#paseandoxnetflix: Dos estrenos

0
0

Los fundamentos del cuidado

fundamentals-of-caring

Esta coproducción de Netflix está dirigida por el poco conocido para el cine como Rob Burnett (director de ED serie de TV famosa en EEUU a principios del 2000) basada en una exitosa novela (en EEUU) del mismo nombre del escritor Jonathan Evison.

Ben (Paul Rudd) es un novelista fallido que se transforma en un novato cuidador de personas con distintos grados de discapacidad. Su situación emocional no es buena, padeció la muerte de su pequeño hijo hace un tiempo y su mujer le viene reclamando el divorcio. Su primer trabajo es cuidar a Trevor (Craig Roberts)  con una distrofia muscular progresiva que lo tiene postrado en una silla de ruedas, hasta allí es una historia que ya hemos visto: un joven resentido por la impotencia que le genera su enfermedad y un partenaire que busca resarcirse con la (su) humanidad cuidando a otro.

fundamental of caring

Road Movie “sanadora” es sencilla y previsible y si no fuera por los ácidos parlamentos del personaje de Craig Robert sería una historia sentimental más. Paul Rudd no llega a cubrir con su talento la obviedad del guión y Craig Roberts sale bien parado por los parlamentos mencionados, lo mejor la  química entre ellos a mi criterio desaprovechada. El caso de  Selena Gómez (la chica que alimenta los deseos y la ilusiones del enfermo)  es el típico caso de la jovencita Disney  que salida de la factoría debe demostrar todavía sus condiciones de actriz.

En este microgénero basado en la dialéctica del cuidador cuidado el film pierde en la comparación con cintas como  Perfume de mujer o Rain Man, donde a la par de los valores humanos se sumaban valores cinematográficos con grandes actuaciones, grandes directores y por sobre todas las cosas  guiones que se transformaban en bellas historias.

 solo los muertos Michael ware

Only the Dead – Michael Ware

Michael Ware es un periodista australiano que fue corresponsal de guerra en Irak para la revista TIME a partir de 2003 y a partir del 2006 de la CNN, fue uno de los pocos reporteros que se estableció en forma continua en Irak antes y durante la invasión estadounidense. Su prestigio se debió al azar cuando la insurgencia Iraquí lo eligió como receptor y divulgador de videos de los fundamentalistas donde se documentaban ataques, atentados por vehículos o por kamikazes y ejecuciones a los contratistas militares como Blackwater,  periodistas y militares.

El filmar con una Handycam común le quita la distancia periodística y la limpieza de visión pero le suma la vibración y la inmediatez del que testimonia lo que vive y allí logra el mejor resultado de este documental en primera persona, imágenes que sin ser procesadas llegan del digital en forma directa,  así vemos la guerra en su densidad y dramatismo, cuerpos que son bultos ensangrentados que van de aquí para allá, balas que no son ni sonido estereofónico ni luces indoloras, matan. Todo hilvanado desde una voz en off que se manifiesta cansada en lo físico y agobiada en lo moral.

solo los muertos

Documento sobre el desastre civil de una invasión montada en una mentira (que Irak tenía armas de destrucción masiva) donde la misma ocupación va empujando a la resistencia a una radicalidad que empieza con Al Qaeda y termina en ISIS. Michael Ware testimonia ese proceso, la confrontación entre un ejército invasor y una resistencia cada vez más brutal donde la indefensa población civil termina siendo la verdadera víctima, sujetos a los que Ware no destina ni un segundo de su tiempo de filmación.

Film que encuentra su nicho de atracción en los macabros videos promocionales de Al Qaeda más que en la producción propia por eso Solo Los Muertos es un ensayo fílmico fallido que no llega cuestionar inteligentemente el lugar del periodista en la guerra y que además termina con una de las escenas más patéticas y absurdas que haya visto cuando los marines hieren de muerte a un rebelde armado y arrastran su cuerpo moribundo sin la menor ayuda ni de los marines ni del propio cronista que solo observa la agonía de esa persona en una toma conceptualmente morbosa.

Solo Los Muertos interesa por la crudeza de algunas filmaciones (más ajenas que propias) pero repele por el simulacro de reflexión que realiza Michael Ware que como voz en off vomita frases moralistas y vacías que evitan (por imposibilidad o elección)  la reflexión ética y política sobre la posición del periodista de guerra frente a lo que es una infame ocupación.