de una esperanza. Junto con Leila, la mujer que lo acompañó y apuntaló durante toda su vida, Salgado emprendió la reforestación de un bosque, un hecho que lo motivó a incursionar en la fotografía naturalista y a retratar la belleza de la vida.

El documental muestra al hombre que hay detrás de estas fotografías y nos conecta con su testimonio directo: a partir de la observación de su obra, Salgado narra sus reflexiones y sus recuerdos. El filme actúa como un cristal transparente que nos permite acceder no solo a sus palabras sino también a su gestualidad. La relación del artista con la cámara que lo registra resulta tan íntima como las imágenes que él mismo consigue capturar a través de sus trabajos. Solo cambia el punto de vista: quien ha contemplado el mundo a través de una lente, ahora es observado por ella. En la profundidad de esta mirada es donde surge la sensibilidad narrativa de Win Wenders, que dirigió el documental acompañado por Juliano Ribeiro Salgado, hijo del fotógrafo y testigo de algunas de sus expediciones.

El mismo Wenders, a través de su narración en off, hilvana las secuencias de la película, que recorren las misiones realizadas por Salgado en Indonesia, Niger, Brasil, Etiopía, Mali, Kuwait, los Balcanes, la isla de Wrangel y otros lugares del planeta donde el ser humano atraviesa situaciones extremas. Salgado retrata estas escenas en blanco y negro, con un tratamiento de la luz rico en contrastes, y la fotografía del documental se mimetiza con esa estética, a tal punto que por momentos la obra audiovisual parece fundirse con la fotográfica. Los encuadres alternan planos abiertos que muestran la magnitud de los hechos y planos cerrados que capturan la expresión de rostros marcados por el sufrimiento y la desesperanza. La sucesión de imágenes de gran crudeza se despliega con un tiempo narrativo lento que llega a provocar saturación y deseo de cambio, evocando tal vez las mismas sensaciones que motivaron a Salgado a dejar de fotografiar el horror y pasar a retratar la vida. Sin duda, la forma en que son utilizados estos recursos pone una vez más de manifiesto la capacidad de Wenders para sensibilizar al espectador.

Este cineasta alemán de culto ha dirigido películas como París, Texas (1984), Las alas del deseo (1987) y El cielo sobre Berlín (1987), entre otras memorables entregas, y también ha demostrado su pasión por documentar la creatividad de otros artistas a través de documentales como Notas sobre ciudades y ropa (1989), Buena Vista Social Club (1999) y Pina (2011), que son los antecesores de La sal de la Tierra.

En el año de su estreno (2014), esta producción ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes, el Premio César al mejor documental y el Premio del Público en el Festival de San Sebastián. Ese mismo año recibió nominaciones a los Oscar (mejor largometraje documental), a los Premios Goya (mejor película europea) y a los Independent Spirit Awards (mejor largometraje documental). En 2015 obtuvo el Premio Platino como mejor documental.

El filme define a un fotógrafo como alguien que escribe y reescribe el mundo con luces y sombras. En el caso de Salgado podemos decir que se trata de las luces y las sombras de la humanidad. Su fotografía es la huella de instantes signados por la barbarie, y La sal de la Tierra consigue atraparlos en una línea de tiempo que nos lleva desde la angustia hacia la esperanza, desde la opresión hacia el desahogo. Como dice Salgado: “todo el mundo debe ver esas imágenes, debe ver lo terrible que es nuestra especie”. Parafraseando al artista, todo el mundo debería abrir sus ojos ante este excelente documental.

 Ficha técnica

Título original: La sal de la Tierra The salt of the Earth. Género: Documental. Duración: 110 minutos. Dirección: Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado. Producción: David Rosier. Guión: Wim Wenders, Juliano Ribeiro Salgado y David Rosier. Música: Laurent Petitgand. Fotografía: Hugo Barbier y Juliano Ribeiro Salgado. Montaje: Maxine Goedicke y Rob Myers. Año de estreno: 2014. Idioma: Inglés, francés y portugués. Coproducción Francia-Brasil-Italia. Productoras: Decia Films, Amazonas Images y Solares Fondazione delle arti. Distribuidora: Le Pacte.