Los Simuladores, temporada 2, ahora por Odeon

0
12

 

A partir de esta semana vas a poder ver gratis y online la exitosísima serie argentina Los simuladores, esta es la nota que publicamos originalmente cuando la serie se pasó por Telefé Argentina.07

https://www.odeon.com.ar/INCAA/produccion/3170

Los simuladores
Temporada 2
Protagonizada por Diego Peretti, Alejandro Fiore, Martín Seefeld y Federico D’ Elía.
Escrita y dirigida por Damián Szifron

En la primer temporada de Los simuladores nos había sorprendido el “espíritu de ángeles salvadores que vienen y se van sin hacer ruido” con el que estos rarísimos personajes irrumpieron en las pantallas argentinas, seduciendo, provocando. En el segundo año se afirma sobre un éxito basado en el boca en boca. Otra cosa rara. ¿Hay algo más genuino que eso?. En tiempos de furioso dominio del marketing, un programa de TV abierta se sostiene a partir de la recomendación. Lo demás (el Martín Fierro de oro, la movida de prensa, etc) vino solo. Durante el año 2002, el duelo estético y de calidad, le ponía enfrente a Tumberos, serie dura y ocre que dentro de un género distinto también dio que hablar.

El universo de Los simuladores es el el simulacro. Aquello que previó el filósofo Baudrillard como signo de estos tiempos. Y como todo simulacro, su naturaleza es el artificio por eso algo para remarcar es el uso que hacen estos personajes (Lampone, Santos, Medina, Ravenna) del lenguaje, alejado del naturalismo de las series actuales, buscando un lenguaje florido, “a la antigua”, con muchos adjetivos y oraciones armadas a partir de su longitud. Llama la atención escuchar la dicción en esa primera reunión de planeamiento que se incluye en cada capítulo explicando las sutiles características de los defendidos y sus víctimas. En el diálogo, lo que está funcionando permanentemente es la marca del artificio, como signo de la ficción por excelencia. Parecen ya pasados los tiempos del realismo a ultranza y el vulgarismo estético.

En ese camino, Los simuladores gana porque renueva los contenidos de una pantalla gastada: nos hace olvidar hora y media de la realidad cotidiana, sin alejarnos; revisa problemas serios (la bulimia/anorexia, la discriminación religiosa, los prejuicios, los hombres golpeadores, la medicina prepaga, los geriátricos) sin solemnizarlos; arma las acciones con prolijidad de artesano y guiones literarios.

Los 13 capítulos del 2003 marcaron seguramente un hito en la historia de esta serie argentina, independiente, que ya está haciendo camino como objeto de culto y que viene a instalar una idea poco frecuentada en la tele: que en la invención, la imaginación, y el juego también está el arte.

Esta nota fue originalmente publicada el 25-7-2003