Entrevista a Juan Miceli por La estafa de la forma

0
0

Con curaduría de Tomas Rawski “La Estafa de la Forma” es una video instalacion de Juan Miceli en Oficina de Arte Florida 336 7° 704 El Tejido colectivo de Juan Miceli tiene vida, se mueve, narra historias y crece con el tiempo. Las cintas de video que se acumulan en el espacio se reagrupan generando una escultura que rinde culto a la información colectiva.

Sonia González lo entrevistó.

Sonia González ¿Cual sería el un punto de partida para esta muestra, el lugar, algún tema que venís trabajando, la materialidad, alguna intención particular o se puede decir que las obras y muestra es una constante deriva?

Juan Miceli: La muestra surgió de maneras múltiples y por disparadores variados: en principio a partir de conocer 704 Oficina de Arte, que es un espacio que acrecentaba mis ganas de seguir experimentando en lugares alternativos a las galerías y a lo institucional. También surge a partir de preguntas con las que venia trabajando. Entre otras cosas, venía indagando acerca de los soportes de imagen que van caducando. Me preguntaba dónde quedan esas imágenes una vez que el formato se volvía obsoleto.

También un punto de partida importante fue el hecho de que La Estafa de la Forma surge como acción o gesto colectivo. Los materiales (pantallas de tipos diversos, cintas de audio y video) fueron aportados por el “publico” que va dejando de serlo a medida que tiene peso en el armado.  Finalmente tenía dos cosas muy claras quería volver a la escultura y profundizar en el video, aunque en ambos casos todo resulto nuevo, al menos para mí. En cuanto al nombre de la muestra tiene que ver justamente con mi percepción de que toda forma es transitoria, lábil y por lo tanto nunca firme y engañosa. El hecho de que se nos trate de inculcar lo contrario es para mí una estafa. Esto surgió en las primeras charlas con Tomas Rawski, el curador de la muestra. El me pregunto qué pensaba de la educación (o del mundo) y yo respondí: es la estafa de la forma. Tenes el nombre, dijo Tomas.

SG: En tus muestras se destacan gran variedad de materiales, y de técnicas, ¿en qué incidió la elección para “La Estafa de la Forma”?

JM: Siempre trabajo con los mismos materiales huesos, fósiles y VHS, plástico fundido, arcilla, pelo, dibujo… no siempre todos a la vez aunque a veces si ( en la muestra de 2014 en Fundación Lebensohn eran esos materiales y más aun). Yo tiendo a exagerar la experimentación y no lo digo como algo peyorativo, pero en lLa Estafa de la Forma desde su planteo curatorial me sugirió acotar materiales y tipologías para probar otra cosa diferente a lo que venía haciendo. Por eso acá solo hay video e instalación, más allá de que en la instalación yo encuentro elementos escultóricos fuertes.

SG: Al mirar una obra, por ejemplo un video, pareciera que se desprende de otro y al mismo tiempo que es parte del siguiente, qué es lo que te lleva a revisitarlo? Es el tema, lo visual, lo perceptual? De dónde sacas la imágenes?

JM: Yo encaré todos los videos de la instalación (que son 5) como uno o, más bien, como parte de una serie que también se llama La Estafa de la Forma. Tal vez por eso (y me gusta que lo menciones) es que parece que uno se desprende del otro. Una suerte de mitosis audiovisual. Cada video esta pensado en relación con un ítem puntual que gira alrededor del tema de la forma y lo amorfo: La materia VHS como encarnación del fósil fluido, la fusión entre el cuerpo y la materia (elemento agua) , el tejido social en el video de las hormigas , el misterio de la carne que se re-construye en la herida y la vigilancia y el escapismo en el que hace referencia al video tomado por la cámara de seguridad. Detrás de eso o entretejida en eso, está la vida: momentos de unas vacaciones en la cascada, un alumno corriendo envuelto en cintas, una herida que se cicatriza o no se cicatriza que late en el registro de mucha gente que la fotografió de mil modos aún late.

SG: ¿A qué alude el concepto de la muestra? “La Estafa de la Forma” tiene una intención social, relacional o política?

JM: Creo que es social y político desde el momento que invitamos a la gente a ser parte de la muestra poniendo material y cuerpo. Para mí el papel del arte es desclasificar, en La Estafa de la Forma invitamos a la gente a la muestra y puede hacer lo que quiere, puede romper VHS o no, modelar materia, meterse en esa especie de cascada de VHS, pero nada es compulsivo. No es obligatorio ni inductivo. Creo que salirse de lo institucional es siempre político.

SG: ¿Te parece que tu obra es auto referencial?

JM: Entiendo lo autorreferencial como colectivo porque estamos habitados por un montón de voces… De hecho lo que decíamos respecto de los materiales que me donaron o prestaron, muchos entregaron sus colecciones de videos personales. Mas autorreferencial que el video de tu cumple de 8 años no hay y sin embargo en la estafa se vuelve colectivo. Creo que son acciones que generan vínculo con el otro y eso es es un modo de transformar lo cotidiano. Pasar pro el cuerpo que lo que llamamos autorreferenial es polifónico y es de todos.

SG: Generalmente invitas a amigos/as para que intervengan en tus muestras lo que le da un carácter colectivo y en esta muestra en particular me parce que con PP lo llevaste al extremo, tenes alguna reflexión acerca de este tema?

JM: Me desafié a mí mismo a que en muchos casos no fueran amigos ni conocidos. Hicimos una convocatoria abierta a través de las redes y de “Diario Registrado” en una nota que escribió Mariana Kozodij. Además convoqué a artistas para hacer que la Estafa una muestra viviente, creo que eso fue lo principal: pensar que no había tampoco una forma definitiva de la muestra sino que mutaba permanentemente. Ahora que lo pienso había una urgencia casi Kuscheana salir de la forma y trabajar con lo amorfo, lo que no tiene o pierde la forma todo el tiempo.

SG: Me resulta sumamente interesante que en tus muestras desde hace un tiempo a esta parte, concentrás los roles de artista, gestor, curador; esto es por elección?

JM: Es como una militancia que abrazo. No me molesta, todo lo contrario, me gustan todos esos roles. Creo que hay poco tiempo (de vida) e intento hacer todo lo que me gusta, interesa no lo padezco para nada, me gusta experimentar los distintos roles, me gusta probar poner el cuerpo en situaciones que no necesariamente busco, hackear los límites. Las cosas pasan si se hacen y así se van gestando. Si lo pensás mucho el como racional, yo creo que no pasan, si pensas la forma demasiado, no salen…. En eso consiste lo que yo llamo la estafa, se promociona como solución pero es trampa.

SG: ¿Como vivenciás el trayecto entre obra y obra o muestra y muestra? Como preocupación, como investigación o es algo azaroso que se va gestado?

JM: Para mi tiene que ver con inquietudes, intuiciones, imaginación artísticas que se van superponiendo. Lo pienso como mosaicos o pixeles que en su recombinación o actualización alcanzan nuevos (o viejos) sentidos (o no sentidos o sinsentidos) en el devenir temporal. Hacer/ser obra me lleva a generar un saber elemental que tiene que ver (valga la redundancia) con los elementos con los que trabajo como disparadores de otros saberes si se quiere más profundos (no como juicio de valor) o más erráticos o menos mediados.

SG: Te interesa vivir del arte, que pensás del mercado del arte, estás en alguna galería?

JM: El mercado del arte existe en la medida que pienses que el arte es solamente un objeto que se puede vender. Como si no fuera acciones, encuentros, puntos de quiebre y modos de transformar lo cotidiano. No tengo un vínculo firme con ninguna galería, aunque tengo algo de obra en la trastienda de Alpha Centauri, pero también me ocupo yo de la venta, generación de recursos.

SG: Sé que te estas preparando para una gran muestra e Museo de Arte Contemporáneo de Junín, ¿qué nos podés contar acerca de esto?

JM: Si, claro, algo. La muestra se llama “Avistaje de Relámpagos” y es una video instalación en un espacio muy grande. Ahora estoy en pleno estadio de pre-producción, trabajando con la curadora Mariana Lerner muy entusiasmado y con vértigo a la vez. También arme una colecta de soportes caducos de imagen y huesos animales para armar esculturas de aire y hueso. Llevo obra de todos los tiempos, voy a Junín una semana, monto y me vuelvo. Me entusiasma e intriga mucho porque es una sala muy grande y no dejo de pensar en el hecho de que es mi primer museo. ¿Me estaré transformando en una momia?

SG: Muchas Gracias Juan no encontramos nuevamente en “Avistaje de Relámpagos”

miceli miceli1 miceli2 miceli3