“Un cuerpo en escena lo dice todo: es mágico y sublime”, entrevista a Gustavo Soto

0
0

Gustavo Soto es egresado de la Universidad Nacional de las Artes –UNA–; es  productor, director y compositor coreográfico, y ayer estrenó la III edición de Solos con la Danza, un ciclo de danza contemporánea.

Marcela  Chiummiento, Rodrigo Morero, Gustavo Long, Helena Wroblewski, Virginia Moreda, Agustina Páez, Ana González Vañek, Rita García, Marisa Troiano, Yoko Pao y el mismo Gustavo Soto realizan solos de danza de diez minutos de duración en un espectáculo que irá variando cada viernes de agosto.

Charlamos con Gustavo acerca de diversos temas relacionados siempre con la danza que es su gran pasión.

 ¿Cuál es el eje que nuclea las diferentes coreografías? 

El eje es la investigación del movimiento, que puede ser a través de un objeto, imagen, música y demás.

¿Qué tuviste en cuenta al momento de convocar a los diferentes artistas?

Lo fundamental para convocarlos fue que eran, la mayoría, compañeros míos de la universidad. Sé cómo trabajan, cómo son sus carreras y cómo son como personas; también los admiro. Además, a la hora de trabajar, durante un mes o más, es importante llevarse bien y tener buena comunicación.

¿Cómo fue la génesis de este espectáculo?

Amo los solos de danza contemporánea; hay infinitas posibilidades a la hora de componer: solamente un cuerpo en escena lo dice todo, es mágico y sublime para mí. Y por eso sale el nombre del ciclo: Solos con la danza, que hace ya tres ediciones que lo vengo organizando. Este año quise agregar dos solos de expresión corporal para que haya una línea más de observación a la hora de componer movimiento.

¿A qué público está dirigido?

A todo el mundo, y más si no saben nada de nada de la danza contemporánea. Que se dejen llevar y hagan sus propias interpretaciones es algo que me encanta.

Comparando con la danza en otros países, ¿qué evaluación podés hacer del lugar que ocupa la danza dentro de la cartelera en Buenos Aires?

En este momento es genial, hay de todo y para todos los gustos. En especial y en lo que comprendo en la danza contemporánea, hay un abanico de posibilidades y muy buenos intérpretes, coreógrafos y organizadores, sin olvidarnos de grandes maestros de composición coreográfica, que te ayudan a acomodar tus ideas, como digo yo. Con respecto a otros países, pasa que en nuestra Argentina hay menos dinero para obtener una ayuda del Estado. Fui a Europa, más precisamente a Tallinn (Estonia), a bailar y a realizar seminarios, y se maneja una economía diferente y más holgada por decir, pero Argentina tiene esa sangre nuestra “caliente” que en otros países escasea.

¿Cuáles son las búsquedas estéticas que propone la danza contemporánea?

A mi entender son muchas, como por ejemplo un cuerpo que hable a través de movimientos que no sean dados en clase; en lo posible, llegar a un lenguaje único (aunque este se hace difícil porque en la danza ya está todo hecho) que pueda salir de un impulso, de una reacción, de un pensamiento, de un suspiro; hacer que el cuerpo, que nuestro cuerpo, se desahogue en la danza propiamente dicha, acompañada o no de música; que la danza ayude a poder soltar esos impulsos del cuerpo para poder realizar una performance, una obra o una instalación; romper dentro de lo que se puede con la estética clásica de lo que se comprende como danza académica y junto con eso –que en mi caso fue la base para poder después entrar al contemporáneo– realizar un movimiento original o genuino. Aferrarse al piso es muy tentador para la estética contemporánea y de repente poder romper con alguna línea clásica, en mi estética, o en las estéticas de algunos otros es una búsqueda original.

Lugar: Teatro “La Mueca”, Cabrera 4255 –Palermo; viernes de agosto a las 23 h

Informes: 4867-2155; Facebok: https://www.facebook.com/TeatroLamueca/?fref=ts

Más info: http://solosconladanza.blogspot.com.ar/