Caja Negra edita: Arte en Flujo, de Boris Groys

0
0

 

“A comienzos del siglo xx, los artistas y escritores de vanguardia comenzaron una campaña contra los museos y, de manera más general, contra la preservación del arte perteneciente al pasado. Formularon una pregunta sencilla: ¿por qué se privilegian ciertas cosas; por qué la sociedad se preocupa por ellas e invierte dinero en su conservación y restauración, mientras que se dejan otras cosas libradas al poder destructor del tiempo, y a nadie le importa que eventualmente desaparezcan? Las respuestas tradicionales a esta cuestión ya no se consideraban satisfactorias.

Marinetti proclamó, entonces, que las estatuas de la anti-
gua Grecia no eran más bellas que un coche moderno o un avión. Y sin embargo, dejamos que los coches y los aviones perezcan y mantenemos a las estatuas intactas. Pareciera que el pasado es más valioso que el presente, pero esto es injusto e incluso absurdo ya que vivimos en el presente y no en el pasado. ¿Podemos afirmar que nuestro propio valor es menor al de la gente que vivió antes? La polémica de la vanguardia contra la institución del museo estaba inspirada por el mismo impulso igualitario y democrático que mueve a la política moderna. Sostenía la igualdad de las cosas, los lugares y, lo que es más importante, los tiempos de un modo similar al que se sostiene la igualdad entre los hombres. Ahora bien, la igualdad entre las cosas y los tiempos puede ejecutarse de dos maneras diferentes: extendiendo los privilegios del museo a todas las cosas, incluso a las cosas del presente, o aboliendo por completo todo privilegio.”

Asì introduce Boris Groys este nuevo libro que se edita en Buenos Aires y que se dedica a tratar sobre las maneras en las que el arte y sus instituciones fueron sometidos a la crítica de un nuevo espíritu democrático e igualitario. El suprematismo de Malévich, el futurismo de Marinetti y el trabajo de los artistas de la Bauhaus desacreditaron tanto la noción de la obra de arte como objeto sagrado, como la función preservativa de los museos y las promesas de eternidad materialista que estos auguraban. En términos de Boris Groys, esto sentó las bases para el desarrollo de un “realismo directo”: un arte sin producto, que no produce objetos sino prácticas destinadas a no sobrevivir, como las performances, las instalaciones y el arte relacional. Con ello, se cumple uno de los objetivos más radicales de las vanguardias: el arte abandona su distinción y sus privilegios, y se entrega a la corriente del tiempo, a la disolución que pesa sobre el flujo de todas las fuerzas materiales.
En continuidad con las líneas de reflexión abiertas en Volverse público, Groys examina en estos ensayos con sutileza la intensificación de estos procesos en el contexto de la migración masiva de las prácticas y las instituciones culturales a Internet, donde el impulso inicial de las vanguardias históricas pareciera encontrar su culminación. En el ámbito de la Web, podría decirse que no hay arte sino información sobre arte, que opera en el mismo espacio que la estrategia militar, el negocio turístico y los flujos de capital, como una más entre todas las cosas de este mundo, como una entre tantas señales evanescentes de un presente transitorio.

Para leer la introducción completa.

BORIS GROYS (Berlín, 1947) es filósofo, crítico de arte y teórico de los medios, internacionalmente reconocido por sus investigaciones sobre el arte de vanguardia del siglo XX y los medios de comunicación contemporáneos. Estudió filosofía y matemáticas en la Universidad de Leningrado. Miembro activo de los círculos no oficiales de intelectuales y artistas de Moscú y Leningrado bajo el régimen soviético, emigró en 1981 a Alemania, donde se doctoró en filosofía en la Universidad de Münster. Desde entonces, desarrolló una intensa vida académica en la Escuela Superior de Diseño de Karlsruhe, la Academia de Bellas Artes de Viena y las universidades de Filadelfia, Pensilvania y Nueva York, entre otras. A la par de su trabajo académico, Groys es un destacado curador de arte.

Compartir
Artículo anteriorXVI edición del Experimenta. Encuentro Internacional de Teatro de Grupos
Artículo siguienteDOCTV Latinoamérica: elegimos la felicidad
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.