Independencia, de Lee Blessing

0
0

¿Cómo lograr la independencia? podría ser el título de esta obra teatral. Si bien esta toma su nombre de la localidad estadounidense de Iowa, también podría pensarse que sus personajes ansían conseguir esa independencia que les es negada por un entorno familiar opresivo donde la madre es reina y desea ordenar todas las acciones y relaciones de sus tres hijas.

El rol de la madre en esta pieza recuerda a la función de la madre representada por una araña gigante en el universo de la artista contemporánea Louise Bourgeios. En la página del museo Guggenheim de Bilbao puede leerse lo siguiente: Las arañas, que Bourgeois presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora, ponen de manifiesto la duplicidad de la naturaleza de la maternidad: la madre es protectora y depredadora al mismo tiempo. La araña utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa, así que la maternidad encarna fortaleza y fragilidadLa araña provoca pavor y miedo pero… transmite una vulnerabilidad casi conmovedora.

Independencia está marcada por la personalidad de una mujer inestable, mandona, pero tan vulnerable que conmueve. Pretende dirigir la vida de sus hijas. No obstante cada una tomará determinaciones para romper ese envolvente capullo y alejarse del entorno asfixiante del pueblo. La dualidad de la madre protectora y depredadora a la vez  hace que las decisiones sean tan difíciles de tomar. Para una de sus hijas, la vía de fuga puede ser el embarazo, para otra, una vida bohemia de artista o la promiscuidad y para la que falta, una carrera profesional absorbente y una vida de pareja lejos de la mirada materna.

La obra hace pensar en lo endogámico y lo exogámico, y comprendemos mediante sus personajes cuán duro es despegarse de lo conocido y arriesgar un futuro incierto. Pero más duro puede ser permanecer en un lugar que no brinda posibilidades de vida, de cambio. El lesbianismo aparece como otro elemento extraño dentro de un pueblo que prefiere las convenciones y las relaciones de pareja predecibles.  La que se embaraza fuera del matrimonio también cae en aquello que podría ser condenado, lo no deseable. La que goza de relaciones con varios hombres es vista como otro ser anormal.

Esta es una historia donde los hombres están ausentes o ejercen su gravitación por fuera del hogar retratado. Lo femenino con todos sus vericuetos, todas sus contradicciones y con los dolores propios de una maternidad conflictiva, con relaciones fraternales hirientes, atravesadas por un pasado difícil de olvidar, se muestra a flor de piel.

La madre, esta figura llena de fortaleza pero al mismo tiempo de fragilidad, como la vemos en la obra de la araña de Bourgeois, cobra todo su esplendor en Independencia.

Porque la madre ha estado internada en un hospital psiquiátrico pero ahora tiene la fuerza necesaria para ayudar  a los otros internados, los que más lo necesitan. Es esta la madre araña que al mismo tiempo forma un nido protector y conforma la jaula que impide el crecimiento de sus crías. Escapar o prescindir de esta madre arácnida no será el único desafío de estos personajes; también deberán cuidarla para evitar que se haga daño.

La sensualidad no es ajena a esta puesta que juega con vestuarios coloridos y vistosos. El desorden de la vida familiar se refleja en una casa donde todas las prendas están desperdigadas por ahí. Los elementos de la escenografía son pocos pero suficientes para dar el marco adecuado a la acción.

La obra por momentos puede relacionarse con Agosto, de Tracy Letts, con su mujer de carácter  desequilibrado en un protagónico, que fue llevada al cine con Meryl Streep, a la cabeza de la familia disfuncional. Y en Buenos Aires ese mismo rol fue interpretado por Norma Aleandro. En esa línea de mujeres fuertes y vulnerables a la vez, nunca satisfechas, las que despliegan una vitalidad fenomenal y están siempre al borde de perder la razón o de perderse a sí mismas, es donde hallamos a las mujeres de Independencia.

Ficha Técnica

Autor: Lee Blessing; Traducción: Cecilia Chiarandini Intérpretes: Cecilia Chiarandini (Kess), Lucía Di Carlo (Sherry), Cristina Dramisino (Evelyn), Anahí Gadda (Jo); Asistente de Dirección: Jennifer Aguirre; Música original: Gustavo García Mendy; Diseño de escenografía y Vestuario: Micaela Sleigh; Asistente de escenografía y vestuario: Vanessa Giraldo; Diseño de iluminación: Claudio Del Bianco; Asistente de diseño de iluminación: Estefanía Piotrkowski; Diseño y Fotos de gráfica: fuentes2fernández; Asesor coreográfico: Rodolfo Opazo; Asesoramiento en maquillaje: Julia Giorgio; Fotos y video de escena: Vicky Depheo  y Martin Galimany;Dirección y Puesta en escena: Jorge Azurmendi; Prensa: Silvina Pizarro

Todos los domingos a las 18, Teatro El Extranjero, Valentín Gómez 3378. Entrada $200 (estudiantes y jubilados $150) Tel. reservas: 4862-7400 elextranjero@elextranjeroteatro.com